Últimos temas
» — Dangerous Euphoria [+18] {Priv. Kotaro Hoshijiro}
monster —PRIV.  EmptyMiér Sep 18, 2019 12:31 pm por Natsume

» Entre copas y licores.- Privado.-
monster —PRIV.  EmptyLun Sep 09, 2019 12:16 am por Blitz Lohengrin

» Planes - Privado +18
monster —PRIV.  EmptyDom Sep 08, 2019 11:10 pm por Erik & Namor Warfield

» Boku no hero Academia Ultimate //Cambio de Botón
monster —PRIV.  EmptyMiér Sep 04, 2019 3:21 am por Invitado

» Deus Relinquit [Elite]
monster —PRIV.  EmptyJue Ago 29, 2019 8:39 pm por Invitado

» Juegos y drogas [tema libre]
monster —PRIV.  EmptyDom Ago 25, 2019 9:22 pm por Mako

» Fire Emblem Factions - Afiliación normal
monster —PRIV.  EmptyVie Ago 23, 2019 5:16 pm por Invitado

» Affection RPG —afiliación elite.
monster —PRIV.  EmptyMiér Jul 31, 2019 6:01 pm por Invitado

» Sᴀɪsɢᴀʟᴇ +18 [Éʟɪᴛᴇ]​​
monster —PRIV.  EmptyJue Jul 25, 2019 11:49 am por Chaos Bloom

» BLOOD MEMORIES [Élite]
monster —PRIV.  EmptyVie Jun 28, 2019 8:08 pm por Invitado

» Starcrossed Winners | Priv. Morgan
monster —PRIV.  EmptyMar Jun 25, 2019 12:20 pm por Ashley Luschek

» Lahnrix [Élite].
monster —PRIV.  EmptyLun Jun 24, 2019 3:00 pm por Invitado

» [ another way out | priv. hellen ]
monster —PRIV.  EmptyDom Jun 23, 2019 4:11 am por Ayumu & Nemuri

» Antes de la tormenta de Plomo -Priv
monster —PRIV.  EmptyDom Jun 23, 2019 12:01 am por Erik & Namor Warfield

» TÆNDING CITY ✦Elite
monster —PRIV.  EmptySáb Jun 22, 2019 2:50 am por Invitado

monster —PRIV.  986VYjLhttps://i.imgur.com/EEmrEMA.jpg
Elite&Brothers

monster —PRIV.

Ir abajo

monster —PRIV.  Empty monster —PRIV.

Mensaje por Alan Duskwatch el Jue Abr 25, 2019 5:16 pm



I feel like a monster





Era cierto que muchos de los que conocían al Alan actual le describían como una persona perezosa, que le daba todo igual y con el que se podía pasar un buen rato (sin malpensar, o sí, hazlo, da igual), pero aquella noche era el Alan del que siempre quiso huir. El que iba de droga hasta las cejas, con las manos nerviosas sosteniendo un objeto punzante, ido de sí. Siempre había tratado de correr lejos del pasado, de aquél chico que tanto daño hacía a hombres y mujeres por igual, incluso a sí mismo, pero no sabía si era la rabia que no podía controlar una vez presentaron pruebas y descubrieron al asesino de su hermana lo que le estaba moviendo o que simplemente aquél chico se había adueñado de él una vez más.  

La moto estaba aparcada en un callejón, tirada casi contra la pared a medio derruir de ésta, la cara destapada pese a llevar una sudadera negra con capucha por si tenía que salir corriendo de allí sin que se le viese demasiado y obviamente, un Alan empapado por la lluvia y armado con una pistola de una sola bala dentro del bolsillo de la prenda superior y un trozo de cristal roto que sostenía en su diestra como si se tratase del mejor puñal creado. Se estaba cortando, tenía sangre manchando el vidrio y el suelo, y sabía que eso era un problema. El Alan que podía pensar y actuar con un poco más de cabeza le repetía al monstruo que se detuviese, que se fuese de allí y que la justicia hiciera lo que mejor se le daba.

Pero la justicia sobre los jueces era una mierda, era como si jamás hubiesen hecho nada, que el culpable siempre sería el inocente. Empezó a andar decidido hacia el interior del edificio de varias plantas donde descubrió que vivía el susodicho. No por una investigación digna de un CSI ni nada por el estilo, simplemente emborrachando a su hermana para hacerla escupir todo lo que quería oír y marcharse, dejándola dormida en el sofá. Que lidiase ella luego con la resaca, él tenía cosas mejores que hacer que darle analgésicos y agua para que se le bajase el alcohol.  

Ignoró el ascensor por completo. Iba corriendo escaleras arriba hacia la planta tres, con la letra B en la cabeza resonando todo el tiempo; la puerta donde aquél hijo de puta vivía. La encontró pese a la vista borrosa y los nervios, golpeando lentamente con el puño izquierdo la madera y apoyándose en la pared de al lado para tratar de sostenerse, de no marearse e irse a tomar por culo todo el plan. No era de extrañar que no abriese rápido, que tardase varios intentos en recibir una respuesta. Era de madrugada, y probablemente ni él estuviese ahí, pero allí estaba. De pie, frente a él, con una cara de sueño que no podía creerse. ¿De verdad podía dormir por las noches con aquello que hizo?

Nathaniel Walker— mencionó con calma, tomando aire y moviendo la cabeza hacia arriba, como un saludo informal. —Me cago en todos tus putos muertos, hijoputa— espetó, entrando dentro decidido, agarrándole de la camiseta con fuerza para apartarle de la salida y cerrando la puerta con rabia de un portazo.





monster —PRIV.  GTrmgJmK_o
Alan Duskwatch
Mensajes :
113
Edad :
25 años
Genes :
Impío.
Sexualidad :
Heterosexual
Pareja :
La petarda de pelo blanco
Pb utilizado :
Dabi
Procedencia del PB :
Boku no Hero
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
monster —PRIV.  HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

monster —PRIV.  Empty Re: monster —PRIV.

Mensaje por Nathaniel Walker el Vie Abr 26, 2019 10:08 pm

Aquellas noches, desde esa noche se habían vuelto su propia pesadilla personal, su incapacidad para olvidar los hechos era casi tan firme y férrea como las visiones de aquella noche. La gente tachaba a los monstruos como seres malévolos que habían siempre de ser más terribles que cualquier otra persona, que sus actos eran incomprensibles e inalcanzables para los hombres de bien. Él nunca había sido un hombre de bien, diablos hasta él que había sido un juez incapaz de no realizar su deber, incluso contando que se había ido directamente contra sus propios compañeros corruptos, contra los villanos de todo tipo y los criminales de la más baja escoria. Por supuesto. Había pasado tantas décadas luchando contra el mal que ahora él no podía quitarse esas imágenes de su mente, no entre sueños tampoco, mucho menos mientras estaba despierto motivo por el cual las ultimas semanas se las había pasado empastillado, recurriendo a somníferos para intentar apagar esas imágenes. Su piso no era nada del otro mundo siguiendo el estilo típico de sus congéneres asiáticos. El interior era normalito, como la propia apariencia de la casa, un salón abierto, una cocina con electrodomésticos cualquiera y una habitación apartada, sin vistas a ningún lado por supuesto, su sueldo aunque generoso no tenia que ser malgastado en una casa en la que iba a malgastar su espacio.

-Humpf... -fue el único murmullo que se escuchó en su habitación. El cuerpo se le hacía demasiado pesado y aquellas pastillas que llevaba tomando de forma errática no estaban funcionando de forma adecuada. Dormía sí, pero no descansaba. No con aquellas imágenes en su cabeza. Las de aquel cuerpo inerte, caliente, donde aquella marea de furia y desesperación culminaba en una intensa oleada de sangre. Si alguien alguna vez le pedía respuestas no le gustaría oír las mismas simple y llanamente porque ni él las entendía ni podría justificarse. Gruño suavemente antes de frotarse los ojos, reincorporarse poco a poco hasta que sus pies descalzos tocaron el suelo, sintió el frío de la tarima de madera antes de escuchar aquellos golpes en la puerta casi como una premonición. Pudo haberse vestido, del todo, o haberse quitado al menos la ropa que llevaba desde el ultimo día y medio, ni siquiera se había puesto un pijama con el que dormir, ya no tenia fuerzas para nada.

Caminó tranquilamente hasta la puerta, avisando de forma carrasposa que ya iba, que iba a abrir de una dichosa vez y que no era necesario que llamaran mas. ¿Quien era? En ese momento no le dio importancia pero cuando la abrió de par en par. -¿Y quien coño eres tu? -soltó sin pudor ninguno. Sin embargo no se esperó que arramblara con el sujetándole. Intentó defenderse por supuesto, se llevó las manos de manera instintiva al cinto de armas con el que había dormido, aunque en realidad no había dormido con él, ese fue su error: pensar que había dejado el arma donde la había dejado. En realidad estaba en el salón, en la mesa, había llegado y se había quitado el cinto pero las pastillas en su mente le impedían recordar donde lo había dejado. -¿Y a ti quien cojones te envía? -nadie venía por motivos personales, no tanto como para no dejárselo a una tercera parte, enfrentarse a un juez era algo peligroso y que solía terminar con la otra parte muerta en el suelo. -No me digas que.. -murmuró medio somnoliento, no porque no estuviera preocupado (en realidad no podía decir que le importaba, las drogas le habían desinhibido de toda emoción mas allá del cansancio y del agotamiento, y la culpa) -...te envían esos jueces capullos del tercer distrito, chaval, estas jugando con fuego.

Pero algo, en su tono de voz neutral, inerte y vacío que sonaba mal, que sonaba muy mal. Miro al contrario con unos ojos carentes de vida esperando que actuara, podían liarse a golpes pero el...algo dentro de él ya no quería ni luchar. Quizás era sarcástico sentir algo así con alguien que amenazaba con matarlo, al menos eso parecía habiendo irrumpido en su hogar y sabiendo perfectamente quien era.
Nathaniel Walker
Mensajes :
18
Edad :
34 años
Genes :
Humano
Sexualidad :
Heterosexual
Pareja :
-empty-
Pb utilizado :
Jesse McCree
Procedencia del PB :
Overwatch
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
monster —PRIV.  HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

monster —PRIV.  Empty Re: monster —PRIV.

Mensaje por Alan Duskwatch el Jue Mayo 02, 2019 12:33 pm



I become your
nightmare steppin' in you dreams





En los ojos de Alan se respiraba ebriedad e ira. Estaba quebrado, como si todo el dolor causado hubiese sido hacia él y no hacia otra persona, como si toda la rabia de aquél hombre se hubiese descargado aquella noche contra su cuerpo, como si hubiese sido él el cadáver vengativo que buscaba ahora justicia. Ella no lo haría, jamás se mancharía las manos de sangre, sólo sostendría papeles de justicia y lloraría en un juzgado porque le encarcelasen o para obtener una orden de alejamiento que le mantuviese a kilómetros de ella. Él había dado el paso, y se prometió a sí mismo no volver al pasado, mantenerse limpio, sin antecedentes. No por ella, sino por Cassio y su futura familia, porque quería ser alguien ejemplar, para ella, para ellos, para Aren incluso, para sí mismo. Y había vuelto a recaer en algo que prometió jamás volver a cometer.


Me envía alguien peor, Nathaniel— siseó, lanzando al aire aquél cristal y volviendo a sostenerlo, avanzando hacia él arrastrando los pies y con la mirada perdida. Podría haberse cortado más la mano con aquél objeto, tener que mutilársela o manchado el parqué con su sangre, pero le daba igual, aquella noche no sentiría el dolor, sólo la paz de haber mandado bajo tierra al causante de mayor dolor en su familia. —Me envía el rencor y la venganza de la mujer que mataste— continuó, deteniéndose frente a él y agarrando el cinturón de armas sobre la mesa del salón, descargando las armas de balas dejándolas caer al suelo y resonar contra la madera. —Pensé que tendrías huevos para mí también y no para abusar de una mujer y matarla como hiciste con mi hermana, escoria— escupió, literalmente, hacia su cara, acuclillándose frente a su cuerpo y mirándole con ojos entornados hacia los suyos, examinándole. ¿Qué había visto ella en él? Le parecía un cadáver andante, irónicamente, un hombre raro, sin valentía, un cobarde que ni siquiera merecía una muerte rápida e indolora.


Te acuerdas de ella, ¿no? La mujer delgada de pelo azul y llena de tatuajes, la que conociste en un set de fotos. La modelo erótica— intentó refrescarle la memoria, moviendo la mano que estaba apoyada por el codo sobre su propia rodilla. —Agnes Muller, la que dejaste tirada en un descampado mutilada y violada, a la que le arrancaste la piel tatuada para que no la reconocieran, a la que le hundiste el cráneo— y quizás con eso se acordase, ¿cómo iba a olvidar un críminal aquello? Ni siquiera él pudo llegar a borrar de su cabeza los crímenes anteriores, él tampoco podría conseguirlo. Se abalanzó sobre él, agarrándole del cuello y reduciéndole en el suelo, pisando con las rodillas sus manos para intentar inmovilizarle en el suelo y sacando descargando un puñetazo contra su mandíbula.


Ella tenía un futuro y tú se lo jodiste. Ella tenía toda una vida por delante y tú la mataste. Tú mataste a la mujer de mi vida— no reveló que volvía a estar viva, no aún, quería que sufriese lo mismo que él cuando tuvo que pasar por el mal rato de ir a una morgue a ver el cuerpo sin vida de la mujer que más amaba. —Creía que la querías, Nathaniel, viva, quiero decir— se burló, sin ganas, sacudiendo la mano para crujirse los huesos y volver a golpearle en la sien. —Pelea como un hombre, pégame a mí ahora, mátame a mí, hijo de puta. Ella no podía defenderse, pero yo no pienso dudar en hacerlo— tentó, arrugando la nariz con rabia y levantándose con él, aferrándole del pecho para ponerle en pie y empujarle hacia atrás con un golpe seco en el tórax.





monster —PRIV.  GTrmgJmK_o
Alan Duskwatch
Mensajes :
113
Edad :
25 años
Genes :
Impío.
Sexualidad :
Heterosexual
Pareja :
La petarda de pelo blanco
Pb utilizado :
Dabi
Procedencia del PB :
Boku no Hero
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
monster —PRIV.  HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

monster —PRIV.  Empty Re: monster —PRIV.

Mensaje por Nathaniel Walker el Sáb Mayo 18, 2019 5:01 pm

"Sabía que tarde o temprano esto pasaría. Al final luchar contra monstruos tenía ese precio, los monstruos siempre ganaban, siempre crecían mas y mas en números que acababan superándole a uno mismo. Ellos eran como una colmena, podías matar una a una pero nunca te desharías de la raíz de los problemas." -Chico -escupió con voz cansada, ni siquiera demostraba algún suave ápice de emoción como si le hubiesen arrancado algo que ya no estaba ahí -no me des sermones, haz lo que has venido a hacer, será mejor para los dos. -su voz rasposa quebró el silencio de aquella casa, aunque pareciera un edificio ocupado ni siquiera tenia que preocuparse de que alguien fuera a interrumpirlos. La primera norma de Neoarghia era que si algo pasaba, nunca abandonarías tu casa, mientras las puertas estén cerradas muy probablemente estés a salvo. Por eso nadie iba a interrumpirlos, fuera él un juez y el un criminal o que la justicia hubiera aparecido para poner fin a una de sus herramientas que se había vuelto aquello mismo que había jurado destruir y ejecutar sin importar qué. "Un hombre es dueño de sus actos, no el ambiente, ni los genes, ni nadie mas que aquel que sostiene el arma y dispara". Solía decir él. Así que él no iba a aceptar una disculpa, ni iba a darlas, las cosas eran como eran porque así eran.

-Cállate. -espetó en mitad de su narración. No quería oír algo que él ya sabía. Incluso esas drogas que debían de desconectar sus recuerdos y le dejaran dormirse eran incapaces de refrenar el ímpetu con el que habían dejado marca esos recuerdos. Actuó por puro instinto, por pánico y aunque cometió actos inhumanos lo cierto era que ni fue consciente de ellos, su mente desconectó cuando la joven dejó de respirar y algo mas se puso en movimiento su cuerpo. ¿El qué? Daba igual. Aquello no importaba. -Puedo narrarte las mas de mil trescientas cuarenta y dos muertes que he hecho, ¿crees que eso se olvida? No. -se respondió el mismo, aún en el suelo, intentando no buscar una vía de escape sino de fijarse en aquellas dos Pacemaker descargadas. -Para mi hace mucho que no hay nada, ¿con qué vas a amenazarme tú? ¿Con el infierno? -rió de forma desganada y cansada. -Deberías de haberte traído a unos cuantos amigos mas, bastaría con describir quien soy y tendrías en la puerta a mas de un puñado de criminales deseosos de vengarse. ¿Quedarse la diversión para uno solo? Oh no, eso es algo que yo suelo hacer.

Pero él nunca se había ensañado con nadie, no necesitaba torturar, él solía poner reglas: tres veces te preguntaré, no respondas y serás ejecutado. No necesitaba más, cuando disparaba en las dos primeras la gente sabia que él iba enserio y que no habría una cuarta pregunta. Cuando le levantó simplemente se apoyó en la espalda contra la pared mirándole de frente y negó con la cabeza. -¿Quieres que luche? Llegas demasiado tarde. -él no iba a luchar, ya no tenía fuerzas para hacerlo, ya no había nada por lo que hacerlo. -¿Vas a pegarme un tiro? Adelante, ¿quieres apuñalarme? ¿Cortarme en trozos? ¿Echarme a los perros? -caminó hacia la cocina para abrir uno de los cajones y le lanzó un cuchillo, ni siquiera como si fuera a clavárselo simplemente como quien lanzaba una pelota hacia otro para que la cogiera. -Échale cojones y no dudes, si tu eres la encarnación de la venganza entonces mejor tu que nadie para hacerlo. Con esas pistolas tu eres la justicia, aplícala y échale huevos de una vez.
Nathaniel Walker
Mensajes :
18
Edad :
34 años
Genes :
Humano
Sexualidad :
Heterosexual
Pareja :
-empty-
Pb utilizado :
Jesse McCree
Procedencia del PB :
Overwatch
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
monster —PRIV.  HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

monster —PRIV.  Empty Re: monster —PRIV.

Mensaje por Alan Duskwatch el Mar Mayo 21, 2019 3:22 pm

I can be rude, be in a mood, I can be rotten I can be cruel, might act a fool, but never forgotten creeping in the dark waiting for you —



Alan negó con la cabeza, apartando del alcance de ambos aquellas pistolas justicieras que el mayor tomaba para finalizar la vida de un criminal, volviendo a tomar con fuerza aquél trozo de cristal. —Creo que, una bala es demasiado rápida e indolora para un hombre tan retorcido como tú— respondió, apretando los labios. —Entiéndeme, gilipollas, tú te ensañaste con ella, yo no quiero que tengas una muerte rápida. No pienso a hacer lo mismo que le hiciste a ella, porque eso fue cruel, inhumano y de enfermos, pero te mereces algo igual o peor, que sientas lo mismo que ella sintió sus últimos minutos de vida— prosiguió, siseando al cortarse en un intento de coger de forma el cuchillo que lanzó al vuelo el juez. Más pruebas en la escena del crimen, pero ya le daba igual. ¿Le atrapaban? ¿Le mandaban a la cárcel? Se había asegurado de dejar una carta pidiendo perdón a Cassiopea con todas las mentiras que tuvo que vivir ciega, desde sus deslices con Agnes a todo lo que Kaida habló con él antes de comprarla y después, los reales planes que ella tenía para su mujer. También la alentaba a encontrar a alguien mejor y a seguir adelante con el embarazo. Ya se había cubierto las espaldas si se iba a la cárcel, no le importaba que en las pruebas del lugar hallasen su sangre y le relacionaran con otros casos de asesinato, robo o violación. Ya le importaba todo más bien nada.

Se limpió la sangre de la mano en la camiseta, volviendo a él y agarrándole del pelo para echarle la cabeza hacia atrás. Estuvo tentado en cortar de forma limpia su garganta y dejar que se ahogase en su sangre, pero sabía que eso era demasiado rápido e indoloro, dentro de la escala de la tortura, quería decir. Tampoco sabía qué cojones hacía él con aquél hombre allí metido. Alan era mucho más bajo y delgado que él pese al gimnasio y la experiencia de la calle; Nathaniel con un par de golpes podría acabar con él más rápido que Alan con su vida, o simplemente en un forcejeo, librarse sin problemas por simplemente el peso, la fuerza y la altura.

Se quitó el cinturón; iba a recrear escenas del asesinato que comentaron de su hermano, solo que no sobrepasaría la línea del abuso sexual como él lo hizo; Alan no estaba tan enfermo como para hacerlo. —No me lo tengas en cuenta, Nathaniel. Voy a ser padre, entiéndeme, no quiero que un enfermo sexual y asesino como tú esté suelto por ahí y dañe a mi hija por ir sola por la calle cuando crezca un poco, tampoco que mi otra hermana tenga que lidiar contigo en un encuentro nocturno. O cualquier otra mujer, la mía, por ejemplo— continuó, rodeándole el cuello con el cinturón y metiendo el cuero dentro de la hebilla, tirando con fuerza para un intento de ahorcarle, presionándole con fuerza la garganta y sosteniéndole la cabeza para dejarla apoyada contra la pared, lo más alejada de él posible. Le daba igual que usase las manos, ya dijo que no iba a oponer resistencia, y aunque no le creyó, le dio la oportunidad de luchar por su vida, lo que él no tuvo huevos de darle a Agnes.

Cerró el puño derecho para descargarlo con fuerza e ira contra la sien del mayor, destrozándose los nudillos, pero le dio igual cuando escuchó la carne rugir por el impacto. Volvió a golpear con ganas, apretando los dientes y la mano aunque supiese que eso le destrozaría los huesos de la diestra. Le daba igual salir mal parado si con eso vengaba una vida. No supo cuánto tiempo se estuvo ensañando con su cabeza a golpes, cuando supo que la asfixia llegaría al último segundo, retiró el cinturón para dejarle respirar y dio un puñetazo directo a la nariz del hombre. Tomó de nuevo aquél cuchillo que guardó en una de las trabas del pantalón, dando un tajo largo en su abdomen, nada profundo pero lo suficiente como para causar una hemorragia. Seguido de aquello, fue directo a cortar su cuello.

Y cuando lo hizo, supo que ya no había vuelta atrás, que iría a la cárcel por asesinato a un “justiciero”, pero ya le daba igual, iba hacia adelante con todas las consecuencias. Soltó su cabeza y dejó que el cuerpo se desplomase por la pared llena de sangre, pateando su costado y sintiendo su cuerpo dolorido y en shock, mirando al hombre allí tirado y abriendo los ojos de par en par. —Lo siento, Cass— fue lo único que le salió de los labios, acababa de arruinarse la vida a él mismo y a su mujer, seguramente también a sus hijos , y era lo que más lamentaba, porque ella no merecía aquello.






monster —PRIV.  GTrmgJmK_o
Alan Duskwatch
Mensajes :
113
Edad :
25 años
Genes :
Impío.
Sexualidad :
Heterosexual
Pareja :
La petarda de pelo blanco
Pb utilizado :
Dabi
Procedencia del PB :
Boku no Hero
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
monster —PRIV.  HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

monster —PRIV.  Empty Re: monster —PRIV.

Mensaje por Nathaniel Walker el Jue Jun 06, 2019 3:58 pm

-Entonces hazlo de una vez, gastar saliva claramente no va a servirte de nada, tampoco va a servirme a mi. -pero él no hablaba para intentar aplazar su propio juicio mas bien lo contrario, quería ver si llegaba cuanto antes. Si esa agónica parsimonia y monotonía, esa presión asfixiante en el pecho al que se había acostumbrado y asentado en su garganta y no le dejaba respirar, ni concentrarse, pero no le mataba ni le soltaba ni aun cuando durmiera. -Casi pareces preocupado -rió muy brevemente, un mero bufido que escapó de su boca antes de apoyar el rostro contra aquella pared, al menos la parte anterior de la cabeza. -¿que esperas que pase cuando me mates? ¿Crees que alguien vendrá a buscarte por matar a un juez? -eso sí que le hizo reír, hasta el punto de caminar lentamente a una de las estanterías donde descansaban una serie de botellas y tomó una de cristal medio llena, o medio vacía. A medias. -¿Te importa? -preguntó pese a no esperar una respuesta, retirando el tapón de cristal y dejándolo caer al suelo mientras daba un alargado trago. -Si has investigado algo de mi seguro que sabes de sobra que a las megacorps no les importo porque nunca he sido su perro faldero. -así que literalmente no habría nadie que dijera nada, apartarían el cadáver, lo tirarían en algún sitio, y se quedarían con el hogar que tenia. Como si él nunca hubiera existido.

Su tirón le hizo gruñir sobretodo porque el contenido de lo que estaba bebiendo se cayó en el suelo. -Ten un poco mas de cuidado joder, me gasté mas de cien mil créditos en este licor, no me lo malgastes. -la botella merecía probablemente mas cuidado que el que él fuera a recibir pero aprovechó para dar otro trago sin importar si por la postura este líquido ambarino se deslizaba por su piel manchandola. Ya no importaba nada. Menos el alcohol. -No me cuentes tu vida, no me importa, ni lo mas mínimo. -él no le conocía y aunque lo hiciera, el que fuera a matarlo hacia que le importara más que poco. -Vamos, hazlo de una puta vez y déjate de mariconadas porque a este ritmo me pegaré el tiro yo mismo.

Los siguientes golpes llegaron, junto a aquella sensación de asfixia, pero no total, si le apretara lo suficiente los dos sabían que le rompieran la tráquea y ahí se terminaría todo pero no era capaz de hacerlo. Los golpes contundentes si que fueron dignos de causar un siseo y una fuerte jaqueca, la gente se piensa que uno es consciente cuando te dan una paliza, pero no es verdad. Notas el dolor, hasta cierto punto, luego solo te duelen diferentes cosas. Sí que sintió la traquea cerrándose por la presión del cinturón y dentro de lo que pudo no forcejeó, su cuerpo instintivamente necesitaba aire pero el alcohol era bueno tumbando hasta los instintos mas básico. Tumbado contra el suelo por la violencia de los ataques tampoco intentó levantarse, ni cuando pudo respirar siquiera. Tosió sangre, de su nariz emanaba un lento pero notorio chorro de sangre, por la incapacidad de respirar por esa zona, y tener que relegar en la boca habría dicho que le partió la nariz, por cuantos sitios no importaba.

Giró con dificultad poniéndose de espaldas. Gruñó, ni siquiera alguien como él no iba a sentir el dolor pero le faltaba un brazo, ¿crees que no sabe bien lo que es el dolor? Lo que si que distinguió de aquellos pulsos de dolor y furia que descargó en él fue la punzada que le atravesó el cuello. Se reincorporó como pudo, tropezándose con la nada ante sus pocas fuerzas. Su cuerpo tembló, compungido y sintiendo una extraña niebla instalarse en su mente. Su cuerpo viró, moviéndose lentamente, sus ojos se pusieron blancos. La falta de sangre era demasiada como para mantener la consciencia mucho mas. Su pulmones se encharcaron de sangre, llenándose hasta desbordarse. Su corazón palpitó de forma imperiosa incapaz de poder mantener el organismo vivo y todo se volvió oscuro. Su cuerpo cayó hacia atrás, sus noventa kilos se dejaron caer contra la estantería. Los cristales se quebraron, el sonido estridente de las esquirlas precedieron a un seco golpe que detuvo el cuerpo del juez. Las botellas de licor cayeron estampándose y mojando el cuerpo aun caliente y...se hizo el silencio.
Nathaniel Walker
Mensajes :
18
Edad :
34 años
Genes :
Humano
Sexualidad :
Heterosexual
Pareja :
-empty-
Pb utilizado :
Jesse McCree
Procedencia del PB :
Overwatch
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
monster —PRIV.  HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

monster —PRIV.  Empty Re: monster —PRIV.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.