Últimos temas
» El Cuervo // Afiliación de élite
❝Solo —Priv. EmptyMiér Nov 13, 2019 6:18 pm por Invitado

» — Dangerous Euphoria [+18] {Priv. Kotaro Hoshijiro}
❝Solo —Priv. EmptyMiér Nov 13, 2019 5:26 pm por Natsume

» BLOOD MEMORIES +18 [Cambio de botón]
❝Solo —Priv. EmptyLun Sep 23, 2019 7:13 pm por Invitado

» Entre copas y licores.- Privado.-
❝Solo —Priv. EmptyLun Sep 09, 2019 12:16 am por Blitz Lohengrin

» Planes - Privado +18
❝Solo —Priv. EmptyDom Sep 08, 2019 11:10 pm por Erik & Namor Warfield

» Boku no hero Academia Ultimate //Cambio de Botón
❝Solo —Priv. EmptyMiér Sep 04, 2019 3:21 am por Invitado

» Deus Relinquit [Elite]
❝Solo —Priv. EmptyJue Ago 29, 2019 8:39 pm por Invitado

» Juegos y drogas [tema libre]
❝Solo —Priv. EmptyDom Ago 25, 2019 9:22 pm por Mako

» Fire Emblem Factions - Afiliación normal
❝Solo —Priv. EmptyVie Ago 23, 2019 5:16 pm por Invitado

» Affection RPG —afiliación elite.
❝Solo —Priv. EmptyMiér Jul 31, 2019 6:01 pm por Invitado

» Sᴀɪsɢᴀʟᴇ +18 [Éʟɪᴛᴇ]​​
❝Solo —Priv. EmptyJue Jul 25, 2019 11:49 am por Chaos Bloom

» BLOOD MEMORIES [Élite]
❝Solo —Priv. EmptyVie Jun 28, 2019 8:08 pm por Invitado

» Starcrossed Winners | Priv. Morgan
❝Solo —Priv. EmptyMar Jun 25, 2019 12:20 pm por Ashley Luschek

» Lahnrix [Élite].
❝Solo —Priv. EmptyLun Jun 24, 2019 3:00 pm por Invitado

» [ another way out | priv. hellen ]
❝Solo —Priv. EmptyDom Jun 23, 2019 4:11 am por Ayumu & Nemuri

❝Solo —Priv. 986VYjLhttps://i.imgur.com/EEmrEMA.jpg
Elite&Brothers

❝Solo —Priv.

Ir abajo

❝Solo —Priv. Empty ❝Solo —Priv.

Mensaje por Agnes Muller el Dom Ene 06, 2019 3:31 am

❝I’m a
shining solo



«You’re sittin’ on your feelings
I’m sittin’ on my throne
I ain’t got no time for the troubles in your eyes
This time I’m only lookin’ at me, myself and I »»


Con aquella tarjeta en su mano derecha, pálida de tanto apretarla y arrugar el cartón que sostenía, se plantó frente aquella puerta con la respiración agitada. Ella no quería admitirlo, no quería caer en la verdad, que estaba allí por idiota, por inmadura y por mano de la persona que había llegado a amar. No fue ninguna sorpresa que aquél amor pasase a acoso, del acoso a un acto violento por parte de la fémina en un arrebato de toxicidad y celos y a un “tú no estás bien, deberías ir a un psicólogo”. Igual aquellas palabras le dolieron más que el que dijese que no quería nada más que una noche con ella, que de haberla amado, se había dado cuenta del monstruo con el que acabaría saliendo y probablemente el hombre hubiese huido antes de acabar mal alguna mañana en uno de sus tantos arrebatos de ira. Agnes apretó la boca en una fina línea. De no llevar los labios pintados de marrón oscuro mate, se notaría una franja nívea atravesarlos por quedarse sin sangre de la presión, o la sangre seca de tantos mordiscos, de no hidratarlos y pasar a una mala dieta por la tristeza.

Y pensar que todo aquello ocurrió en menos de un mes. O quizás aún menos. Ya la mujer lo recordaba todo vagamente y muy a la lejanía, pese a tenerlo aún bastante presente en las heridas de su órgano más vital.

Timbró un par de veces con insistencia, con aquella extremidad aún temblorosa y los ojos vidriosos que anunciaban la tempestad más insaciable. Que de pasar a un perfecto cutis pálido con sólo el falso rubor del maquillaje, pasaría a un lugar lleno de ríos negros por el rímel para nada tears-proof.   Volvió a llamar con más nerviosismo, casi quemando aquél timbre y dejándose los nudillos en la puerta. Se quedó con el puño en el aire, a la altura de su propia cabeza al abrirse la puerta con suavidad frente a ella.

La peliazul alzó la mirada a los ojos del japonés, entreabriendo los carnosos para dejar temblar el inferior de forma rápida por el llanto que pronto regresaría a ella, arrugando aquella tarjetita con el nombre del psicoanalista y la consulta, mas la dirección, contra su corazón, en su puño izquierdo. —Me han roto el corazón y necesito ayuda antes de que acabe suicidándome en la bañera de mi casa—fueron sus únicas palabras, -bastante dramáticas a decir verdad, antes de pasar al interior sin necesitar una invitación del varón frente a ella. Arrastraba los pies sobre aquellas botas de tacón con tachuelas, tiraba la chaqueta sobre cualquier superficie y buscaba con los ojos muertos cualquier diván típico de una consulta de psicólogos donde arrojarse y fundirse con el cuero falso. —Me han roto el corazón, me han utilizado y me han amenazado— informó puntualizando todo aquello, com si ella fuese la víctima y no la causante de todo, la que necesitaría pastillas y más de una sesión para darse cuenta de que no estaba bien, que era una psicópata del amor y que su toxicidad y celos la podrían llevar a la cárcel por homicidio o por un acoso que nadie desearía.

En realidad yo ni quería venir— comentó, retirándose una lágrima del pómulo y tragando saliva antes de volver a hablar. —Ha sido el asesino de mis sentimientos quien te ha llamado y me ha obligado a llegar hasta esta situación— aclaró, encogiendo los hombros como si nada le importase ya. —Nathaniel Walker, voz rasposa, quemada por los cigarros. ¿Te suena?— añadió intentando refrescarle la memoria. —Él es el culpable, no te confundas. Yo no hice nada malo. Nunca tuve mala intención con él— hizo un mohín rápido con las comisuras, como un intento de sonrisa que acabó en una cara triste, quebrada por la pena. —Él sí la tuvo conmigo—. Se frotó los brazos para entrar en calor, pasando a la consulta en cuanto él abrió la puerta y tomó asiento en aquél diván junto a un reconfortante sofá blanco. —¿Estoy loca?— preguntó girando el rostro a él, recostándose lentamente y apoyando la nuca en el pequeño cojín a la altura de su cabeza. —¿Estoy loca por amar a alguien y temer que me lo arrebaten?— insistió con la voz quebrada, volviendo a mostrar aquél mohín que afeaba su rostro por contener las lágrimas y arrugar el ceño junto a un fruncimiento sutil de labios.

Le apartó la mirada para clavarla en los cuadros minimalistas de la sala y las estatuas de mármol sobre estanterías o en el mismo suelo, perfilando con la mirada una pieza que llamó su atención por destacar entre las demás; una pesada cabeza de caballo de ajedrez en mármol negro junto a grandes estanterías que casi cubrían un testero completo, llena de libros que ella jamás podría leer por falta de tiempo, o interés en esos momentos de su vida. —Quiero decir, ¿soy una acosadora y una psicópata como él te dijo? Yo no hice nada. Yo sólo le escribí poesías y pinté con color su vida monótona y gris. Ni siquiera llegué a provocar sangre en la mujer que andaba con él en el restaurante— mintió. Agnes en un arrebato de celos, había acudido a uno de los prestigiosos restaurantes italianos de Japón, montado un numerito a gritos agudos junto a la mesa y golpeado con su propio tacón en la cabeza a aquella chica por el simple pensamiento de que ella sería mejor que sí misma y le arrebataría a su querido hombre. —No soy ninguna psicópata.






❝Solo —Priv. LFYSNNre_o
Agnes Muller
Mensajes :
115
Edad :
25 años
Genes :
Dracónica
Sexualidad :
Bisexual
Pareja :
*Laughs maniacally with a sexual undertone*
Pb utilizado :
Jinx
Procedencia del PB :
League of Legends
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
❝Solo —Priv. HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

❝Solo —Priv. Empty Re: ❝Solo —Priv.

Mensaje por Hiroshi Jun el Dom Ene 06, 2019 3:47 pm

El sonido de aquel metrónomo era lo único que rompía el silencio de aquel despacho, Hiroshi desconocía el provenir de los acontencimientos que pasarian minutos después y realizaba las tareas típicas de un martes por la tarde: revisar expedientes de los últimos pacientes que habia tenido, organizar los archivadores que posteriormente serian digitaizados (pues prefería perder un dia cada varios meses que tener que pasarlos él a ordenador constantemente) y cada quince o treinta dias solía revisar sus propios informes, buscando errores o correcciones en previos casos o indicios que le hicieran afianzarse mas en su hipótesis y tratamiento, pues él siempre buscaba algo nuevo en los problemas, una chispa que le mantuviera en vilo unos cuantos dias hasta que la extinguiera con la solución correcta.

Y fue otro el que lo sacó de sus deberes, el del timbre chasqueando y prolongandose por aquella amplia casa de un solo piso le hizo apartar sus ojos cansados por la falta de sueño acumulado a lo largo de los dias. Se levantó y salió del estudio abierto -pues no habían puertas como tal- y fue directamente a la puerta para abrir, giró el pomo y hubo una tempestad hecha carne que se desató frente a él, de manera no tan poética ni literal claro. -Eh...¿qué? -¿cuando fue la última vez que alguien aparecía con una entrada tan dramática? Dejo que entrara porque ella misma se colocó en su casa. -No lo dices literalmente, ¿verdad? -porque uno de los problemas más corrientes que mostraba un psicologo era tan simple como saber si el lenguaje corriente era literal o una exageración. -Adelante -cerraría la puerta de forma posterior y la miraría caminar como si en realidad se la conociera de antemano. -estas en tu casa.

-Si buscas el estudio está ahi, al fondo a la izquierda, donde el arco con la cortina. -tomó su chaqueta dejandola en el sofá para que no estuviera tirado en el suelo y la escuchó atentamente antes de dejar que se tumbara en el divan. -Por lo pronto mi secretaria no me ha dicho nada, imagino que mañana tendria que haberme pasado la lista de los nuevos pacientes -porque todos requerian estudiarlos previamente y atender a alguien a ciegas era mas problematico de lo que uno se imaginaba, ¿que pasaria si alguien tenia un trastorno violento repentino y se herían en su despacho? Que el era el culpable directo asi que para los casos mas delicados preferia un ambiente controlado en un psiquiatrico que para eso estaban. -...pero no rechazaré el atenderte. Aunque antes de nada toma asiento y dime tu nombre. -fue a su escritorio para coger un bloc particular que tenia y se sentó frente a ella, tomando su propia silla para situarla frente al diván. Una vez lo tuvo escribió lo que ella habia dicho sin dejar de escucharla y pudo concluir de primeras que evidentemente era una persona herida, a la que habian hecho daño o que al menos se sentía de esa manera, aun quedaba demasiado por descifrar pero, a sus ojos, le parecía un buen misterio, uno al que haria hueco en su agenda para descifrar, sonase impersonal o no.

-En primer lugar no estas loca, sé reconocer la locura cuando aparece y estás lo suficientemente cuerda como para venir aqui. -lo cual era el primer paso. -Ademas, la locura no es solo algo mental, se nota al hablar, al moverse, al razonar... -murmuró elevando la mirada de sus notas y mirandola directamente. De no haber sido más que evidente el hecho de que todo se trataba del delicado tema del amor. -No se exactamente lo que ha pasado pero el amor es un tema delicado a la par que poderoso, capaz de alterarnos y hacernos débiles si se rompe o si termina de forma que no esperamos. Y los celos, los celos son una respuesta biologica, ni son malos ni son buenos, todo depende de como se manejen. -y en ese momento ella le diría exactamente que ocurrió y prestó atencion. -Asi que le dejabas notas y eso bueno es algo original eso si... -apuntó, aquello no era nada realmente malo, hasta que sus ojos se abrieron como platos y su ceño se frunció al escuchar aquello. -¿que qué?

Escuchar una confesión asi no supo si iba de broma o no pero por como lo decia temio que realmente hubiera intentado agredir a una mujer que estaba de alguna forma con ese tal Nathaniel. -Lo primero es decirte que la violencia no es la solución aunque agradezco que me lo hayas dicho, es evidente que te encuentras aún afectada por lo que sucedio, pero, ¿que pasó exactamente? ¿Quien era esa mujer y porqué decidiste golpearla? -la miró a los ojos, si, se le habia corrido el maquillaje, estaba evidentemente compungida. Le tendió unos pañuelos que habian en su escritorio antes de volver a tomar asiento frente a ella y se los ofrecio apoyando su diesra en el muslo de forma breve. -Eh, nadie está diciendo que seas una psicópata, asi que no te preocupes, simplemente cuentame que paso y yo te prometo que si eres sincera podras solucionar tus problemas.
Hiroshi Jun
Mensajes :
30
Edad :
Edad
Genes :
Raza
Sexualidad :
Sexualidad
Pareja :
Pareja
Pb utilizado :
Hanzo
Procedencia del PB :
Overwatch
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
❝Solo —Priv. HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

❝Solo —Priv. Empty Re: ❝Solo —Priv.

Mensaje por Agnes Muller el Lun Ene 07, 2019 3:22 am

❝I’m a
shining solo



En su cabeza, Agnes no entendía qué cojones hacía ahí. Ella era aquella mujer que estaba convencida de ser la víctima y no la verdugo, que realmente quien necesitaba un psicólogo era él y no ella, que tenía que estar contando una historia que ella no veía para nada rara ni preocupante, todo frente a un especialista que la juzgaría, apuntaría con el dedo y condenaría a una enfermedad mental que la hundiría en la miseria. — Yo le conocí en un set de fotografías. Él vigilaba que el pago se hiciera correctamente y no me utilizaran gratis— aclaró, moviéndose nerviosa en aquél diván, sin poder permanecer quieta demasiado tiempo en una misma postura. Ahora aquella forma de estar tumbada, ligeramente inclinada hacia delante, le presionaba el estómago por culpa de aquellos jeans de tiro alto que la asfixiaban. Se levantó y se acabó tumbando de lado, para volver a cambiar de postura y acabar desabrochándose el botón de la bragueta, cubrirse con la sudadera y sentarse como un indio. — Total, que entre una cosa y otra nos acabamos quedando allí solos, fumando, hablando y conociéndonos. Yo le dije que escribía poesía, y vi una oportunidad perfecta para conquistarle a base de notas repartidas en lugares donde él frecuentaba a la hora que mucha gente me decía. Incluso las dejaba en su felpudo o las colaba bajo la puerta de casa—  suspiró un poco, haciendo una pausa para continuar hablando.

Entonces él me contó que había alguna admiradora secreta que le tenía acosado a notas, y yo le dije que se trataba de mi. Ese mismo día nos acostamos—  apartó la mirada, frunciendo los labios pensativa. — Cinco veces en una noche. Sin condón. Contra todos los muebles de la habitación—  añadió, como si los detalles ayudasen demasiado a comprender la historia. — Que ese es otro tema, llevo desde hace dos semanas sin ver la puta regla y creo que es culpa de él y su mierda de “no te preocupes, ya haré la marcha atrás”. Y una mierda—  se quejó entre dientes, bajando la voz y sacudiéndose las hebras, echándolas sobre su espalda con un golpe de mera superioridad con ambas manos en su pelo, para despejar sus mofletes y hombros de aquellos mechones. — Pues eso, que me ilusioné con él y pensé que íbamos en serio. Pero básicamente me utilizó para meterse entre mis piernas todas las veces que él quería. Pero si le pedía de ir al cine o a cenar, se negaba porque no quería que nos vieran por la calle, juntos. Nunca aceptaba que le diese la mano, le besara al salir de algún set, en el coche en pleno semáforo en rojo o en uno de los balcones de su casa. El que nos viera la gente parecía ponerle de mala hostia, me ocultaba—  dio un suspiro de pena, apartándole la vista de encima y bajándola a sus propias manos, jugando con sus dedos.

Entonces empecé a ver aún más cosas raras en sus reacciones, y ya sé que está mal revisarle el móvil a alguien, pero yo le consideraba mi pareja. Él a mi sólo una mera cría a la que poder tirarse cuando quisiera, pero el por qué de eso va más adelante—  frunció el ceño como si aquél desvío fuese culpa de Hiroshi, resoplando. — El caso es que le miré los mensajes y andaba quedando con otra niñata, una compañera de trabajo para ser más precisa— . Ni siquiera es que fuese otra modelo, simplemente una vulgar stripper de aquél club que ella ya había abandonado tras aquél escándalo que llegó a oídos de su jefe. — Así que vi que quedaron en un restaurante y fui, a proteger a mi hombre y apartar a aquella mujer de él. Pero acabé saliendo yo mal de allí. Yo simplemente entré, le dije que qué coño andaba haciendo, que por qué jugaba con mis sentimientos y la chica se metió en medio. Le acabé hundiendo el tacón en el cráneo—  bajó la mirada a sus botas de tacón, moviendo el pie suavemente en el aire. — Uno más afilado que éstos. ¿Has visto el típico tacón de aguja? Pues ese. Siete puntos le cogieron—  informó, frunciendo el ceño y mirando aquella libreta que Hiroshi sostenía en sus manos. —¿Por qué cojones apuntas tanto? ¿Me estás escuchando?— .


Agnes se incorporó, sentándose ahora de rodillas sobre el diván y cubriéndose con la pequeña mantita doblada a la altura de sus lumbares, sobre  aquella superficie tan cómoda y acolchada. — Pues eso, que al final él acabó llamándome loca, acosadora, tóxica de mierda y psicópata, porque argumentaba que no éramos absolutamente nada y no tenía razón para ponerme así. ¡¿Pero es que nadie ve que en realidad la víctima soy yo?!





❝Solo —Priv. LFYSNNre_o
Agnes Muller
Mensajes :
115
Edad :
25 años
Genes :
Dracónica
Sexualidad :
Bisexual
Pareja :
*Laughs maniacally with a sexual undertone*
Pb utilizado :
Jinx
Procedencia del PB :
League of Legends
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
❝Solo —Priv. HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

❝Solo —Priv. Empty Re: ❝Solo —Priv.

Mensaje por Hiroshi Jun el Lun Ene 07, 2019 1:39 pm

Obviando una rápida primera impresión que fue demasiado fugaz y sorprendente como para concluír nada en particular, Hiroshi dedicó unos instantes simplemente para observarla. Su cabello, su figura, su voz, el olor que desprendía a una fragancia de vainilla entremezclada con trazos de una nicotina que estaba presente pero que no le llamaba demasiado la atención y en conjunto, incluso si hubiera sido por su fisico nada más ya habría llamado su atención. Por su forma de moverse evidentemente estaba nerviosa, sumado a su tono de voz era más notorio aún quizás porque dudaba de que el pudiera ayudarla o peor aún porque pensara que él era su enemigo y no alguien que, simplemente, quería que se recuperara. -Antes de nada espero que no pienses que voy a tacharte de loca o algo asi, no se si es tu primera vez con psicologos pero eso solo pasa en las peliculas, las malas -puntualizó -yo estoy para escuchar, aconsejarte y guiarte a tu recuperación que es algo que alcanzaras por ti misma, yo soy como un mapa te digo por donde ir pero el éxito y el esfuerzo son tuyos. -lo cual significaba que si se recuperaba era porque ella misma lo había conseguido pues la autorealización era un poderoso motor. -Ahora cuentame que te ha pasado.

Y su historia sonaba triste, al menos desde su punto de vista pues teniendo en cuenta que ella expresaba el haber conocido al amor de su vida y que este le utilizara para sus fines mas interesados. Por supuesto toda historia tiene tres caras: lo que uno dice, lo que otros dicen y lo que realmente ha psaado pero como su psicologo le interesaban solo la primera y la última y para descubrir la tercera tendría que preguntarle a ella que pasó mas allá de lo que ella decía recordar voluntaria o involuntariamente. -Como diría Jack el Destripador: vayamos por partes. -tomó una de las libretas y comenzó a rellenar sus datos dejando lo mas evidente que ni sabia. -Me llamo Hiroshi Jun asi no tienes que llamarme 'psicologo' o algo asi -aprovechó aquella breve presentacion para rellenar la fecha del dia, la hora de la sesión y esperó a que ella se presentara. -¿Cuanto tiempo llevabais juntos? O bueno -se corrigió a si mismo -cuanto tiempo pasó desde que le confesaste ese amor ahora. -no solía interrumpir los relatos de las experiencias de sus pacientes pero no habia podido prepararse su hoja personal de preguntas y no queria escribir tampoco en su informe las cosas que le iban viniendo a la cabeza para descifrar la de ella.

Cruzado de piernas abrio los ojos y fruncio el ceño ante lo ultimo que dijo, llegar a la violencia física podia resultar extremo pero era una forma de responder mas a un estímulo negativo. -Bueno, creo que mientras sepas que eso de ir dando puñaladas con un tacón está mal tenemos ese punto cubierto, incluso si es para defender a tu pareja en un sentido metafórico. -porque si su vida estaba en peligro, ¿que le iba a decir él que no hiciera? -Una persona normal te diría que los celos son malos que la gente sana mentalmente esta por encima de esas nimiedades e inseguridades pero cientificamente hablando eso es falso, los celos son una respuesta a una agresión, un síntoma de que alguien nos importa y estan muy arraigados en el ser humano y en los mamíferos como tal como para fingir que somos superiores a un instinto que todos tenemos, lo importante es como manejarlos y hasta que punto un estímulo puede activar esta respuesta. -luego se dio cuenta de la sandez que había dicho y decidio traducirlo de 'texto cientifico' a 'lenguaje común'. -En otras palabras: que está bien tener cerlos siempre y cuando lo que hagas con ello y lo que lo provoque tenga sentido. E igual clavar un tacón no fue la mejor de las soluciones. ¿Llegaron a denunciarte por agresión? -preguntó con curiosidad por saber si debia de tachar la casilla de delito penal o no.

Dejó de escribir y la miró. -Hasta la última palabra, y luego hay una grabación para poder revisar las sesiones si me hiciera falta. -le informó, quizás un poco tarde pero ella entró de improvisto y ni hubo una sesión inicial para conocerla y saber que la había traído alli. -¿Y que esperas que haga yo por ti? -le preguntó con curiosidad, levantandose de su asiento para ir hacia una tetera y verter un poco de te de camomila en un vaso alargado antes de tenderselo con suavidad. -Quiero decir: ¿hay algo mas que quieras contarme? ¿Llevas un tiempo sintiendote incomprendida y como que nadie te escucha? O tal vez ¿crees que todo el mundo esta en tu contra y conspira contra ti? Ya sabes, las preocupaciones que puedan afligirte, depresión, tristeza, ira, ¿como describirias tus ultimas semanas o meses? -al final todo era jugar a las adivinanzas con su mente y descifrar que mas le perturbaba pero el no era fan de leer una serie de preguntas tipo test y que las contestara. -De momento, a falta de saber mas de ti si que te puedo decir que ni estas loca ni eres una psicópata, si fueras una loca lo primero que harias seria decir como el resto del mundo lo esta y tú no, ese es un sintoma claro de locura y la psicopatía, no veo que no seas capaz de expresar emociones, veo rabia, dolor, incomprension y sorpresa en tu narrativa asi que o sabes fingir muy bien o realmente tienes emociones que es por lo que yo apostaria. -concluyó antes de mirarla a los ojos con una sonrisa. -Y creo que antes de profundizar en tu mente mas, y considerando que es la primera sesión, creo que es oportuno saber mas cosas de ti, ya se que te ha estado causando dolor ultimamente pero, ¿cual ha sido la cosa que más ilusion te ha hecho? Obviando lo de conocer a ese hombre, seguro que ha habido alguna alegría por pequeña que fuera, ¿y por qué te hizo ilusión? -para comprender al cerebro humano hacían falta mas que malos recuerdos sino todo lo contrario: lo que le asustaba, lo que lo ilusionaba, qué le daba pánico y qué le hacía sentir la persona más feliz en el mundo.
Hiroshi Jun
Mensajes :
30
Edad :
Edad
Genes :
Raza
Sexualidad :
Sexualidad
Pareja :
Pareja
Pb utilizado :
Hanzo
Procedencia del PB :
Overwatch
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
❝Solo —Priv. HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

❝Solo —Priv. Empty Re: ❝Solo —Priv.

Mensaje por Agnes Muller el Vie Ene 11, 2019 6:36 pm

❝I’m a
shining solo



¿Puedo llamarte Jun?— preguntó, y antes de que respondiese, ella lo tomó como un “por supuesto”pese a que no abriese la boca. Más que nada por la brevedad del nombre, y porque memorizar el primero se le dificultaría por no andar familiarizada con nombres nipones. Supiró y encogió los hombros, jugando a rozar sus propios pulgares. —Un mes y medio, aproximadamente— respondió a aquello, sintiéndose ofendida ante aquella reprimenda. —No me jodas, ¿me quitan a lo único que amo en este mundo, me utilizan y ni siquiera puedo vengarme de eso? ¿Y qué coño quieres que haga? ¿Que llore y me retire?— negó con el rostro, arrugando la nariz y reclinándose en el diván, cruzada de brazos como una niña con rabieta. —Ese no es mi estilo, lo siento pero yo soy una luchadora— avisó entre dientes. —Y yo qué sé, a mi me llegó una carta de los juzgados a casa, pero la quemé en la chimenea. Si hay un juicio ni siquiera sé cuándo es, y yo no pienso presentarme porque ni siquiera tengo abogado, y él manejará todos los hilos posibles para hundirme en ese juicio. Ya sé que lo tengo perdido, si no me presento tampoco pasará nada nuevo que si fuese—.

Encogió los hombros, chasqueando la lengua y apartando la mirada de él a la sala en busca de aquella cámara que grabase todo lo que pasaba y decía allí dentro. —Tú sabrás, eres el psicólogo, a mi me obligaron a venir. Yo no quiero que me ayudes, porque no vas a poder hacerlo— aclaró, apoyando las manos en sus propios muslos y rasgando sus medias de red con furia, rompiendo unos cuantos hilos por la presión de sus uñas contra aquella delicada tela. —¡Claro que todo está en mi contra, joder! Desde pequeñita, y ahora se ha intensificado más— insistió volviendo a incorporarse, sin poder quedarse quieta por los nervios y la hiperactividad que traía desde niña consigo. Se bajó del diván y caminó por la estancia curioseando cuadros y libros, hablando dándole la espalda, abriéndolos y pasando páginas al azar para leer por encima. —Tú cómo te sentirías si te enamorases de una mujer, o un hombre, o un animal o lo que coño sea que te atraiga, luchas por él y sólo te utilizan. Y el plus sea que te estén poniendo los cuernos y te des cuenta, y te lo nieguen en la cara, te llamen loco y te denuncien— cerró el tomo de un movimiento con una mano, volviendo a dejarlo medio tumbado en el montón de libros de la estantería, yendo al escritorio a jugar con aquél objeto formado por bolas de metal que al lanzar una, todas se movían por ondas al golpearse entre éstas. —Pues eso mismo, te sentirías timado, como una mierda y como si no valieses nada. Y no me niegues la realidad y me digas cualquier mierda científica psicológica, sabes que los seres humanos no actúan con cabeza ni piensan cosas positivas ante eso—advirtió en un gruñido, apoyando el brazo en la mesa y la barbilla sobre éste, mirando concentrada aquél movimiento hipnótico del objeto.

Lo describiría como un mes de mierda— siseó, sentándose de rodillas frente al escritorio de roble, volviendo a tomar una de las bolas del extremo y lanzándola con apenas fuerza, no más que la del impulso propio de aquél peso. —¿Tú qué crees? ¿Debería estar feliz en serio?— bromeó de forma ácida, bufando. —No seas imbécil, Jun—. Se quedó callada unos segundos, pensativa, apartando la mirada de su entretenimiento y virándose a mirarle. —Pues… no lo sé— se sinceró, apoyando la espalda en la madera del mueble y sentándose en el suelo con las piernas estiradas. —No sé qué es lo que me ha hecho feliz— confesó, alzando la mirada al techo lleno de barras de luz y arrugando la nariz. —Conocer por primera vez a mis hermanos, supongo. O enterarme de que metieron a mi padre en la cárcel, por fin— siseó, sacando un poco el labio inferior en una mueca pensativa infantil. —Pero aún así, eso son nimiedades, duraron un segundo, el mismo día. Luego dejé de sentir felicidad, y se me hizo monótono, o indiferente— añadió, palmeándose el vientre con fuerza, como si pudiese matar a una supuesta vida que podría estar naciendo dentro de ella. —¿Me debería sentir feliz por algo que pasó hace años, por un apoyo que apenas tengo y sabiendo que puedo estar embarazada de ese capullo?— espetó. —Eres una mierda de psicólogo, no ayudas nada.





❝Solo —Priv. LFYSNNre_o
Agnes Muller
Mensajes :
115
Edad :
25 años
Genes :
Dracónica
Sexualidad :
Bisexual
Pareja :
*Laughs maniacally with a sexual undertone*
Pb utilizado :
Jinx
Procedencia del PB :
League of Legends
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
❝Solo —Priv. HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

❝Solo —Priv. Empty Re: ❝Solo —Priv.

Mensaje por Hiroshi Jun el Dom Ene 13, 2019 7:26 pm

-Puedes llamarme asi si prefieres, Agnes. Faltaría mas. -le daba igual, le valía cualquier cosa antes que 'señor psicologo' algo que solo dejaba a los niños pequeños con los que habria tratado mas de una vez pero mientras usaran su nombre le valía. Ella le escuchó a él y aunque parecía no querer entender lo que estaba diciendo y dedicaba mas tiempo a moverse de forma nerviosa, de arriba para abajo mientrsa el simplemente ladeaba lentamente la silla para seguirla con la mirada pues preferia que no desordenaran nada ni sabia hasta que punto ella podia intentar, que sabía él, atacarlo o algo así y nunca se estaba demasiado precavido en un oficio donde tenias que determinar los problemas que tenia la gente, incluso aquellos que ellos no sabían que tenian. -La venganza no es un mal medio pero la violencia si que lo es, salvo una cuestión de vida o muerte. Cuando nos hacen daño lo normal es querer rechazar la idea dañando de vuelta, no te estoy diciendo que tendrias que haber huido, podrias haber discutido, haberle dejado las cosas claras y haberlo hechado de tu vida sin tener que recurrir a la violencia. -y cuando le dijo que esperaba un juicio o que al menos habia recibido una carta del juzgado su primera intención era no solo ayudarla mentalmente sino personalmente, como su psicologo debia de conseguir que no acabara en la carcel porque su tratamiento habia funcionado. Porque ella ya estaria mejor.

-Asi que no, no tengo interés en cambiar como eres y hacerte la mujer mas tranquila, insulsa y pacifica del mundo, solo que seas capaz de entender tus defectos, que aceptes las consecuencias de tus actos, justificados o no, y ayudarte a superar esta piedra en tu camino. -porque él solo queria lo mejor para ella y aunque no era consciente del todo habia una gran parte de él que queria ayudarla incluso sin saber nada de ella, más allá de la simple preocupacion medico paciente ella habia robado su atención. -Pero has admitido lo que has hecho, es algo que te honra y lo quieras o no te aviso, irás al juicio si es que se produce y tendras mi informe, si consigo demostrar que has mejorado, que fue un hecho aislado y que estas mejor te garantizo que no te pasara nada. -porque no era la primera vez que habia tenido que ir a uno como un especialista y sin otros delitos previos si es que recibia una condena seria tan menor que no deberia de cumplirla. -Aunque intentaré que no se produzca. -porque si el ya estaba ayudandla a veces los jueces ni les interesaba iniciar un proceso judicial tan largo como podia ser uno dada la situación.

-Eh eh, Agnes. Tranquilizate. Yo aqui no soy tu enemigo asi que no te aleteres porque intente conocerte mas, es lo normal, ¿no? Que me interes y quiera saber mas de ti para saber que puedo hacer por ti. -iba a tener que trabajar o bien con esa poca paciencia tenia o por esa bipolaridad de estar tranquila a agitada en apenas unos instantes porque incluso si decía que quería. La escuchó absolutamente, asintiendo con el rostro cuando describió de aquella manera ese mes, aunque esperaba que, estando con ese Nathaniel hubiera podido experimentar las maravillas del amor y no solo lo peor que le habia traido. -Al menos agradezco que mantengas tu sinceridad y no intentes mentirme -porque no era la primera vez que alguien intentaba convencerlo de algo que ellos querían que él creyera, cuando a él solo le interesaba que sentian de verdad. -Bueno, yo he sido hijo unico toda mi vida, si me dijeran de repente que tengo hermanos estaria bastante feliz -reconoció -aunque no espero que te sientas como una persona increiblemente feliz dada la situacion en la que estas pero si confias en mi yo te ayudaré a guiarte.

Se levantó de la silla para dejar aquellos apuntes en la mesa, metiendolos en un archivador antes de relamerse los labios guardandolo en su sitio correspondiente en aquel archivador y luego mirandola. -Vale, creo que ya me hago una idea de tu situación actual y como primera sesión no profundizaré mas en algo que evidentemente te afecta tanto. -le dijo con una sonrisa tranquilizadora antes de entrelazar las manos y mirarla. -Ahora viene la parte que habria hecho en primer lugar de no haberme pillado por sorpresa -confesaría antes de inclinarse hacia adelante, examinandola de arriba a abajo intentando discernir la informacion que iba a preguntarle y, en parte, para aprender hasta el más pequeño de los detalles - y se trata de que nos conozcamos, asi que me gustaría saber realmente que es de ti, y puedes contarme lo que se te ocurra. No se -murmuró divagando, habia dicho esto tantas veces que ya no sabia realmente que pensar o que decir sin que sonara repetitivo aunque ella no lo hubiera escuchado. -cuentame, ¿a qué se dedica una joven tan bella como tu? Creeme, tu trabajo puede decir mucho de ti, y no se, cuentame lo que se te ocurra, no quiero repasar tu vida de arriba a abajo eso es demasiado y no creo que quieras estar aqui hablandome horas tras horas.

Porque sabia que se habia conocido con ese hombre en un set de fotografias pero quizas ella era fotografa y adoraba buscar los detalles en los demas, quizás era solo un hobby o quizás tenía otro trabajo o era una estudiante. ¿Que iba a saber el si no sabia siquiera la edad que tenia? -Y necesitaré tu número de telefono y tu dirección, para saber si te pasa algo donde estas y tener una forma de contactarte, protocolo simplemente. -no queria que pensara que lo hacía porque él queria tener alguna forma de contacto, aunque así era, tambien lo hacia por si pasaba algo que siempre pudiera intentar localizarla. -Y por supuesto tu puedes preguntarme lo que quieras, esta relacion es bidireccional: uno no puede esperar ayudar a otro sin abrirse también.
Hiroshi Jun
Mensajes :
30
Edad :
Edad
Genes :
Raza
Sexualidad :
Sexualidad
Pareja :
Pareja
Pb utilizado :
Hanzo
Procedencia del PB :
Overwatch
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
❝Solo —Priv. HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

❝Solo —Priv. Empty Re: ❝Solo —Priv.

Mensaje por Agnes Muller el Mar Ene 15, 2019 3:43 am

❝I’m a
shining solo



Agnes apretó los puños con rabia, golpeando el escritorio en el que andaba tan apaciguada apoyada. —¡Pero joder! Me habría venido bien enterarme mucho antes de que me estaba tirando a alguien con mi misma sangre, ¿entiendes? De nada sirve, porque la relación está rota desde que dejé a mi hermano meterse entre mis piernas. ¡Pero es que no tenía ni puta idea de quién era, ¿vale?!— se defendió como si él lo supiese todo, como si fuese su madrastra, quien se lo dijo en el momento en el que el muchacho con ilusión la presentó como una pareja frente a la familia y se llevaron el golpe más duro de la realidad. “No podéis estar juntos, tenéis la misma sangre corriendo por vuestras venas”. —Casi me habría venido mejor no tener un hermano, ¿sabes? O saberlo— añadió, con la respiración acelerada por los nervios y buscando al palpar sus ropas la cajetilla de cigarros con sabor a mora. Se lo prendió allí en medio, dejando el pitillo colgar de sus carnosos tono marrón oscuro y guardando el mechero, sin siquiera pedir permiso para fumar allí dentro.

Y a ti qué más te importa quién coño soy. Limítate a hacer tu trabajo y lígate a otra que no esté loca, o que no sea tu paciente al menos— se quejó, apartando aquél mal vicio de sus carnosos para echar el humo y soltar la colilla sobre un cuenco antiguo de decoración sobre la mesa, con la inocente creencia de que sería un cenicero. Rodó la mirada al escucharle y parecer ignorar su comentario, moviendo los dedos a la altura de su cabeza en un signo de que la estaba volviendo loca escuchar tantas palabras seguidas, o que siguiese hablando porque ahora ella era quien no le prestaba atención. Chasqueó la lengua y dio una profunda calada al escuchar silencio por la parte contraria, expulsando el humo en dirección al rostro del varón. —¿Quieres conocerme? Genial, desearías no haberlo hecho en tu vida, psicólogo de los cojones— espetó, sentándose sobre el escritorio y dejando caer más cenizas sobre la madera de éste, en un intento de atinar y meterlas en aquél cuenco tibetano. —Bien, empecemos— habló, arrugando la nariz y reclinándose un poco sobre el mueble.

Soy modelo erótica. Según mis exs, ninfómana, y según sus exnovias ahora difuntas o irreconocibles, pirómana— ladeó la mirada a la ventana, pensativa, dibujando con el cigarrillo en el aire, dejando que el humo crease ondas en la estancia en dirección al techo. —En mi tiempo libre trabajo en la tetería de mi madrastra como geisha, o bailarina. Como las dos cosas, porque van unidas— se corrigió, volviendo a dar una profunda calada. —Soy fumadora compulsiva, hiperactiva, tocapelotas e irascible. No te conviene conocerme— añadió, recordando el único dato del que estaba orgullosa. —Oh, y tengo un estudio de tatuajes desde hace un par de años. Soy la mejor tatuadora de NeoArghia— exageró, bajando de aquél escritorio y arrastrando consigo el aroma a vainillas y a cigarrillos.

Caminó con un suave balanceo de caderas hacia Jun, jugueteando con su corbata, retocándola y aflojándola cada poco, acercándole a ella con aquellos tirones sutiles que le daba al accesorio. —Claro, en seguida te lo doy— murmuró de forma melosa, abriendo los labios para relamerlos y humedecerlos, mordiéndose el carnoso inferior y sacando del interior del sujetador una tarjetita del oficio de tatuajes donde estaba su número personal y del trabajo. —Y si quieres mi dirección, puedo llevarte esta noche— propuso juguetona, mordiendo el aire frente a los labios del adulto y apartándose girando sobre sí misma, alejándose con el mismo contoneo que con el que fue a él. Se tumbó en el diván estirando sus brazos por encima de su cabeza, dejando caer las hebras por el respaldo y arqueando la espalda para sacar el pecho, fingiendo ignorarle. —¿Tienes novia, Jun?— preguntó siguiendo aquél juego de la seducción que siempre la acompañaba, pestañeando suavemente y dirigiendo la vista a él.



❝Solo —Priv. LFYSNNre_o
Agnes Muller
Mensajes :
115
Edad :
25 años
Genes :
Dracónica
Sexualidad :
Bisexual
Pareja :
*Laughs maniacally with a sexual undertone*
Pb utilizado :
Jinx
Procedencia del PB :
League of Legends
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
❝Solo —Priv. HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

❝Solo —Priv. Empty Re: ❝Solo —Priv.

Mensaje por Hiroshi Jun el Jue Ene 17, 2019 4:05 pm

En aquel momento casi se le escapaba la copa de te que habia decidido servirse,y servirla, hasta el punto en el que el metal o mas bien aleación pues era acero inoxidable, su sorpresa fue tan evidente que simplemente el sonido del acero chocando entre si con la madera del de escritorio regio y la miró. -¿Que qué? ¿Te has acostado con alguien de tu sangre? -¿y donde encajaba eso? Al menos le libraba el hecho de que, supuestamente, no sabía que ese quien fuera era algun familiar suyo, sin embargo eso levantó una pequeña alerta, por lo que podia explicarse de haber sabido que se referia a su hermanastro pero por como chilló no supo que decir sin alterarla mas pero tomaria esas palabras con cuidado, quizás exageraba pero imaginaba que no lo hacia. -Bueno, al menos cortaste esa relación, tampoco podias preveerlo tú, no es que lo supieras -por lo que decía no le habian dicho quien era ese susodicho, o susodicha hasta que alguien se lo dijo. Y de haber sabido que se referia a su hermano podria haber ideado una teoría que apoyaba ese hecho: los hermanos que no se han criado juntos y se desconocen, si se cruzan tienden a atraerse, el por qué...bueno, habían varias teorias que imaginaba a ella le importaban absolutamente cero.

Dio un trago a ese te caliente antes de señalarle su copa, tomandola y ofreciendosela. -Tomala, y cuidado, esta aún caliente, te sentará bien. -y si, en ese momento le dijo que fue su hermano. -Mira, no se las condiciones que te llevaron a encontrarte con él pero no es el primer caso e la historia que pasa eso ni el primero que yo he oido, aunque al menos tu no te has enganchado, eso sería bastante más problematico. En uno de los casos, que oí, tuvieron que detenerlos a ambos por querer casarse y tener un hijo, el niño salió bien pero claro, es una ruleta rusa, y sigue siendo ilegal. -porque era algo que se consideraba antinatura aunque la naturaleza fuera los primeros que los juntara en primera instancia.


Alzó una ceja ante aquello antes de acercarse a las persianas para subirlas un poco y que aquella estancia se calentara, generalmente un ambiente tenue tendía a abrir la mente pero si ya habia considerado que la primera sesión habia 'terminado' preferia dejar que se calentara aquel despacho. -Agradeceria que te calmaras, ni te tengo amordazada ni te estoy apuntando con un arma al pecho, pero si tanto quieres que te ayude tendrás que ayudarme a hacerlo, si te cierras como una caja fuerte no te quejes de que intente abrirte. -vale aquello habia sonado un poco mal, raro, pero esperaba que no se lo tomara por ese sentido porque en realidad no iba con dobles sentidos, nada de lo que habia preguntado era para querer aprovecharse de ella sino para ayudarla lo que no quitaba que tuviera un interés personal pero no debía de mostrar esas caracteristicas o no sería imparcial que era lo que ella necesitaba, un apoyo imparcial y no estaba poniendoselo realmente facil.

Decidió sentarse en aquel sofá que habia, uno junto a aquel diván, dandole la espalda a aquella pared de cristal que rodeaba el perfil trasero de toda aquella casa y la miró con atencion, sin apuntar nada, tenia suficientemente memoria y cuando escuchara algo que le llamara la atencion lo apuntaria posteriormente. -Ya eh, quita de esa lista lo de ninfomanía porque no te veo queriendo follar compulsivamente desde que has entrado. -ni reprimiendo ningun tipo de comportamiento preocupante y erótico. -Que seas activa o te guste es absolutamente diferente a que no puedas pasar ni diez minutos sin frotarte contra los picos de las mesas. -y sonaba a broma pero era algo que habia visto en persona asi que ella exageraba y como exageraba debía de dilucidar que era real o no. -Y tampoco me creo eso de que hayas matado a nadie, pero entiendo el concepto que me quieres transmitir y no todo lo que me has dicho suena horrible porque ser la mejor tatuadora de toda la ciudad debe de ser algo que te haga sentirte orgullosa, y algunos dirian que lo de modelo erotica mas. -porque tatuar se podia aprender a hacer pero la belleza era algo que surgia, y lo tenias o no, y ser modelo ya sonaba suficiente elitista como para que ella dijera que no ahora.

Su movimiento sinuoso de caderas no pasó desapercibido por él, mas bien cuando le cogió de la corbata si que su interes por ella cobró otro sentido, él no era un hombre de piedra y si una modelo erótica se le arrimaba, pese a que él no hubiera dicho que lo hiciera. Se dejó atraer porque una cosa es que él no tuviera que hacerlo y otra que no pudiera dejarse hacer, que tampoco pero en teoria su sesion ya habia terminado asi que si el preguntaba algo de ella era por curiosidad, interés y preocupación enteramente personal. Respiró de forma calida contra aquella boca, saboreando el aroma de la contraria, ese dulzón de la vainilla y el amargo de la nicotina mas no le resultó ni minimamente desagradable. No perdió detalle alguno en realidad de como sacaba aquella tarjeta, vio su escote, precioso, sus pechos juveniles, firmes, redondos y de piel lechosa como la nieve. -Oh, que...cómodo. -fue lo unico que pudo decir sin resultar o pervertido o un mal psicologo, tambien era la primera vez que alguien se sacaba algo de un pecho para darselo. Tomó la tarjeta, notando el calor que desprendia antes de relamerse los labios suavemente y guardandolos. -Gracias. Te llamare si necesito algo. -mas aquella proposición, de dudosa moralidad y ética siendo el su psicólogo pero incluso el hombre mas sabio tenia momentos de debilidady ella se habia transformado en su debilidad desde que entró por esa puerta, de forma abrupta.

-Bueno, tecnicamente la sesion ha terminado pero nunca le diria que no a conocerte mas, al fin y al cabo solo asi puedo ayudarte -y trató de no sonar desesperado porque joder, imagina que eres un cualquiera y de repente aparece un bellezón con ella que se interesaba hasta el punto de incitarte de forma erotica a que la acompañaras, pues habia que ser imbecil para decirle que no, fuera o no lo correcto. -no, no tengo pareja, pero dado que nos sinceramos nunca me han durado mucho, no mas de una semana o dos. -reconoció. -Nunca he sentido esa conexion que te quita el aliento y te hace sentir pequeño frente a la otra persona aunque no quita que sepa lo que es el amor, el desamor y pueda ayudarte a superarlo y a mejorar como... -su mirada se perdio en el cuerpo ajeno, contemplandola con la misma intensidad y perdido en sus curvas como quien observaba una obra maestra, tanto que perdio el hilo por un instante. -¿Que estaba diciendo? -se dijo a si mismo antes de recobrar mas o menos la conversacion. -Pero con esta sesion terminada y sabiendo que tenia una cita para esta hora y no se ha presentado, diría que estoy libre por el resto del dia, Agnes. -le informó intentando controlar aquel escalofrio cálido que se habia instalado por todo su cuerpo y llevaba la sangre a otro sitio. -Y no suelo ser un chofer particular pero si necesitas que te acompañe, ayudar es mi oficio y mi hobby. -le dijo siguiendo aquel evidente juego que tenian y pensando realmente que iba ella a acceder a llevarle a su casa. Toda la situacion era algo prohibido y él, que no se consideraba el ápice de la moralidad pero lo prohibido daba morbo y si a ella le dio morbo su hermano, o hermanastro o lo que fuese a él le daba morbo ella, mas simple y entendible pero el se jugaba perder mas de quince años de toda su vida asi que cada uno diría que era mas grave.
Hiroshi Jun
Mensajes :
30
Edad :
Edad
Genes :
Raza
Sexualidad :
Sexualidad
Pareja :
Pareja
Pb utilizado :
Hanzo
Procedencia del PB :
Overwatch
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
❝Solo —Priv. HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

❝Solo —Priv. Empty Re: ❝Solo —Priv.

Mensaje por Agnes Muller el Vie Ene 18, 2019 2:18 pm

❝I’m a
shining solo



Agnes encogió los hombros. Ella no estaba allí para mentir cuando sabía que sería la única persona que podría ayudarla, pero si él no creía aquellos secretos por fin confesados, no insistiría. No pudo evitar imaginar su cuerpo desnudo contra el ventanal de aquella habitación empañando el cristal con la respiración agitada de su pecaminosa boca y las marcas de sus manos contra el vidrio siendo devorada a besos, destrozada a orgasmos y marcada a arañazos. Eran casi extraños flashes que aparecían por su cabeza, pero debía soportarlos y aguantarlos ahí, reteniéndolos por el bien de su carrera, de la suya y de la relación médico-paciente. Aún le tenía sujeto por la corbata, y no podía evitar imaginar cómo se sentiría el tacto de sus labios contra los suyos en un beso lascivo, un beso donde ambos se devorasen y probasen, uno que acabase chocando al andar de espaldas con prisas contra aquél mueble y la ropa cedida por los tirones. Emanó un suspiro audible, casi soñador, alzando la mirada a sus ojos con una sonrisa inocente y encogiendo suavemente los hombros. —No te lo niego, Jun, pero probablemente nunca hayas amado hasta que tu corazón sangra— ella lo había sentido, ella había notado esa sangre caer de la herida abierta con falsas promesas y te quieros, con choques de la realidad que habían destrozado su autoestima y salud mental por completo. —Nunca sabrás lo que es amar hasta que, por más que te hayan apaleado como a un trapo y arrojado a la calle como un perro, sigas queriendo a la persona que más daño te ha hecho en tu vida— susurró con pena, soltando aquella prenda y cambiando la mueca de su rostro.

Se apartó al oírle, y pese a que desease con todas sus fuerzas llevarle a casa y darle el amor que nunca ninguna mujer le hubiese ofrecido bajo las mantas de su cama, prefirió alejarse de aquello. Porque sabía que estaba herida, y que una mujer herida actuaba por instinto. El arrepentimiento al día después sería lo que acabaría por matarla de pena. Titubeó un momento, negando con el rostro y forzando una sonrisa débil en su rostro. —No te preocupes— respondió, apartando las manos del abdomen ajeno para limpiarlas contra sus propios costados, como si hubiese tocado algo prohibido para ella, evitando morder la manzana que la misma serpiente del paraíso le estaba colocando frente a su boca hambrienta. —Estoy bien, puedo ir sola. Aún no es muy tarde— mintió, encogiendo los hombros y tomando el abrigo del diván, ladeando la mirada para observarle sin poder evitarlo. —Si algún día necesitas una modelo o una tatuadora, llámame— dejó caer con una media sonrisa quebrada, casi suplicando el que él volviese a hacerla sentir útil, que le devolviese todo lo que Nathaniel le había arrebatado.

Agnes cubrió su cuerpo con la gabardina, atándola a la altura de la cintura, ciñendo la prenda a sus curvas para remarcarlas y mirando por la ventana al ver un destello seguido de un rugido del cielo. Se nubló completamente oscureciendo la ciudad, comenzando a llover de forma gélida y torrencial. La mujer suspiró resignada, dejándose caer sentada en el diván, casi como si se hubiese rendido. —Jun, ¿te importa si me quedo a esperar que escampe un poco?




❝Solo —Priv. LFYSNNre_o
Agnes Muller
Mensajes :
115
Edad :
25 años
Genes :
Dracónica
Sexualidad :
Bisexual
Pareja :
*Laughs maniacally with a sexual undertone*
Pb utilizado :
Jinx
Procedencia del PB :
League of Legends
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
❝Solo —Priv. HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

❝Solo —Priv. Empty Re: ❝Solo —Priv.

Mensaje por Hiroshi Jun el Mar Ene 22, 2019 2:36 pm

-Agnes, que el amor es de las fuerzas mas poderosas que pueden mover a un hombre es una verdad absoluta e inamovible lo diga quien lo diga -en el sentido más generico de la palabra, como sustantivo para la humanidad quería decir. -pero no subestimes que puede herir el corazón de una persona, o su mente. -porque él tardó demasiado tiempo en perdonar que su padre jamás viera nada especial en él, que siempre lo comparara con otras personas de su familia, qué, dando igual lo que hiciera, siempre hubiera otro del que tenia que aprender. Su padre, un hombre de unos sesenta y ocho años, era un japonés curtido a la antigua, su modestia se vertía en su hijo como una incapacidad para reconocer sus logros y eso generó un rencor hacia él que tardó demasiados años en perdonar. -Pero eso no significa que infravalore lo que sientes -la miró a los ojos, luego miró el resto de su cuerpo y volvio a sus orbes -cada persona es un misterio y no hay misterios absurdos, ni tontos.

Hiroshi era lo que se consideraba un paladin de brillante armadura, tenía un codigo moral que no podia romper, uno que habia jurado mantener (en su caso, el hipocrático y el de medico-paciente) pero ella era una luz que jamás habia visto, un rocío de luz que le llenaba de un calor extraño pero agradable. -Son las ocho y poco -murmuró mirando aquella pulsera biométrica. -pero habria jurado que era mas tarde porque se me ha pasado el tiempo volando. -aunque fuera solo escuchandola habia estado cuarenta minutos de mas con ella y podría haber seguido con aquella conversación hasta que la noche cayera y a esta le precediera el dia. -Una tatuadora o una modelo. -añadió con una suave sonrisa, volviendo a mirar aquella tarjeta, memorizando en apenas instantes. -No te preocupes, creo que tendré un encargo para ti mas pronto que tarde. -por instinto su mano izquierda fue a su brazo tatuado, rascandolo suavemente casi como haciendole mencion. Se levantó del sofá y a acompañó hacia la salida para despedirla y fue cuando camino que notó aquel rumor que habia estado ignorando hasta que un fuerte crujido le sorprendió: un trueno que parecía haber impactado en uno de los edificios cercanos.

-Joder. -murmuró mirando a través de una de las cristaleras del salón, no era cristal simple sino uno doble que aislaba mucho mas de las temperaturas. El destello fue notorio y luego la miró a ella con una sonrisa. -Claro, Agnes, preferiría tenerte aquí antes que saber que has tenido que salir con esta tormenta. -porque si los días en Neoarghia eran fríos, en las tempestades el cielo amenazaba con caersele a todos. -Y dadas las horas que son, ¿quieres ser mi invitada? -se acercó a ella, intentando mantener cierta cercanía apoyaia suavemente sus manos en loshombros ajenos, antes de soltarlos al ver que quizás la incomodaba. -Suelo cenar relativamente pronto y no he tenido invitados antes, asi que, bueno, no está mal que tú seas la primera. -porque el opinaba que ninguna otra mujer seria tan buena para él como ella. Y quizás estaba empezando a fragmentarse aquel codigo moral que tenía pero no podia evitarse, aunque quisiera no podia evitar querer mantenerse cerca de ella. -Si no escampa en un rato puedo llevarte yo a casa, o si lo prefieres puedes quedarte aqui, como ves es suficientemente grande para los dos. Tienes arriba la ducha si quieres ponerte comoda, puedes usar mi armario que no es muy bonito pero hay un par de kimonos. -sugirió retrocediendo para no mantenerla 'presa' en aquel pasillo de la entrada, en lo que era una pequeña columna que separaba el salon del comedor y la cocina respectivamente.

-¿Y bien, que me dices? ¿Te apetece una bonita clase de cocina japonesa? -le preguntó caminando hacia la cocina para sacar un mantel y atarse el cabello un poco mas para evitar que nada cayera sobre la comida que iba a preparar. -No te preocupes, es gratis, pero tampoco te servirá para un curso de cocina real, probablemente.
Hiroshi Jun
Mensajes :
30
Edad :
Edad
Genes :
Raza
Sexualidad :
Sexualidad
Pareja :
Pareja
Pb utilizado :
Hanzo
Procedencia del PB :
Overwatch
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
❝Solo —Priv. HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

❝Solo —Priv. Empty Re: ❝Solo —Priv.

Mensaje por Agnes Muller el Mar Ene 29, 2019 8:41 pm

❝I’m a
shining solo



Se detuvo en la puerta, mirándole de reojo y encogiendo ambos hombros tras fijarse en el temporal de fuera. — Tampoco te flipes, psicólogo de los cojones. Me quedo porque no puedo permitirme el enfermarme con un set a la vuelta de la esquina, pero si te voy a joder la carrera, no es mi culpa, sino tuya por ofrecerme quedarme— añadió, cerrando tras ella y volviendo al diván del que se levantó minutos atrás. —Si escampa me llevas a casa, aquí no pienso quedarme. No quiero falsos bulos por estar durmiendo en casa ajena— añadió, apartándose las hebras del rostro con un golpe elegante.  Le miró de soslayo, entornando el rostro y estirando los brazos para desperezarse. —Ni voy a usar tu ropa, ni voy a ducharme, ni voy a cenar aquí. Yo tengo una dieta estricta y no quiero saltármela. Luego toda la grasa se va al culo y no quiero tenerlo flácido después de tanto ejercicio por años— se quejó entre dientes, tamborileando las uñas de gel contra el acolchado de cuero del diván. —Cena tú y ya lo haré yo en casa—.

Le siguió al verle irse, arrugando la nariz y sentándose sobre la encimera de la cocina tras perseguirle, entorpeciéndole el trabajo. —¿Y que vas a cenar?— preguntó, balanceando las piernas y apartándole del alcance de la mano los botes de aderezo con un barrido de brazo, inclinándose hacia él. —¿Ramen? ¿Sushi? ¿Qué cojones coméis los asiáticos aparte de eso?— siseó, extendiendo una de las piernas para cortarle el paso por el estrecho pasillo de la cocina. —Yo una vez tuve un novio japonés, pero ni puta idea de que coméis— continuó, deslizándose por la encimera para acercarse a él y apoyar la mano en la puerta de la nevera para joderle aun más y cerrarla al intento suyo de abrirla. —También uno noruego, pero era mi hermano, no cuenta supongo— añadió inocente, volviendo a balancear las piernas. —Hazme caso, Jun, no me ignores— espetó, cruzándolas tras apenas un par de movimientos con éstas, no pudiendo quedarse quieta.

¿Tú has tenido novias de fuera?— casi que acribillaba a preguntas para que no hubiesen silencios incómodos entre ambos, arrugando un poco el ceño. —¿Y tatuajes? Es que oí que los nipones no teñíais vuestro cuerpo con ellos porque era como rechazar la estética que vuestro Dios os dio. No lo sé, tenéis muchos pájaros en la cabeza. O que sois de una mafia chunga— abandonó todo hablar poeta y elegante para acabar usando uno más vulgar y juvenil, chasqueando la lengua y tamborileando los dedos en la encimera. —Pero no sé, a mi los japoneses tatuados me ponen mucho. En general, cualquier persona tatuada. Y con muchas perforaciones en el cuerpo— arrugó el ceño casi en una mueca dramáticamente triste, o agobiada, suspirando. —¡¿Ves?! ¡Por eso me ponía mi hermano!




❝Solo —Priv. LFYSNNre_o
Agnes Muller
Mensajes :
115
Edad :
25 años
Genes :
Dracónica
Sexualidad :
Bisexual
Pareja :
*Laughs maniacally with a sexual undertone*
Pb utilizado :
Jinx
Procedencia del PB :
League of Legends
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
❝Solo —Priv. HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

❝Solo —Priv. Empty Re: ❝Solo —Priv.

Mensaje por Hiroshi Jun el Miér Ene 30, 2019 1:53 pm

Francamente aquella respuesta le sorprendió, no el contenido, sino las formas porque por mas que alguien quisiera decir un 'no' o un 'sí' el hecho de que fuera tan brusca le llegó a sorprender, acostumbrado a una sociedad donde alzar la voz se consideraba una falta de respeto que alguien como ella, que en comparacion a él no podia resultar menos amenazadora se le encarara le sorprendió y por raro que sonara en realidad le gustó. ¿Cuando fue la última vez que alguien demostraba esa pasión de forma tan ferviente? Ella no era la mujer frágil que habia dicho ser en la sesión y eso lo demostraba solo con palabras y una sinceridad que podría resultar hiriente de no ser él un psicologo acostumbrado a todo tipo de situaciones y con una mente más calmada que la fuerza de la contraria.

-Vale, tranquila. -le pidió elevando muy brevemente los brazos mientras se dirigía a la cocina. -No estás aquí presa, y si escampa y deja de llover puedes llamar a un taxi o te llevo yo o vas caminando si te apetece. -no queria que se sintiera obligada a nada y si no quería cenar un plato menos que tendría que preparar. Total, no es que el tuviera un restaurante, por temas de comodidad la mayoria de las cosas las medio preparadas y tenía que rematarlas, ese era un hábil truco para la gente que vivia sola, como él. -Vives en Neoarghia, uno diría que deberías de conocer de sobra, hasta el aburrimiento, la comida japonesa. -porque por mas que era una ciudad futurista seguía estando bajo la cultura japonesa. Sacó una pequeña olla que puso al fuego y luego un bol de plástico en el que habia arroz y calentaría muy brevemente y luego un par de rodajas de pescados que comenzó a limpiar con un cuchillo extremadamente afilado.

-Sopa de miso acompañado de sushi de cereales, semillas y frutos secos y atún picante. -alzó una ceja al oir aquello mientras el contenido de aquella sopa ligera y suavemente salada comenzaba a burbujear. -Te estoy oyendo -le dijo intentando volver a abrir la nevera para sacar los condimentos, como el chili para el atun o el puerro para la sopa. -puedo oir y cocinar a la vez, de hecho es mejor que cocinar en silencio. -él solía ponerse la televisión pero en esos instantes ella era lo unico que quería escuchar. -No. -respondería antes de dejar los ingredientes en una pequeña tabla de cortar y comenzar a cortarlos en pequeños taquitos. -Nunca he salido de Japón y en Sapporo no habían demasiados turistas, aquí, en comparacion, hay bastantes mas aunque ya has visto que los japoneses siguen siendo la mayoría e incluso despues de tanto tiempo sigue habiendo algo de recelo por los gaijin. -los extranjeros seguían siendo con ojos de cuidado, no era tanto como hacia cincuenta o cien años atrás pero aún estaba ese sentimiento muy arraigado en los nipones.

-Aunque no, no he tenido el placer. -confesó sin pudor alguno mientras dejaba caer aquellas piezas de verdura en la sopa, dejando que se pocharan antes de comenzar a agrupar el arroz en un par de bolas pequeñas. No pudo evitar reir ampliamente cuando dijo lo de la mafia chunga. -No no, ya no. Aunque es cierto que sigue siendo un poco mal visto pero como todo, da igual. Los yakuza ya no existen y lo más parecido a la mafia que hay aqui son los anticorps, al menos segun las propias megacorps -cortó en finos y alargados trozos el atun rojo y preparó una sarten con una chispa de aceite y ajo esperando a que hirviera antes de dejarlos caer muy lentamente. -Al menos ya tenemos un motivo para explicar esa atracción -confesó señalandola brevemente con la paleta de acero antes de girar los filetes de atún y colocar encima los trozos de guindilla para despues mirarla. -tengo uno. -murmuró. -Un tatuaje quiero decir. -la miró a los ojos antes de apagar el fuego, dejando que ebullera poco a poco. Se subió la manga de su camisa mostrando parcialmente el brazo tatuado. -Solo es uno pero llega hasta el hombro. -dijo a tono informativo, si tanto le gustaban imaginaba que verlo le causaría algo más que indiferencia, lo cual era siempre un buen avance. Apagó los fuegos y preparó el arroz y los filetes de atún y luego dejó la sopa en uno de los cuencos de cerámica que habian antes de mirarla. -¿Segura que no quieres cenar? -le preguntó con curiosidad antes de dejarlo todo frente a la mesa que unia el salon y el comedor abierto.

-Tampoco sé quien te esperaría ahi fuera -dijo señalando una de las ventanas por las que se veía la lluvia caer fuertemente -si ni yo sabia que ibas a venir imaginate un paparazzi. -algo que le resultaba dificil de creer y mas en pleno dia tormentoso. Fue a la nevera y se sacó una botella de cristal de cerveza de Sapporo antes de mirarla. -¿Quieres una, o tampoco? -le ofreció antes de sentarse frente a ella. -¿Siempre estás preocupada por los paparazzis y eso? -tenia curiosidad porque él no era ni una eminencia ni alguien famoso. -Supongo que debe de ser el precio de una vida tan exclusiva y emocionante como lo es el ser modelo, siempre imagine que llegar a algo asi debia de ser muy emocionante, cobrar mucho por unas cuantas fotos, te regalan la ropa que usas y te ofrecen viajes...definitivamente -sopló suavemente aquella sopa de miso humeante antes de mirarla a los ojos y abrir esa cerveza. -creo que me equivoqué de trabajo -pero se encogió de hombros como si aquello simplemente fuera irremediable. -tampoco es que sea yo suficientemente guapo como para eso claro. Ni nunca me han gustado mucho las fotos, lo cual haria dificil ese trabajo, no soy precisamente fotogénico.
Hiroshi Jun
Mensajes :
30
Edad :
Edad
Genes :
Raza
Sexualidad :
Sexualidad
Pareja :
Pareja
Pb utilizado :
Hanzo
Procedencia del PB :
Overwatch
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
❝Solo —Priv. HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

❝Solo —Priv. Empty Re: ❝Solo —Priv.

Mensaje por Agnes Muller el Sáb Feb 02, 2019 2:48 am

❝I’m a
shining solo


Agnes observó aquél tatuaje con ilusión. Se inclinó incluso para tocarlo, aferrándose al filo de la encimera para no caer hacia delante en aquél intento, palpando el músculo sin ninguna vergüenza y mirándole con ojitos de niña buena. —Vaya, estás muy fuerte Jun— soltó, sin retirar la mano. —¿Estás así de musculado en todo el cuerpo?— se llevó las manos al vientre, simulando dibujar abdominales marcados. —Ya sabes, la tableta de chocolate— aclaró, haciendo un sonido infantil similar al de los estallidos mientras parecía saltar de músculo invisible en músculo, en descenso. —Porque quiero verla entonces— añadió con una sonrisita inocente. Entonces se acarició las manos y el brazo, ladeando el rostro. —No lo sé, mi hermano tiene zonas tatuadas donde parecen heridas abiertas, bueno, son heridas cicatrizadas de un incendio que le alcanzó de pequeño, pero se las cubre con otras cosas para disimularlas. En las manos tiene rosas neotradicionales, por ejemplo— se golpeó con orgullo el pecho, llevando los puños a las caderas en pose heróica. —Se las hice yo. Igual que el águila que le cruza esta zona— indicó, pasándose la mano por la clavícula y bajo el cuello—, o la chica neotradicional con el lobo en la cabeza de su brazo— añadió, ilusionada. —Estoy orgullosa de ellos. ¿Sabes? Los diseñé todos yo—.

Le siguió curiosa con la mirada, observando cada alimento que iba de un lado a otro en un intento de memorizar la receta sin resultado alguno, frunciendo los labios en un puchero. —Bueno, son un coñazo, aunque han empezado a dar por culo éste mes. Nunca les vi, no sé por qué aparecen ahora— confesó, encogiendo los hombros. —Hay modelos feos, pero sobre la belleza no hay nada escrito. Igual tú eres un horror para tu ex mujer si la tienes, o para tu vecina la de abajo, o para la que dirige la casa de té, pero para mí eres guapo— aclaró. —Además, hay muchos tipos de modelo. Hay de cara, de ropa, de pies incluso— nombró, alzando las cejas ante lo último de aquella lista. Bajó de un salto de aquella encimera, mirándole casi como si le analizara, alzando el rostro para mirarle a la cara por la evidente diferencia de treinta centímetros de altura. —Oye, ¿y estás fuerte o es todo a base de batidos y drogas vitamínicas?— preguntó curiosa, ladeando la cabeza y dando suaves puñetazos en su abdomen, intentando comprobar la dureza de éste sin ejercer fuerza alguna con sus golpes. —Quiero decir, ¿si te digo que me abras un bote de conservas lo haces o sufres muchísimo?

Le rodeó andando a paso rápido casi como una hiena acorralando a su presa, mostrándose infantil en aquél momento para la madurez o preocupación que demostró anteriormente. Estiró los brazos hacia el cuello del hombre y saltó para que la sostuviera entre sus brazos, rodeándole la cintura con las piernas y hablando pegada a sus labios entre susurros con una sonrisa juguetona. —¿Puedes conmigo o te cuesta?— bromeó, señalando la mesa de madera tras él. —¿Y si te digo que me lleves hacia ese mueble, podrías hacerlo sin dificultad alguna?— dejó caer de forma suave, inclinando el rostro y mordiéndose el labio.






❝Solo —Priv. LFYSNNre_o
Agnes Muller
Mensajes :
115
Edad :
25 años
Genes :
Dracónica
Sexualidad :
Bisexual
Pareja :
*Laughs maniacally with a sexual undertone*
Pb utilizado :
Jinx
Procedencia del PB :
League of Legends
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
❝Solo —Priv. HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

❝Solo —Priv. Empty Re: ❝Solo —Priv.

Mensaje por Hiroshi Jun el Dom Feb 03, 2019 9:34 pm

-Gracias, creo que eres la primera que me dice algo así. Además: aunque tiene muchas ventajas no creo que sería mi trabajo ideal, tiendo a aburrirme mucho si no veo cosas que llamen mi atencion. -porque él se lo tomó como un halago inevitablemente había sido algo bueno pero él quería problemas y misterios, no flashes y sonrisas forzadas. Rió brevemente al sentir aquellas caricias contra su vientre haciendo un suave mohín con el rostro. -Puedes subir la camiseta y comprobarlo. -no vería un six-pack con pequeños six-pack en cada uno de ellos pero se entreveía un vientre fibroso como todo su cuerpo, solía hacer ejercicio porque era una buena forma de pensar y matar el tiempo a la vez, se generaban endorfinas, se perdía peso y, ya sabes, todo lo que dicen los médicos sobre lo bueno que es hacer deporte. Frunció el ceño ante su historia, él no habia estado nunca en un incendio ni tenia cicatrices de ese tipo pero resultaba un movimiento astuto y de mucho valor el cubrirlos con algo que haria que se fijaran en ellas pero ocultandolas. -Algun dia me gustaría ver que es lo que haces con una máquina de tatuaje. -sacó aquellas cervezas y antes de contestar lo que decía la examinó sutilmente de arriba a abajo.

-Tú si que eres guapa y no es algo que sólo vayas a oir de mi seguro. -y podría apostar el brazo a que le habían dicho aquello más de una vez, él mismo se las habría dicho repetidas veces en realidad de no temer que se asustara aunque al notarla tan receptiva lo cierto era que ella se lo estaba llevando a su terreno, hasta el punto de que ya no le importaba pensar que decía y simplemente abrirse ante ella aunque en realidad debiera de hacer justo lo contrario. -No te preocupes, no creo que nadie sepa que estás aqui y no está en mi politica avisar a nadie asi, no me llama para nada el ayudar a unos carroñeros que solo viven de las vidas de los demas. -se sinceró, quizás mostrando demasiada adversión pero le causaban bastante rechazo ciertamente. -Lo estoy. -le aseguró apoyando sus manos en el respaldo de la silla. -Quizás no para levantar la nevera a pulso pero sí, podría con ese bote imaginario tuyo y diez más, y no, sin drogas. Ni batidos. Probé uno de esos polvos y son lo más insípido que puedas echarte en la boca. -la miró desde arriba pareciendole adorable aquellos golpecitos que le daba porque realmente no sentía más allá de aquel contacto breve y fugaz de sus nudillos.

-Agnes... -murmuraría al mismo tiempo que sus manos se aferrabana sus nalgas, con calidez y firmeza. Sintió la redondez de las mismas, lo tersas que eran y casi podía percibir la calidez a través de la ropa. Su nombre escapó sin quererlo y cuando escuchó sus palabras algo dentro de él le hizo olvidar la cena, algo nimio, su actitud, que en general hubiera sido mas calmada y considerada, quizás algo moderadamente importante, y por encima de todo: su juramento hipocrático, mostrando un interés que iba mucho mas allá de la profesionalidad que se esperaba de él. -no deberías de jugar conmigo.

Con seguridad cargó con ella de forma desesperada y ágil hacia el mueble que habia señalado, soltando una de las nalgas para echar a un lado aquellas figuras que decoraban la parte superior del mismo, sin importarle si caían al suelo pues no se romperían al ser de acero. -¿Algo más que quieras pedirme, Agnes? -inquirió con gesto envalentonado. La había sentado en lo que era una mesa de madera entre el pasillo que conducia al despacho y conectaba con el salon comedor y la cocina. La atrajo a él sin pudor alguno, sin retirar su mirada de la contraria y sobretodo estableciendo que aunque habia caido en sus garras, sin saberlo, él se encontraba más que comodo y decidido a acercarla aún mas a él y más el poder sentirla directamente. -Porque yo tendría cuidado de retar a alguien que nunca ha sabido decir que no. -y con aquello acercó su rostro suavemente al ajeno, con delicadeza pero decision.
Hiroshi Jun
Mensajes :
30
Edad :
Edad
Genes :
Raza
Sexualidad :
Sexualidad
Pareja :
Pareja
Pb utilizado :
Hanzo
Procedencia del PB :
Overwatch
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
❝Solo —Priv. HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

❝Solo —Priv. Empty Re: ❝Solo —Priv.

Mensaje por Agnes Muller el Mar Feb 05, 2019 9:56 pm

❝I’m a
shining solo



Todo pasó de cero a cien en apenas segundos. Ella se lo tomaba todo de forma jocosa, como un juego, y el parecía haber querido más, haber leído más allá de lo que ella quería contar en los trazos de su mirada y gestos. Aquello le hizo sentir incómoda, tensando el cuerpo al mínimo contacto de sus manos contra sus nalgas y esquivando su cabeza al ladearla al lado contrario, con un gesto asqueado en el rostro. —Oye Jun… creo que te confundes...— murmuró apoyando las manos en su pecho para apartarle de encima, tanto como pudiese. —No me toques— advirtió arrugando la nariz ante su pregunta, escurriéndose bajo él sin saber cómo y saliendo rápida de encima de la mesa.

Tomó el móvil del bolsillo trasero del pantalón, llevándolo al oído con una risa nerviosa y dándole la espalda. —Vaya, me llaman— fingió, acelerando el paso al exterior y exagerando una conversación donde su hermano la llamase para volver a casa. —Oh sí, en seguida estoy en la calle Alan, pasa ya a recogerme, no hay problema— añadió continuando la mentira, cerrando puertas a su paso para evitar que la alcanzase. —Sigo en el psicólogo, no te preocupes, había mucha gente esperando— continuó, haciendo un teatrillo donde se despedía de una llamada falsa y bajando la cabeza imitando la despedida o saludo japonés. —Oh vaya, tengo que irme Jun— le informó con una sonrisa fingida, buscando con la mano tras su espalda el pomo de la puerta y retrocediendo de espaldas a ésta, sin quitarle la mirada de encima. —Ya te iré llamando para la próxima cita, aunque me encuentro genial— mintió, apartándole los ojos de encima de forma breve para abrir con prisas aquella puerta y salir rápida.

No creo que vuelva— informó, frotándose el brazo y volviendo a sonreír de forma forzada, metiendo la mano en la chaqueta para buscar el dinero y ofrecérselo, estirando la extremidad para no tener que acercarse a él. —Pero eh, todo genial, tienes un diván de puta madre— puntualizó, riendo con suavidad por el nerviosismo y tragando saliva. —Ya estoy bien, de verdad, ya nos veremos por ahí otro día, si surge la ocasión— pero de mano de ella no surgiría, porque borraría el número de Jun para no tener más contacto con él y evitaría pasar por la calle de ser necesario. Señaló un coche en la esquina del vecindario, que ni era de Alan básicamente porque no tenía coche, ni sabía a quién pertenecía, pero vio a alguien con la cabeza agachada mirando posiblemente el móvil y le pareció la coartada perfecta para huir de allí. —Adiós, Jun— y tras eso, aceleró el paso para llegar cuanto antes a aquella esquina y girar en ésta para desaparecer entre el gentío de la calle principal.





❝Solo —Priv. LFYSNNre_o
Agnes Muller
Mensajes :
115
Edad :
25 años
Genes :
Dracónica
Sexualidad :
Bisexual
Pareja :
*Laughs maniacally with a sexual undertone*
Pb utilizado :
Jinx
Procedencia del PB :
League of Legends
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
❝Solo —Priv. HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

❝Solo —Priv. Empty Re: ❝Solo —Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.