Últimos temas
» El Cuervo // Afiliación de élite
are you a savior or a slaver? ✧ priv. EmptyAyer a las 6:18 pm por Invitado

» — Dangerous Euphoria [+18] {Priv. Kotaro Hoshijiro}
are you a savior or a slaver? ✧ priv. EmptyAyer a las 5:26 pm por Natsume

» BLOOD MEMORIES +18 [Cambio de botón]
are you a savior or a slaver? ✧ priv. EmptyLun Sep 23, 2019 7:13 pm por Invitado

» Entre copas y licores.- Privado.-
are you a savior or a slaver? ✧ priv. EmptyLun Sep 09, 2019 12:16 am por Blitz Lohengrin

» Planes - Privado +18
are you a savior or a slaver? ✧ priv. EmptyDom Sep 08, 2019 11:10 pm por Erik & Namor Warfield

» Boku no hero Academia Ultimate //Cambio de Botón
are you a savior or a slaver? ✧ priv. EmptyMiér Sep 04, 2019 3:21 am por Invitado

» Deus Relinquit [Elite]
are you a savior or a slaver? ✧ priv. EmptyJue Ago 29, 2019 8:39 pm por Invitado

» Juegos y drogas [tema libre]
are you a savior or a slaver? ✧ priv. EmptyDom Ago 25, 2019 9:22 pm por Mako

» Fire Emblem Factions - Afiliación normal
are you a savior or a slaver? ✧ priv. EmptyVie Ago 23, 2019 5:16 pm por Invitado

» Affection RPG —afiliación elite.
are you a savior or a slaver? ✧ priv. EmptyMiér Jul 31, 2019 6:01 pm por Invitado

» Sᴀɪsɢᴀʟᴇ +18 [Éʟɪᴛᴇ]​​
are you a savior or a slaver? ✧ priv. EmptyJue Jul 25, 2019 11:49 am por Chaos Bloom

» BLOOD MEMORIES [Élite]
are you a savior or a slaver? ✧ priv. EmptyVie Jun 28, 2019 8:08 pm por Invitado

» Starcrossed Winners | Priv. Morgan
are you a savior or a slaver? ✧ priv. EmptyMar Jun 25, 2019 12:20 pm por Ashley Luschek

» Lahnrix [Élite].
are you a savior or a slaver? ✧ priv. EmptyLun Jun 24, 2019 3:00 pm por Invitado

» [ another way out | priv. hellen ]
are you a savior or a slaver? ✧ priv. EmptyDom Jun 23, 2019 4:11 am por Ayumu & Nemuri

are you a savior or a slaver? ✧ priv. 986VYjLhttps://i.imgur.com/EEmrEMA.jpg
Elite&Brothers

are you a savior or a slaver? ✧ priv.

Ir abajo

are you a savior or a slaver? ✧ priv. Empty are you a savior or a slaver? ✧ priv.

Mensaje por Emmanuelle Lafayette el Sáb Mar 30, 2019 4:05 pm

Are you a Savior or a Slaver?

♦ Emmanuelle Lafayette ♦ Cain Drargyaz ♦

Los reflectores estaban apagados. El silencio reinaba en el ambiente mientras que una figura estaba escondida detrás del telón. La mujer de rojiza cabellera estaba de pie con las manos juntas, jugando con sus dedos mientras contaba cada segundo que pasaba en su mente. «Trece... Catorce... Quince...», y así sucesivamente. Los enumeraba al ritmo que llevaba su respiración, pues para ella era la única manera que tenía para calmar esas ansias y nervios que amenazaban con sofocarla. Era común que se abrumara de esa manera antes del espectáculo, y aprovechaba la absoluta penumbra para dejar fluir ese lado más débil que tenía. Porque de cara a la audiencia, que esperaba impaciente desde el otro lado de la cortina, debía ser un personaje completamente diferente a Emmanuelle, desinhibido y fogoso, atrevido y sexual. «Cincuenta y ocho... Cincuenta y nueve... Sesenta». En ese instante, la tela que los separaba se corrió hacia los laterales y una de las luces la iluminó. En cuanto la música retumbó en el salón, la mujer empezó con el show.

Pero todo se trataba de una simple ilusión. Ahí no habían telones de terciopelo bordados, o un vasto escenario con un piso de vinilo. Las butacas no estaban perfectamente distribuidas en filas ni columnas, y ni pensar en que hubiese palcos para los asistentes más exquisitos. No habían trajes de vestir ni vestidos de gala, sólo sujetos con prendas más que corrientes e informales, mientras que las mujeres en su mayoría sólo sabían lucir sus cuerpos con fina y provocativa lencería. No había glamour o tan siquiera una pizca de elegancia, sólo personas que buscaban desfogar sus frustraciones con una bella y atrevida mujer. El único gran espectáculo era verlas bailar, y tal vez desvestirse, por unos cuantos billetes. Ese no era un teatro de renombre, sino un club que rozaba la mala muerte, lúgubre y sin vida. Y era el turno de Amethyst, como todos mejor conocían a Emma, para salir y hacer lo suyo. Su único «disfraz» era el antifaz con esa lencería de corsé y encaje en negro que acentuaban sus pechos, con ligueros y medias que apretaban sus muslos y piernas. Esa era su realidad.

Aunque estaba algo cegada por la luz que la enfocaba, la mujer no se dejó mellar por ese pequeño inconveniente. Así, acompasando su caminata con el lento ritmo que marcaba la música, la fémina caminó por todo el largo de una pasarela que fungía como escenario, contoneando sus caderas en cada paso que daba. Sus labios definían una sutil sonrisa que, acompañada con esa mirada cómplice que les dedicaba a unos cuantos de los presentes, delataban su carácter lascivo y coqueto, como los de una mujer que esperaba ansiosa por tener a uno de ellos en su cama. Con todos los ojos puestos en ella, Amethyst caminó hasta el tubo de acero atornillado a la tarima y acarició el frío metal hasta seguir de largo.

En cuanto llegó a su destino, al final de la pasarela, se dio media vuelta y de espalda al público se tendió lentamente sobre la superficie. Se mordió el labio inferior y cerró los ojos cuando empezó a repasar sus manos por sobre sus senos. Dejó que sus palmas se presionaran contra estos, antes que sus dedos descendieran en caricias sugerentes por su cintura y caderas hasta llegar a su entrepierna. Con movimientos circulares, dejaba que sus falanges se deslizaran por sobre la piel de sus muslos, cuando los levantó y separó en el aire. Estuvo en esa posición por apenas un segundo cuando las terminó bajando con lentitud. Flexionó las rodillas y apoyó los tacones contra el piso para levantar su pelvis, mientras sus manos retomaban ese camino de caricias, esta vez ascendente, de regreso sus pechos. Bajó las caderas y empezó a levantar su tronco con la cabeza tirada hacia atrás. Su melena caía por toda su espalda, y miraba a los presentes desde esa pose, hasta quedarse por completo sentada. Giró su torso de cara a ellos y volvió a echar la cabeza. Con la diestra apoyada contra el piso, la zurda se encargó de recorrer en caricias dicho brazo, partiendo desde la muñeca hasta terminar en su cuello.

Todo movimiento guardaba un ritmo uniforme, siempre pausado y al compás de la melodía. No disimulaba a la hora de mirar a los ávidos varones, a quienes invitaba con ese derroche provocativo a no perderse de su baile. Giró su cuerpo hacia su audiencia y, mordiéndose el labio inferior nuevamente, levantó su pierna izquierda por sobre de su cabeza. Era lo suficientemente flexible para hacer volar la imaginación de algunos, que ya empezaban a sacar los billetes gracias a esa «pequeña» demostración de sus habilidades. Al bajar la pierna, se rodó en su sitio para quedar de perfil hacia ellos, aunque a gatas. Su cuerpo se volvió a arquear y empezó a menear el trasero en círculos unas cuantas veces, nuevamente agitando su melena al son de sus ademanes. Se impulsó con sus manos para erguirse, y quedó arrodillada en el piso para que sus falanges prosiguieran con esas caricias descendentes. Aunque en esta oportunidad, tentaba a las prendas tirándolas suavemente, como si pretendiese quitárselas en medio del acto aunque realmente no fuera a hacerlo. Reposó las palmas sobre sus muslos y con la espalda ligeramente arqueada hacia atrás, empezó a mover su pelvis en círculos. Agitaba su rojiza cabellera mientras prolongaba ese sugerente movimiento de caderas, alternándolo con un sutil vaivén que le daba un aire más sexual a toda su faena. Despertar el interés de los hombres era su deber, y más cuando la paga dependía de qué tan bien se movía.

Fue cosa de minutos cuando dio por terminado su baile. Con silbidos y besos volados que dejaba atrás, Amethyst se volvió a esconder tras la cortinilla que separaba el escenario de los vestidores. No tuvo tiempo alguno de recuperar el aliento cuando fue interceptada por uno de los sujetos a cargo de ella. El hombre tenía una cicatriz en el rostro, era alto y algo rechoncho, una persona que a leguas se notaba que de peligroso tenía todo. La pobre mujer, del jalón, trastabilló unos cuantos pasos, pero cuando recuperó el equilibrio sólo le dedicó una mirada asesina. No había lugar a reclamo ni nada similar, si ella estaba sometida a la voluntad de los terceros. El silencio era inquebrantable entre ellos, pues ya sabían qué procedía después del show. Ella se dio la vuelta y recogió su cabello con ambas manos para dejar expuesto su cuello, que tenía una pequeña cicatriz. La norma en ese local era que cualquier indebter que trabajase para ellos debía diferenciarse de las demás con una correa alrededor de su cuello - así, cualquiera de los hombres que acudían sabría a qué mujer podía poseer sin lugar a reclamo. Denigrante, pero era con lo que tenía que lidiar. En cuanto le colocó el accesorio, le arrancó el antifaz de sus ojos y la empujó en dirección al salón con los demás.

Va te faire foutre —Amethyst masculló entre dientes en su perfecto francés, dando un último vistazo al sujeto. Este sólo le sonrió, sin una pizca de vergüenza en su semblante. Era menos que cualquier otro en el local, y por tanto, ese era el mejor trato que podía recibir.

Lejos del escenario y sin esas luces que la cegaban, era más fácil echar un vistazo a su cárcel. El salón principal contaba, además del escenario, con sillones y pequeñas mesas circulares que se distribuían por doquier. Al fondo del ambiente estaba el típico bar surtido con una selección de bebidas de dudosa procedencia, y a su lado izquierdo la cabina del DJ. Al lado de la entrada del local, habían unas escaleras que llevaban hasta un segundo piso, donde se encontraban los espacios privados para quien deseaba un baile privado o, en el mejor (o peor) de los casos, algo más. Todo lucía tan igual como en noches anteriores, excepto por la presencia de un sujeto de cabellera blanca y porte impecable. ¿Qué hacía un hombre como él en un lugar de poca monta como ese? Tal vez negocios, tal vez problemas. No le habría quitado los ojos de encima, de no ser porque fue interceptada y acorralada por uno de los asistentes que bien encantado había quedado con el espectáculo. Si tenía el dinero, podía reclamarla.

Faniahh/Lala/Cyalana


 
Emmanuelle Lafayette
Mensajes :
7
Edad :
21
Genes :
Humano
Sexualidad :
Bisexual
Pareja :
¿...?
Pb utilizado :
Mitsuru Kirijo
Procedencia del PB :
Persona 3
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
are you a savior or a slaver? ✧ priv. HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.