Últimos temas
» El Cuervo // Afiliación de élite
Two Cats, One Night (Priv. Trish) EmptyAyer a las 6:18 pm por Invitado

» — Dangerous Euphoria [+18] {Priv. Kotaro Hoshijiro}
Two Cats, One Night (Priv. Trish) EmptyAyer a las 5:26 pm por Natsume

» BLOOD MEMORIES +18 [Cambio de botón]
Two Cats, One Night (Priv. Trish) EmptyLun Sep 23, 2019 7:13 pm por Invitado

» Entre copas y licores.- Privado.-
Two Cats, One Night (Priv. Trish) EmptyLun Sep 09, 2019 12:16 am por Blitz Lohengrin

» Planes - Privado +18
Two Cats, One Night (Priv. Trish) EmptyDom Sep 08, 2019 11:10 pm por Erik & Namor Warfield

» Boku no hero Academia Ultimate //Cambio de Botón
Two Cats, One Night (Priv. Trish) EmptyMiér Sep 04, 2019 3:21 am por Invitado

» Deus Relinquit [Elite]
Two Cats, One Night (Priv. Trish) EmptyJue Ago 29, 2019 8:39 pm por Invitado

» Juegos y drogas [tema libre]
Two Cats, One Night (Priv. Trish) EmptyDom Ago 25, 2019 9:22 pm por Mako

» Fire Emblem Factions - Afiliación normal
Two Cats, One Night (Priv. Trish) EmptyVie Ago 23, 2019 5:16 pm por Invitado

» Affection RPG —afiliación elite.
Two Cats, One Night (Priv. Trish) EmptyMiér Jul 31, 2019 6:01 pm por Invitado

» Sᴀɪsɢᴀʟᴇ +18 [Éʟɪᴛᴇ]​​
Two Cats, One Night (Priv. Trish) EmptyJue Jul 25, 2019 11:49 am por Chaos Bloom

» BLOOD MEMORIES [Élite]
Two Cats, One Night (Priv. Trish) EmptyVie Jun 28, 2019 8:08 pm por Invitado

» Starcrossed Winners | Priv. Morgan
Two Cats, One Night (Priv. Trish) EmptyMar Jun 25, 2019 12:20 pm por Ashley Luschek

» Lahnrix [Élite].
Two Cats, One Night (Priv. Trish) EmptyLun Jun 24, 2019 3:00 pm por Invitado

» [ another way out | priv. hellen ]
Two Cats, One Night (Priv. Trish) EmptyDom Jun 23, 2019 4:11 am por Ayumu & Nemuri

Two Cats, One Night (Priv. Trish) 986VYjLhttps://i.imgur.com/EEmrEMA.jpg
Elite&Brothers

Two Cats, One Night (Priv. Trish)

Ir abajo

Two Cats, One Night (Priv. Trish) Empty Two Cats, One Night (Priv. Trish)

Mensaje por Johan Christie el Mar Mayo 07, 2019 4:06 am

Muchos creen que ese joven se pasa la vida en las nubes a veces, viviendo a su ritmo y sin hacer caso particular a nadie o nada. Camina a veces por las calles chocándose con la gente al andar muy distraído y a veces se mete en peleas solo por no saber mantener su boca cerrada, como todo un gato problemático que no duda en lanzarse a defender su basurero o el ultimo pescado de la nevera. Le divierte, esta en su actuar y esto difícilmente va a cambiar, pues gusta vivir la vida a su ritmo.

Y es por esto que, posiblemente sin motivo alguno, el joven se encontraba caminando en los tejados de la zona de edificios mas antiguos de la ciudad, ahí donde aun existía tecnología pero no tanta como en otros apartados. Algunos tejados aun eran de ladrillos y otros de metal, pero el joven con su capacidad nunca resbalaba o siquiera se tambaleaba a no ser que así lo quisiera. Con su brazo biónico, un cacharro viejo y oxidado ganado en una apuesta, sujetaba una botella de leche recién comprada de una tienda, bebiendo de vez en vez y entre salto a salto.

Era todo un gato de la noche, vistiendo esa ropa algo atrofiada, agujereada en partes y con lo único destacable en forma de esa larga gabardina negra que le llegaba a los talones y lo cubría casi por completo. Un gato negro, de esos que dan mala suerte a todos y con quienes no son buena idea encontrar en los buenos días, a pesar de que ahora era de noche y apenas seria visto o encontrado por alguien en la cima de esos edificios. Claro que él realmente no es peligroso o guste dar mala suerte, aunque a veces pasa lo contrario.

Sin trabajo, sin peleas callejeras, sin nadie que intente matarme o sin la doña mandándome ordenes para algún trabajo divertido—se sentó encima de una chimenea, apoyado y demostrando una expresión aburrida, decepcionado—. Así se siente la vida normal de un vagabundo. ¿No hay nada emocionante o alguien interesante por conocer?—le preguntó al gato persa a su costado, que en vez de responderle solo se lavaba la cara con sus patitas. Quizás necesitaba conocer nueva gente.

Estaba por tirar la botella e irse a buscar una esquina donde dormir, pero justo ahí la vio. No estaba seguro, era una figura oscura en la noche, saltando de tejado en tejado como una tigresa al correr tras su presa en la selva. Era ágil, liviana como el viento y sin parecía contar con prisa. Estaba a dos o tres techos de él, suficiente para llamar su atención y, sin pensarlo mucho, correr justo en su dirección, siguiendo a la perfección sus pasos.

Hey—saludo mientras corría a su lado, saltando a la par de ella cuando debía y casi estando a su misma distancia, solo a un paso detrás. El joven observo esa rara e inusual mascara de gato, visible incluso en la oscuridad gracias a la luz de la luna y de un millón de luces de los faroles de cada esquina—¿No te dijo tu madre que correr en los tejados es peligrosos? Claro que eres una gatita y eso, pero igual podrías acabar cayendo a una muerte segura. ¿También tienes nueve vidas? Las vas a necesitar, gata—comentó el joven, sonriendo alegre al encontrar algo interesante.

¿De que estaría corriendo?
Johan Christie
Mensajes :
96
Edad :
24
Genes :
Kinetica
Sexualidad :
Heterosexual
Pareja :
¿Comida?
Pb utilizado :
Train Heartnet
Procedencia del PB :
Black Cat
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
Two Cats, One Night (Priv. Trish) HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

Two Cats, One Night (Priv. Trish) Empty Re: Two Cats, One Night (Priv. Trish)

Mensaje por Trisha S. Denver el Miér Mayo 08, 2019 2:22 am

Confía en tus instintos, decía. Corre en dirección al pez gordo y deja las sobras para otros, decía ¡Ataca la fuente y confía en tus habilidades, decía!

Malditos perros del gobierno.

Si hubieses puesto una mínima de atención, tal vez ahora mismo no estarías corriendo por los techos cual gatita fugitiva ¡Pero no! Te aventuraste a meterte en la boca del lobo y así te encontrabas. No puedes escapar de los problemas creyendo que vas a salir airosa cuando sabes, perfectamente bien, que estás errando en el principio más grande de todo ladrón profesional: esperar a que el río se revuelva para obtener la ganancia, como los pescadores experimentados.

Ahora ¿Por qué terminó de este modo? La cuestión está en que esta loca, así como la ven, decidió correr el riesgo de pelear contra un enemigo que superaba las expectativas, sin conseguir la suficiente información como para ir con un plan seguro y una puesta en escena más armada. Ahora mismo está pagando las consecuencias del error, saltando de tejado en tejado con una rabia que corroía su mente pobre y desventurada, pero no tenía miedo. Estaba preocupada, sí, pero sabía perfectamente que podía salir de esto, como siempre lo hizo.

Eso, al menos, sería posible si alguien no se metiera en el camino.

Con una máscara de gato puesta en su rostro, su ropa semi ajustada en color negro completo, y una bolsa llena de un dinero que pudo obtener cual pequeña tajada de todo el botín que tenía planeado robar, seguía pensando en cómo salir de esta. Escuchaba el ladrido de los perros del gobierno, aquellos que osaban llevar el nombre de jueces cuando ni siquiera saben discernir su mano derecha de su izquierda, exigirle que se detenga de una buena vez.

Agarró envión cuando el aire necesario empezó a rodearla ¡Benditas sean sus habilidades kinéticas! Al menos le daban la fuerza y el impulso necesario para poder maniobrar y perderse. Cada vez más lejos, escuchaba las voces de los sabuesos del gobierno, en la noche que prometía una victoria agridulce. No entendía, esta vez tenía la corazonada de que algo bueno pasaría, entonces, ¿por qué todo salió tan mal? Ni ella lo podía entender.

—Hey...

Su cuerpo se tensó de inmediato, pero no paró de correr. No iba a mirar al costado, no iba a mirar hacia atrás, no podía apartar la atención que tenía fija hacia adelante. Su mente tenía que enfocarse en lo que estaba pasándole, mas era imposible cuando tenía a un completo extraño corriendo al lado y con un habla que profesaba un desconocimiento total de la situación en la que se involucró por su maldita curiosidad, saltando con ella de techo en techo, como un gato imprudente que se metía en algo que podía ser superior a sus fuerzas. Trisha no lo miró, siguió corriendo como si no existiera, hasta que escuchó la voz que había creído perdida.

—¡La criminal tiene un cómplice! —
... ¡Mierda!—. ¡Están en el sector 7G, apresúrense, no conocemos el grado de peligro que tiene su compañero, pero ella es en extremo escurridiza!

¡NO! ¡No, no no no no no no! ¡Esto no podía ser verdad! Su corazón latía a mil por hora y sus piernas empezaban a fallar. Estaba en un aprieto ¡Estaban en un aprieto!

—Maldito gato entrometido —replicó en medio de su rabia, con una voz agravada por tener la máscara bolqueando su sonido— ¡Ven aquí, desgraciado!

Tomó el brazo humano de ese chico al que pudo ver de reojo, sin contemplarlo por el tiempo, y corrió con una velocidad mayor. El siguiente salto sería demasiado difícil de hacer para una persona normal, pero Trisha no era, precisamente, una persona normal. Con un simple pisotón, y llevando al animal a cuestas, saltó de un tejado a otro, separados por una distancia de vacío que podía poner nervioso a cualquiera. Sus ojos no se separaban del frente, y su mente no podía dejar de pensar en que un maldito ser inocente estaba metido en medio de un problema demasiado grande.

Los jueces los perseguían ¡Los miraban! Pero ella no tenía tiempo de ver dónde estaban, solo podía salvar a este energúmeno.

—Te callas la boca y corres ¿entendido? Si te detienes por un momento, te convertirás en comida para perros del gobierno, y te lo aseguro... no será bonito lo que te harán en prisión.

No era necesario ser un experto para saber lo que pasaba... Aunque dentro de su mente se preguntaba el por qué lo estaba ayudando, era un completo desconocido al que apenas le había visto de refilón, pero ahora ella estaba con él, corriendo y esforzándose en el uso de sus habilidades para poder salvar el cuello de este equis en la vida que de la nada apareció.


adfasdfasdf
Trisha S. Denver
Mensajes :
15
Edad :
20 años
Genes :
Humana | Kinética
Sexualidad :
Heterosexual
Pareja :
Jaja salu2
Pb utilizado :
Saya Minatsuki
Procedencia del PB :
Black cat
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
Two Cats, One Night (Priv. Trish) Z9s3HCQB_o

Volver arriba Ir abajo

Two Cats, One Night (Priv. Trish) Empty Re: Two Cats, One Night (Priv. Trish)

Mensaje por Johan Christie el Miér Mayo 08, 2019 11:30 pm

Si, hizo completamente bien en perseguir a una completo desconocida en la oscuridad, saltando de techo en techo debido a estar siendo perseguida obviamente por algo o alguien. Creyó en principio que se trataba de una loca, alguien que practica parkour o que simplemente se hallaba corriendo en los tejados por alguna razón desconocida para el mundo entero. No le importo, intereso ni le dio siquiera temor el descubrir sus razones para mantenerse en movimiento a tanta velocidad, incluso llevando un especie de bolsa con ella que creía saber de donde la había sacado.

Y ahí los escucho, la razón de este problema y de la mayoría de problemas a los que ha enfrentado desde que su nombre y su rostro ha sido marcado por tanto jueces como caza recompensas: ser perseguido por sus crímenes, menores, al igual que ahora esta señorita que luego de escuchar como ambos fueron localizados, y que también identificaron al joven gato como parte de su banda, fue tomado de su brazo y llevado con ella a todas prisas.

Criminal, entonces—pronuncio, al tiempo en que se aproximaban al borde del edificio. Si saltaban de ese lado serian condenados—Eh, Kuro Neko, lo de tener muchas vidas era una broma, pues si saltamos de aquí vamos a mor-—no acabo antes de que, siendo tirado por la contraria, saltaran de una distancia de la que ni él se atrevería a intentar.

Un destino cruel les aguardaría en cuanto la gravedad hiciera lo suyo y fueran tirados contra el frió piso, lo cual Johan se dio cuenta que no ocurrió. La chica a su lado debía contar con alguna técnica secreta ninja o algo parecido, pues su cuerpo, y él del joven al estar con ella, se sintieron mas ligeros como si fueran una brisa nocturna. Llegaron al otro extremo gracias a esto.

…hay que hacerlo de nuevo. ¡Eso fue muy divertido!—sonaba como un enano que acababa de experimentar por primera vez una montaña rusa— ¿Callarme la boca? Creedme, si fuera tan fácil ya muchos lo hubieran hecho. De paso, siempre puedo decir que soy tu rehén y por eso me vi forzado a ir contigo—comento en broma, pues ambos estaban del mismo bando cuando se trataba de correr de los jueces.

Continuaron corriendo de techo en techo, pero el ruido incesante de pasos siguiendo al par no terminaba. Los jueces usaban sus trajes biónicos, de esos con exoesqueleto, para mejorar sus capacidades físicas y así seguir el ritmo al par. Incluso aunque saltaran distancias increíbles de techo en techo, varios de los soldados se las ingeniaban para elevarse en los aires y no perderles la pista.

En poco tiempo serian rodeados si no hacían algo.

Déjame adivinar, ¿ladrona? Digo, solamente una ladrona o una espía rusa usaría un traje negro tan ajustado, pero no tienes acento ruso. Además, esa bolsa que llevas contigo se ve muy particular. ¿Joyas? ¿Créditos? ¿La cabeza de tu ex novio que era presidente de alguna Megacorps? Espero que no sea esto ultimo—el chico conversaba con ella como si fuera una cita en un bar, alegre como él solo. Se ha pasado toda su vida perseguido por tanta gente que ya hasta parecía acostumbrado. De todos modos, el joven hizo a un lado a la señorita enmascarada al notar un puntero rojo apuntando a su cuerpo, quedando ambos justo detrás de una gran chimenea industrial de encima de la fabrica donde ahora pisaban— Mal asunto, ya llegaron los francotiradores. Serán perros o cosas peores, pero puntería no les falta. Que aguafiestas.

Johan observo por el costado, para luego ver debajo de él. El techo, al menos en donde estaban parados era de cristal, dejando al descubierto que se encontraban parados en el techo de una fabrica de animatronicos y androides usados para ferias infantiles y parecidos. Desde ahí vio algunos que eran adorables incluso en la oscuridad, otros que le darían pesadillas a cualquier persona con miedo a esas criaturas con rostro de animales hechos como robots.

Curioso…—con una sonrisa algo tensa, Johan observo que una pequeña fisura se creo en el vidrio donde ambos estaban parados, una que se iba agrandando poco a poco hasta que ya prácticamente estaba a un segundo de romperse— Por si las moscas, ya digo que esto es culpa tuya. ¿Andas comiendo mucha lasaña, gatita?—sentencio, justo cuando dos miras los apuntaban a ambos, solo para que el vidrio se rompiera por completo y ambos cayeran dentro de esa fabrica de animatronicos, salvados en el ultimo segundo.

Curiosamente, la mayoría eran animatronicos de gatos.
Johan Christie
Mensajes :
96
Edad :
24
Genes :
Kinetica
Sexualidad :
Heterosexual
Pareja :
¿Comida?
Pb utilizado :
Train Heartnet
Procedencia del PB :
Black Cat
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
Two Cats, One Night (Priv. Trish) HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

Two Cats, One Night (Priv. Trish) Empty Re: Two Cats, One Night (Priv. Trish)

Mensaje por Trisha S. Denver el Jue Mayo 09, 2019 1:20 am

Estaba en serios problemas.

Había algo que odiaba más que cualquier cosa en este mundo: los punteros infrarrojos.

Estaba hasta la madre de la situación, sentía urticaria en todo el cuerpo por los nervios, y la decisión de ayudar a este charlatán que parecía bromear con ella a cada momento le era altamente insoportable. Sabía a la perfección que tenía que asumir las responsabilidades y consecuencias de sus actos, pero esto era, sin lugar a dudas, algo que no podía sobrellevar ¡Porque nunca le había pasado en esta maldita vida que le tocó! Siempre se encontraba idiotas, bastardos y hasta pervertidos asquerosos a los que, por milagro, evitaba con todo lo que ello significaba, pero esta vez encontró a un niño pequeño encerrado en un cuerpo de hombre de mirada felina.

Cuando sintió cómo es que el cristal cedía bajo sus pies, sus nervios dispararon para cualquier lado y su cuerpo estaba tenso. Sabía que ella podía salir de esa caída, pudo sobrevivir alturas peores y caminar como la diva empoderada que era. No quiso mirar abajo, no quiso pensar en que estaba cayendo aunque para ella no era realmente un problema, la situación le estresaba más que cualquier cosa. Esta vez no sujetó al muchacho, no tuvo tiempo cuando la gravedad jugó contra él, pero ella logró acumular el aire suficiente para caer de pie como una acróbata en medio de un cementerio de robots perturbadores que parecían mirarlos, escudriñarlos de manera tétrica y espeluznante. Aun así, el comentario anterior a caer que soltó ese maldito desgraciado se presentó en su cabeza, volteando al muchacho con una mirada furibunda que no podía apreciarse gracias a la máscara que tenía cubriendo su cara.

—Me... llamaste... ¿gorda? ¡Ni que fuera Garfield! —
... Silencio momentáneo—... No, pos, yo a ti te hago puré de gato.

Después de hablar, la joven presionó su puño con fuerza y, haciendo uso de una potencia muy alta —sin ánimo de querer matarlo realmente—, le propinó un señor puñetazo en su hombro humano para que le doliera. Se contuvo ¡Claro que sí! porque si le daba a la cabeza —cosa que de verdad quería— lo iba a desmayar, y no quería cargar con un cuerpo inerte en medio de una persecución en donde su vida estaba en riesgo. Sabía a la perfección que estaba escasa de tiempo, no quería tener problemas con un chico al que metió en esta situación de manera extraña y mucho menos ser la causa de su posible muerte. Se quedó quieta, mirando al contrario mientras sentía que su máscara la asfixiaba. No podía sacársela porque no quería que él la descubriera, pero al menos podía contemplar mejor a la persona que tenía delante y no delatar su impresión al verle mejor.

Era un prospecto físico interesante, lo tenía que admitir, pero no era el momento de pensar en cosas así.

—Hay que moverse, seguramente tienen todo este lugar rodeado.

Aseguró con una voz llena de esa severidad que la caracterizaba demasiado. Sus ojos se desviaron no solamente a la mochila que tenía aún colgada en su espalda, sino a las fundas de pistolas que ahora mismo llevaba en el cinturón sujeto a su cadera. Suspiró, porque odiaba hacer uso de las armas de fuego para atacar, pero era necesario en momentos en donde la vida propia y la de otro estaba en riesgo. Sacó las armas, preparó los cartuchos, y quitó los seguros de ambas para esperar a las personas que estaban afuera. Por si acaso, observaba a los animatronics que yacían en el suelo, regados por todas partes por causa del desastre que trajo su caída.

—No me da tiempo de activarlos a todos para poder crear una distracción, pero podría usarlos como proyectiles en caso de ser necesario.

Miró hacia arriba, al cristal que se había roto, y recordó lo que él había hecho. Estaba demasiado agradecida, él la apartó en ese momento, cuando estuvo a punto de recibir un disparo en la cabeza de tal forma que moriría. Se quedó quieta, para luego observar al muchacho bajo la máscara, inexpresiva y demasiado severa, incluso daba algo de miedo.

—Gracias por ayudarme en ese momento, cuando estuvieron a punto de dispararme... te debo una —Su voz era neutral, no profesaba una emoción real—... En efecto, y como entendiste antes, soy una ladrona, y por ese motivo prefiero que te mantengas al margen. No querrás meterte en esta situación —añadió con nerviosismo— No creo que hayan visto tu rostro, por lo que pretendo que te alejes de aquí cuanto antes para no tener más problemas de los que ya te causé. Haré de señuelo para que puedas escapar, por favor, cúbrete para que no te identifiquen.

No pudo decir el resto de las cosas que tenía pensadas, quería responder a todas las barbaridades que dijo anteriormente, pero la voz de los perros del gobierno, sus pisadas y el acercamiento a la puerta eran algo que ella podía sentir. El propio aire se lo decía, no tenía otra alternativa, debía actuar sea como fuere.

—Aquí vienen —añadió con ceremonioso respeto—... busca una salida, pero ten cuidado... estamos rodeados.

Era matar o morir, una de dos.


adfasdfasdf
Trisha S. Denver
Mensajes :
15
Edad :
20 años
Genes :
Humana | Kinética
Sexualidad :
Heterosexual
Pareja :
Jaja salu2
Pb utilizado :
Saya Minatsuki
Procedencia del PB :
Black cat
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
Two Cats, One Night (Priv. Trish) Z9s3HCQB_o

Volver arriba Ir abajo

Two Cats, One Night (Priv. Trish) Empty Re: Two Cats, One Night (Priv. Trish)

Mensaje por Johan Christie el Jue Mayo 09, 2019 2:36 am

Su mala suerte de gato negro lo volvió a salvar junto con la señorita ladrona, a pesar de que ahora se encontraba con otro peligro: morir por la caída. Se encontraba algo alejado de la contraria para intentar ser salvado por sus capacidades con el viento, por lo que utilizo su brazo biónico chocando este contra una de las maquinas y aferrándose a estas, descendiendo mas lentamente hasta finalmente tocar el suelo. Se alegro al notar que la otra consiguió un aterrizaje preciso y delicado, como una de esas doncellas que danzan en la luna llena bajo un lago. Toda una artista en el arte de robar, saltar y caer con elegancia.

Se acercó para verificar que algún vidrio no le hubiera caído encima o lastimado, deteniéndose a su costado al escuchar sus primeras palabras.

¿Eh? La verdad no dije gorda, pero si te sentías aludida a ello…—iba a empezar a continuar sus bromas hasta que escucho sus ultimas palabras, mas una amenaza que otra cosa—Espera, que…—lo siguiente que sintió fue un gran dolor en su hombro, uno muy grande y que no estuvo lejos de dislocárselo. Se agarro la zona con su brazo metálico, casi soltando un chillido de dolor que fue dejado de lado debido a que se mordió la lengua—¡Bruta! ¿Cómo puedes tratar a tu rehén de esa forma? ¡Eres la peor secuestradora que me ha tocado!—le gritó, no realmente enojado o algo parecido. Parecía un gatito molesto por que su cola fue pisada.

Debía admitir que contaba no solo con fuerza, sino con una técnica feroz a la hora de golpear. Es un peleador callejero, se mete en peleas todo el tiempo y le ha tocado cada tipo, pero esta era la primera vez en que sintió tanta perfección entre golpe, técnica e impacto. Era buena, muy buena y con quien no era debería meterse a no ser que quisiera un hueso roto.

De paso, era imposible que fuera gorda. Johan solo veía un cuerpo en buen estado, con cuervas pero no de aquellas provocadas por grasas de mas. Eran buenas curvas y eso lo sabia.

Hey, si te hubieran disparado esta noche se volvería solitaria y aburrida. Que tu me salvaste de ellos, de paso—contestó a su agradecimiento, moviendo su brazo de un lugar a otro. Observo con interés a todos esos juguetes robots con forma de gatos y algún otro animal. Estaban completamente rodeados por estos, como un ejercito entero. Daban miedo, hasta el mas bravo soldado se orinaría si apareciera frente a ellos—Vaya, aparte de golpeadora, eres otra aguafiestas—dijo, mientras se movía uno a uno los animatronicos uno por uno. Algunos con forma de gatitos gigantes, otros leones, panteras, guepardos, tigres, pumas, chitas y otros felinos. Todos eran escalofriantes con esos ojos rojos brillando en su oscuridad— ¿Te parezco acaso un perro que abandona o muerde a otro perro por un hueso? Somos gatos, señorita ladrona que no esta para nada gorda. Los gatos nos ayudamos a cazar ratones, no nos peleamos por ver quien huye primero. Mas cuando peleamos contra perros bravos—alego con una sonrisa alegre, brillando esta en la oscuridad.

Ahora tras cada entrada una fila entera de esos animales mecánicos ocupaba los pasillos, todos escondidos tras un manto de oscuridad. La puerta estaba a punto de ser abierta por ser forzada por los jueces, no quedando mucho tiempo. La función iba a empezar y cada uno tenia un puesto que cumplir.

Dejemos que nuestros hermanos felinos nos ayuden—al decir aquello, Johan se acercó a ella para bajar con su mano humana la mano en la que ella tenia un arma. No es de asesinar y prefería que la gente no lo hiciera, aunque sabia que era una idea inocente. En ese mundo es matar o ser asesinado— Encontraremos un árbol donde subir mientras ellos los distraen—alego con otra sonrisa, al tiempo en que tocaba ahora la maquina a su lado.

Hileras centelleantes de electricidad pura rodearon rápidamente el brazo biónico de Johan, ligeras, extravagantes y juguetonas. Sin decir palabra, el joven redirigió esos rayos a cada uno de los felinos robóticas colocados por toda la fabrica, encendiéndose estos y, poco a poco, moviéndose al frente. Justo entonces las puertas se abrieron y dejaron paso a los jueces.

Seguro se mean encima, ahí aprovechamos—Johan tomo de su brazo para ocultarla detrás de la maquinaria, al tiempo en que ya escuchaba gritos de terror y disparos por todas partes. Los jueces entraron a una casa de miedo y ahora se encontraban desconcertados tal bizarro enemigo.
Johan Christie
Mensajes :
96
Edad :
24
Genes :
Kinetica
Sexualidad :
Heterosexual
Pareja :
¿Comida?
Pb utilizado :
Train Heartnet
Procedencia del PB :
Black Cat
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
Two Cats, One Night (Priv. Trish) HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

Two Cats, One Night (Priv. Trish) Empty Re: Two Cats, One Night (Priv. Trish)

Mensaje por Trisha S. Denver el Jue Mayo 09, 2019 3:24 am

Una sonrisa ladina fue la que surcó en su rostro cubierto y protegido por la máscara cuando lo escuchó quejarse de esa manera, por causa del puñetazo que le dio. No le gustaba golpear a la gente ¡lo amaba! y sabía que generó una gran molestia en el ajeno, por lo que simplemente asintió al escucharlo. Sus ojos seguían fijos adelante a pesar de esta extraña felicidad que sentía al saber que el castaño sufrió por el dolor, no de mala entraña, sino porque le gustaba exasperar a la gente a su alrededor. Se mostraba como un sujeto risueño y lleno de energía positiva, y eso le era agradable y chocante al mismo tiempo. No podía negar que estaba ante alguien de carácter infantil y despreocupado, algo que le recordaba a su antiguo yo antes de...

—...

Su mente decidió abandonar el pensamiento reflexivo y se centró en lo que tenía delante. No quería volver a recordar a su yo muerta. Ese pensamiento no venía al caso ahora mismo, y menos cuando necesitaba estar en su cien por ciento para poder salir de esta.

Su mirada escaneó su alrededor, esperando a que la puerta se forzara de tal forma que pudiesen entrar sus enemigos. Estaba todo planeado, ella comenzaría con el tiroteo que daría inicio al juego macabro de matar o morir, pero sus intenciones fueron truncadas de una manera brutalmente gentil. Cuando vio cómo es que su brazo era bajado por su compañero ocasional para no cometer un crimen mayor, a pesar de que se ha visto forzada a matar muchas veces, se quedó helada ¿Hace cuánto no recibía una lección de moralidad así? Se quedó quieta, viendo cómo es que sus armas eran silenciadas por la fuerza de unas palabras y un movimento pacífico.

Así se mantuvo cuando vio de reojo a ese chico, aunque su rostro pasó de la impresión a la sorpresa en un instante. Era impresionante de ver, el cómo corría una ligera electricidad por el brazo robótico que llevaba insertado en lugar de uno de carne. Quería gritar ¡¿Qué carajos estaba pasando ahora?! Retrocedió un paso al ver que los animatrónicos funcionaban gracias a ese movimiento. fue allí, en ese preciso instante, en donde se dio cuenta: este sujeto no era un novato. Era una completa estúpida, tuvo que haberlo sabido al momento en que le vio correr y saltar por los tejados como ella. No sabía qué hacer, si golpearlo por haberle mentido de esa manera, o aprovechar que estaba de su parte para poder salir de este problema tan irrisorio.

No hubo tiempo de tomar una decisión, pues él ya lo hizo en su nombre. Esa gran cantidad de robots felinos y de otros animales empezaron a tomar posiciones ¿de ataque? parecían cobrar vida de manera artificial gracias a la electricidad que ese chico les proporcionaba a través de sus habilidades. Era un humano kinético como ella, o su brazo mecánico tenía alguna especie de concentrador de energía que era capaz de expandirse. A estas alturas de la vida nada le sorprendía.

Se dejó guiar por ese muchacho, guardando las armas que volvió a asegurar para que no haya una bala perdida que le perfore la carne, lo mejor era reservar las municiones para después. Buscó refugio junto al contrario detrás de los robots que empezaban a moverse, al mismo tiempo en que los jueces entraban, presurosos. Empezó a retroceder al escuchar los gritos de esa gente, sacudidos por la emboscada felino-robótica que parecía amenazar sus vidas. Estos eran esqueletos de robots con forma de gato que seguramente serían cubiertos de felpa para algún evento, pero bueno, ahora mismo eran máquinas asesinas, o tal vez no, pero eran suficiente señuelo para encontrar una forma de escapar, una salida.

Esta vez, Trisha no tenía poder de decidir hacer algo, así que procedió a dejar a los jueces lidiar con el grupo de robots que iba en aumento, y que además, empezaban a entorpecer a sus enemigos cada vez más. Esto era digno de una película de terror, o de ciencia ficción... o de ambas cosas mezcladas.

—Por aquí ¡Ya! —ordenó con una voz severa—, seguro habrá cachorros fuera, pero podremos con ellos. El grueso de los jueces que nos persiguen están peleando con los robots, así que prepárate para electrocutar gente de ser necesario.

Estaba jugada ¡Pero era consciente de que este chico podía defenderse! y aún así, seguía considerando que era su responsabilidad el mantenerlo a salvo, porque era una persona totalmente ajena a este problema. Denver corrió por los pasillos para hallar la salida de emergencia más cercana, orientada por las luces LED que señalaban distintos caminos hacia su objetivo, con el claro pensamiento de que ahora sí tendría que pelear a como diese lugar. Se hacía a la idea, había una cantidad grande de jueces fuera, y no era para menos.

Robarle a un alto mando del gobierno tenía sus consecuencias.

—Juguemos, gato —añadió con una voz algo suavizada—... Vamos a ver ¿Cuántos jueces logras derribar en un minuto? ¿Uno, dos, tres, tal vez diez?

Le enseñó el cronómetro que tenía en su muñeca y lo programó, para luego patear la puerta y salir al exterior. Cuando el viento de la fría noche golpeó su rostro, pudo ver una gran cantidad de luces que iban dirigidas a ellos, seguido de varias miras láser que apuntaban a distintos puntos vitales

¡Lo sabía! Estaban rodeados, pero ella no se convertiría en comida para perros. Antes, arañaría el hocico de todos allí para abrirse camino a la grandeza.

—Si me ganas, te invito la comida ¿Te parece?

El tiempo que lidió con él le sirvió para darse cuenta del modo de obrar que tenía ¡Solo era alguien demasiado despreocupado para este mundo tan cruel! Tal vez, y solo por esta vez, sería útil provocarlo a una competencia para ganar tiempo, después de todo, no se volverían a ver cuando este problema finalice. Aseguró su mochila en la espalda, y con una sonrisa ladina empezó a tronar sus dedos ¡Pero claro! Nadie sabría jamás que, detrás de esa máscara que ocultaba toda reacción, se hallaba la mirada severa de una joven que sentía cómo su adrenalina se disparaba, aguardar el momento oportuno para romper huesos era una tortura ¡Quería iniciar ya! Como en los viejos tiempos.

Y El sonido inicial de su cronómetro rompió el silencio que se formó en aquel instante.


adfasdfasdf
Trisha S. Denver
Mensajes :
15
Edad :
20 años
Genes :
Humana | Kinética
Sexualidad :
Heterosexual
Pareja :
Jaja salu2
Pb utilizado :
Saya Minatsuki
Procedencia del PB :
Black cat
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
Two Cats, One Night (Priv. Trish) Z9s3HCQB_o

Volver arriba Ir abajo

Two Cats, One Night (Priv. Trish) Empty Re: Two Cats, One Night (Priv. Trish)

Mensaje por Johan Christie el Vie Mayo 10, 2019 2:38 am

Los gatos de metal hicieron bien su deber y consiguieron traumatizar a todos los jueces, quienes debieron sentirse de repente dentro de una película de terror de aquellas viejas. Algunos de los animatronicos saltaban encima de ellos, otro soltaban rugidos estruendosos y algunos incluso chocaban contra los hombres y mujeres del cuerpo de la ley, inútiles al ser vencidos por el miedo y no estar luchando con seres vivos. De ser otra la ocasión Johan se sentaría en la oscuridad a disfrutar de la función, pero contaba con una compañera algo apurada por salir de la mira del enemigo.

Unos pocos cachorros no serán un problema grave. Acabaran descoordinados y persiguiendo su propia cola en lo que pasamos a través de ellos—comentó, mas emocionado de lo que debería estarlo. Estaba por poner su vida en riesgo y esto ya era normal, pero se sentía alegre de hacerlo con alguien. La vida de un criminal puede llegar a ser muy solitaria, monótona incluso cuando se vive perseguido. Tras estar a punto de entrar a ese nuevo campo de batalla, escucho con aire curioso el reto propuesto por la ladrona negra. No pudo evitar soltar una risa de satisfacción por semejante reto, seguido de esa sonrisa gatuna suya— Ya empezamos a hablar el mismo idioma, compañera. ¿Deseas hacer de esto un baile? La ultima vez que baile con una gatita esta quedo agotada, siquiera pudo seguirme el ritmo. ¿Tu serás diferente?

Dicho aquello, la puerta fue abierta y ambos ya se encontraban rodeados. La luz casi los dejaría ciegos, los punteros no dejaban puntos vitales fuera de rango y la cantidad era sublime cuanto menos, pero nada de otro mundo. Quizás fueran solo un par de locos enfrentados al mundo entero, pero eran dos locos con habilidades dignas de cualquier historia de ficción y que ya han superar adversidades peores.

Johan trono sus dedos, o mas bien sus dedos humanos, al tiempo en que daba un solo paso al frente.

Prepárate para vaciar tu billetera, por que hoy cenare como un rey—comentó, agregando— Si ganas te consigo una mascara mas bonita. De un gato como…Doraemon—y dichas estas palabras, el sonido del cronometro anuncio el comienzo de la contienda.

Johan se apresuro a usar las reservas que quedaban en su brazo para lanzar dos rayos directo a los reflectores que alumbraban al dúo, quedando todo a oscuras. Rápidamente el gato se alejo de las miras, llegando al primero de los jueces que intento disparar, pero recibió el duro metal de su brazo en toda su nariz. Un segundo y un tercero lo atacaron por los costados, recibiendo ambos una patada en su estomago y la entrepierna respectivamente. No es como si vaya a jugar limpio estando en una situación de vida o muerte. Controlo la electricidad de los trasmisores eléctricos de los soldados caídos, volviendo a brillar su brazo biónico.

¡Seis!—gritó luego de electrocutar a tres jueces, todos abatidos y con sus cuerpos paralizados por lo la electricidad estática que recorría y congelaba los nervios. Lo malo de que su brazo centelleara ahora por la carga era que era un blanco visible en medio de la oscuridad, lo cual llevo a un par de grandullones a lanzarse a él con sables paralizadores—Sinceramente, siento que controlar la electricidad en un mundo gobernado por cosas eléctricas es como hacer trampa…¡ocho!—ambos hombres acabaron noqueados con la explosión de sus armas debido a ser sobrecargados de energía por Johan—¿Quedan 15 segundos, verdad? ¿Cómo vas?—Johan estaba por lanzar otras tres descargas eléctricas a mas amigos, pero su brazo finalmente llego a un limite. El metal se fundió tras ser conductor de tanta carga de voltaje, desplegándose de su cuerpo inútil—…¡tiempo fuera! ¡Esto no cuenta para mi!—Johan pateo el brazo destrozado al rostro de un hombre que intento acuchillarlo, para seguidamente estrellar su bota en su rostro.

Manco, como ya se esta acostumbrado a estarlo, el joven dio una voltera y luego salto para quedar de espaldas a la ladrona, quien seguro ya llevaba una buena cuenta tras de si. La cantidad de jueces se había reducido drásticamente en menos de un minuto y ahora solo quedaban dos, quienes se los veía algo temerosos tras observar como sus compañeros fueron derrotados. Siquiera levantaban ya sus armas.

Mira, yo iba a noquear a esos dos, pero mi brazo casi explota. Ellos dos cuenta en mi puntaje, asi que al final tengo 11 vencidos— declaró algo frustrado, no por perder su brazo, sino que por ello fuera causa de perder la competencia con la chica ladrona. Justo ahí, el reloj cronometrado dio cuenta y retumbo— Exijo tener tiempo extra y así ir a acabar con el par sobrante, de lo contrario solo me ganaras por mala fortuna. Imagino que hay honor de gato a gato, ¿no?—declaró, metido en ese juego.

Pierda o gane, esa sonrisa divertida no se la iba a quitar nadie. Hace tiempo que no encontraba a alguien capaz de seguirle el ritmo y darle tanta diversión en tan poco tiempo.

Curiosa chica acabo conociendo.
Johan Christie
Mensajes :
96
Edad :
24
Genes :
Kinetica
Sexualidad :
Heterosexual
Pareja :
¿Comida?
Pb utilizado :
Train Heartnet
Procedencia del PB :
Black Cat
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
Two Cats, One Night (Priv. Trish) HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

Two Cats, One Night (Priv. Trish) Empty Re: Two Cats, One Night (Priv. Trish)

Mensaje por Trisha S. Denver el Vie Mayo 10, 2019 3:18 am

—...

Definitivamente, este maldito gato desgraciado no era un novato.

Suspiró al escuchar el contador, aprovechando el apagón provocado por ese muchacho en un instante, la joven saltó con fuerza, hizo impulso completo de su cuerpo entero para elevarse y aterrizar apoyando sus manos y piernas en el suelo, como un verdadero gato. La satisfacción en sus ojos brillantes era palpable, pero claro ¿quién lo vería ahora mismo? Nadie. Agradecía la opacidad de su máscara, le servía para ocultar sus expresiones y ser intimidante a su manera.

Comenzó inmovilizando a dos, bastaron dos golpes con sus puños en las cabezas ajenas para hacerlos caer en seco al suelo, y siguió trabajando. Su cuerpo se movía grácil en medio de torpes hombres y mujeres que, en un desesperado intento por atacarla, se golpeaban a sí mismos con las armas inmovilizadoras. Su equipamiento era contraproducente en casos como estos, en donde el perpetrador era lo suficientemente ágil.

—Llevo siete...

La voz de la mujer era clara a pesar de la entremezcla de gritos y exigencias de una entrega que jamás iba a darse. Trisha tenía demasiado claro que ganaría, poseía el cerebro y las artes mortales suficientes para poner de rodillas al que quisiera. Años enteros de sufrimiento le costó la fuerza, no podía evitar el querer lucirla aun en esta extraña situación. Sus ojos se enfocaban en sus enemigos, pero no podía evitar mirar a la persona que luchaba a su par, derribando enemigos con golpes descuidados pero contundentes ¿Sería un peleador clandestino? No tenía la pinta, pero sí el estilo.

De a poco mermaba el número, el escurrirse para hacer que se ataquen entre ellos sin siquiera propinar golpes realmente certeros, solo simples toques que podían inmovilizar o paralizar columnas para que no se movieran, era suficiente en casos como éstos. Sabía cómo actuaba la justicia muchas veces, en este caso, los más habilidosos dentro de ese grupo entraron directamente a combatirlos pensando en que podrían salir con la victoria, al ser diez o veinte fortachones contra dos simples gatos. Los pobres e ineficientes se quedaban afuera, confiados en que los criminales no saldrían de allí.

Típico.

—Eso quiere decir que yo tiré a más hombres ¿verdad? —Risueña, como una niña pequeña, sintió cómo el contador finalizaba—. Inmovilicé a doce o trece, cariño~, así que te gané.

No dijo nada de los dos que, temerosos, apuntaban sus armas hacia ellos en un intento por intimidar. Trish simplemente dibujó una línea horizontal con toda la longitud que su brazo le permitía, y la potente ráfaga de aire que generó con ese movimiento impactó contra los últimos. Esto provocó que las espaldas y cabezas de ambos golpearan el concreto a sus espaldas, y cayeron de lleno al suelo mugroso y pestilente, ambos inertes.

—Quiero mi máscara de Doraemon cuanto antes ¿Me escuchaste? —llevó su dedo índice al centro del pecho ajeno, empujándolo un poquito—...

Cuando se dio cuenta del cómo se comportaba, sus ojos se abrieron de par en par. Retomó la postura silente que había roto hace momentos atrás, se acomodó la ropa que había sufrido unos cuantos desarreglos por el combate, y aseguró su mochila en su espalda.

—Hasta aquí llegamos —sentenció con su voz fría e imperturbable—. Veo que puedes cuidarte solo a pesar de que te falta un brazo ¿Verdad? Entonces no necesito llevarte conmigo.

Al finalizar con esas palabras tan heladas como un congelador, le dio la espalda. Se emocionó demasiado, esa porte llena de severidad que tanto mantenía se quebrantó ante la idea de competir con alguien, pero no solo fue eso. La noche, y este muchacho, fueron testigos del instante feliz que ella vivió al pelear por diversión a pesar de las circunstancias ¡Sonrió bajo la máscara en una noche más de lo que acostumbraba en una semana! Y el solo hecho de ser consciente de ello era deshonroso. Gracias al cielo su maestro no estaba, al menos sabía que no le esperarían golpes o marcas eternas cuando llegase a su casa.

—Espero no verte de nuevo, gato impertinente~.

... Ese acento juguetón al finalizar sus palabras ¿Por qué fue?

No lo meditó, preparó sus zapatillas para correr de nuevo, perderse en medio de los tejados antes de que los refuerzos aparezcan.


adfasdfasdf
Trisha S. Denver
Mensajes :
15
Edad :
20 años
Genes :
Humana | Kinética
Sexualidad :
Heterosexual
Pareja :
Jaja salu2
Pb utilizado :
Saya Minatsuki
Procedencia del PB :
Black cat
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
Two Cats, One Night (Priv. Trish) Z9s3HCQB_o

Volver arriba Ir abajo

Two Cats, One Night (Priv. Trish) Empty Re: Two Cats, One Night (Priv. Trish)

Mensaje por Johan Christie el Vie Mayo 10, 2019 5:14 am

No importa cuanto se esforzara, ese joven no tiene buena suerte con las mujeres. Le hubiera encantado ganar esa competencia para dejar sorprendida a la señorita detrás de la mascara, escuchar su refunfuñar molesto o alguna ligera ovación por la sorpresa, incluso se esperaría un golpe en su cabeza luego de su reacción por ser llamada gorda por el joven, pero dicha fortuna tendría que esperar. De todos modos es complicado complacer a una joven con ademanes tan serios y una voz carente de emociones en la mayor parte de esa noche, no entraba en cuestión su personalidad de témpano.

O eso creía Johan, hasta que la joven reacciono a su victoria con palabras y gestos…interesantes.

¿Cariño?—repitió esa palabra con cierto encanto, observando claramente asombrado. No se esperaba esa voz algo infantil, alegre al igual que una niña luego de vencer en un juego de feria y esperar un premio de parte del perdedor. Y todo fue a mejor cuando ella, con su dedo índice, toco el pecho del joven mientras pedía la mascara ganada. Una sonrisa tonta se formo en los labios de Johan apenas ocurrió esto, curioso ante esa personalidad inesperada—Oh, si, esa mascara caerá en tus manos, gatita. Lo había dicho en broma, pero no voy a negar el premio a alguien que tanto lo desea. Estoy seguro que lo usaras con una gran sonrisa en tu rostro—comentó el gato, con un deje de ironía y gracia.

Ver esa faceta de la muchacha llamó mas allá de su atención, ciertamente le fascino de forma profunda. No solo porque fue un momento obviamente adorable en todo sentido de la palabra, sino que revelaba que esa chica estaba suprimiendo sus emociones y no es que en verdad siempre actuara con ademanes apagados o sin emoción alguna. Le recordó ligeramente a él en sus primeros meses luego de escapar de su padre, el como suprimió toda sensación de su alma en un intento de olvidar a aquel que ocasiono la muerte de su madre.

Eso solo le trajo mas dolor al final, resultando afortunado ese cambio de actitud suya. Aunque claro, no es como si él fuera un juguete completamente arreglado ahora, seguía teniendo algunos agujeros y abolladuras en algunas partes…, nada que importe ahora.

Me las ingeniare sin un brazo, aunque es una lastima. Ya estaba empezando a tenerte cariño. Supongo que esta en nuestra naturaleza, los gatos nunca se quedan en un solo lugar—declaró, dando un ligero suspiro. Lamentaría si no la volvia a ver, lo cual era muy probable teniendo en cuenta el tamaño de esa ciudad.

Mas, tras escuchar el tono de su ultima frase antes de prepararse para saltar a la oscuridad y desaparecer, Johan Christie no se resistió a dar un salto y colocarse frente a ella, utilizando su mejor sonrisa de gato alegre. Una media sonrisa muy usual cuando se sentía a gusto con algo o aceptaba un desafió de parte de alguien.

Yo si espero volver a verte, gata. Para la próxima vez, quizás ya hayas bajado de peso y no termines rompiendo los tejados por donde caminas— bromeo una ultima vez antes de dar un ligero salto hacia atrás, a punto de entrar en uno de los callejones— Eres muy buena peleadora y bailas muy bien, pero la próxima yo ganare y tendrás que darme algo a cambio. Hasta entonces no gastes ninguna de tus vidas, amiga.

Dando fin a esas oraciones, pues gustaba ser él quien se quedaba con las ultimas palabras de la noche, Johan desapareció en la oscuridad, a perderse en una noche para no olvidar. Decir que se ha divertido como nunca es poco, mas algo en lo profundo de su ser intentaba comunicarle sobre un extraño brote nunca antes sentido. Como una semilla que acababa de brotar, una desconocida y de la cual no estaba enterado de su procedencia o futuro.

Y tampoco conseguía borrar esa sonrisa tonta al recordar su actuar tras vencer en la competencia.

Johan Christie
Mensajes :
96
Edad :
24
Genes :
Kinetica
Sexualidad :
Heterosexual
Pareja :
¿Comida?
Pb utilizado :
Train Heartnet
Procedencia del PB :
Black Cat
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
Two Cats, One Night (Priv. Trish) HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

Two Cats, One Night (Priv. Trish) Empty Re: Two Cats, One Night (Priv. Trish)

Mensaje por Trisha S. Denver el Sáb Mayo 11, 2019 5:50 pm

—...

Entrecerró los ojos con una mirada llena de severidad. Suspiró con bastante cansancio, aunque la verdad radicaba en el odio que le tenía a esa clase de comentarios ¡Maldito gato desgraciado! La sonrisa ladina que habían formado los labios ajenos le chirrió en sobremanera, sintiendo cómo es que parte de su propio pensamiento se iba lejos con él. Suspiró, cansada, volvió a utilizar sus habilidades de aire para poder moverse nuevamente por el tejado que antes había transitado, esta vez, con un sabor agridulce en su paladar.

—En serio... La próxima vez que lo vea, voy a destrozarlo.

Suspiró con demasiada dificultad, sabía a la perfección que sus pensamientos actuales estaban algo desorganizados, pero no podía perder el tiempo. Mañana tendría que repartir lo que logró recolectar, que no fue mucho en realidad, pero sería suficiente para poder ayudar a esa gente por lo menos una semana más. Tenía seguridad plena de que no podía hacer movimientos muy repetitivos o frecuentes, no podía mantener su mismo modus operandi cuando se trataba de los jueces, y por eso mismo tenía que cuidarse, debía mantener la compostura y no mostrar indicios de una emoción o alegría. Agradecía la máscara que tenía en su rostro, la cual no se cayó en medio de los combates que había realizado.

Cerró los ojos con una mirada fría y suspendió sus propios pensamientos en el aire. Tenía que borrar ese tono de voz que el jovencito dejó en su cabeza, no podía recordar absolutamente nada de lo que pasó hoy, aunque tenía que admitir algo en particular: Ese chico tenía potencial. A pesar de ser un desgraciado petulante que se metía en los asuntos ajenos sin siquiera pensarlo —juicio que sacó por el primer encuentro que tuvieron—, tenía buenas habilidades combativas, no lo podía negar.

No creyó que lo vería de nuevo.

—Sería un excelente socio, la verdad...

Ella trabajaba sola, pero las habilidades de ese chico podían servir para algo... tal vez, algún día, volverían a ¿escapar de los jueces en equipo?

No lo sabía.

Tema finalizado.


adfasdfasdf
Trisha S. Denver
Mensajes :
15
Edad :
20 años
Genes :
Humana | Kinética
Sexualidad :
Heterosexual
Pareja :
Jaja salu2
Pb utilizado :
Saya Minatsuki
Procedencia del PB :
Black cat
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
Two Cats, One Night (Priv. Trish) Z9s3HCQB_o

Volver arriba Ir abajo

Two Cats, One Night (Priv. Trish) Empty Re: Two Cats, One Night (Priv. Trish)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.