Últimos temas
» — Dangerous Euphoria [+18] {Priv. Kotaro Hoshijiro}
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] EmptyMiér Sep 18, 2019 12:31 pm por Natsume

» Entre copas y licores.- Privado.-
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] EmptyLun Sep 09, 2019 12:16 am por Blitz Lohengrin

» Planes - Privado +18
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] EmptyDom Sep 08, 2019 11:10 pm por Erik & Namor Warfield

» Boku no hero Academia Ultimate //Cambio de Botón
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] EmptyMiér Sep 04, 2019 3:21 am por Invitado

» Deus Relinquit [Elite]
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] EmptyJue Ago 29, 2019 8:39 pm por Invitado

» Juegos y drogas [tema libre]
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] EmptyDom Ago 25, 2019 9:22 pm por Mako

» Fire Emblem Factions - Afiliación normal
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] EmptyVie Ago 23, 2019 5:16 pm por Invitado

» Affection RPG —afiliación elite.
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] EmptyMiér Jul 31, 2019 6:01 pm por Invitado

» Sᴀɪsɢᴀʟᴇ +18 [Éʟɪᴛᴇ]​​
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] EmptyJue Jul 25, 2019 11:49 am por Chaos Bloom

» BLOOD MEMORIES [Élite]
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] EmptyVie Jun 28, 2019 8:08 pm por Invitado

» Starcrossed Winners | Priv. Morgan
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] EmptyMar Jun 25, 2019 12:20 pm por Ashley Luschek

» Lahnrix [Élite].
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] EmptyLun Jun 24, 2019 3:00 pm por Invitado

» [ another way out | priv. hellen ]
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] EmptyDom Jun 23, 2019 4:11 am por Ayumu & Nemuri

» Antes de la tormenta de Plomo -Priv
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] EmptyDom Jun 23, 2019 12:01 am por Erik & Namor Warfield

» TÆNDING CITY ✦Elite
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] EmptySáb Jun 22, 2019 2:50 am por Invitado

[ have you seen this brat? | priv. kiros ] 986VYjLhttps://i.imgur.com/EEmrEMA.jpg
Elite&Brothers

[ have you seen this brat? | priv. kiros ]

Ir abajo

[ have you seen this brat? | priv. kiros ] Empty [ have you seen this brat? | priv. kiros ]

Mensaje por Ayumu & Nemuri el Vie Jun 07, 2019 5:20 pm

Eres una nenita… — Se mofaba la chica, satisfecha por la desgracia provocada hacia su hermano. Se encontraba apoyada contra la pared de un sombrío callejón, alumbrado únicamente por los vestigios escurridizos de las deslumbrantes luces de neón de la calle principal. El barullo urbano de la noche ocultaba perfectamente la asquerosa sinfonía gutural que acontecía en esa callejuela. Su hermano estaba vomitando junto a un contenedor de basura. — Déjame ver si entiendo. No te afecta ver un cadáver con las vísceras afuera, ¿pero tu estomago no aguanta una simple hamburguesa? — Dice con divertida mofa.

Te dije que no como mierda… ¡Mgh…! — Con su orgullo destrozado, el guerrero de la noche sigue devolviendo más del sesenta porciento del contenido de su estomago. — ¡¿Y tú cómo demonios puedes comer esa cosa?! La cantidad de grasa que goteaba de esa hamburguesa… — Le pasó un escalofrío por la espalda de puro asco al solo recordarlo, mientras un tic nervioso en su ojo se hacía presente y su rostro se ponía en un tono verdoso nada natural. Esa hamburguesa iba a perseguirlo en sus sueños más perturbadores durante muchas noches.

Pedí que la tuya estuviera extra frita por la ocasión. — Dice la chica de cabellos ébano, dejando salir una sonrisa socarrona que muestra el filo de sus colmillos ante el sufrimiento del varón. — Venga. Tú me retaste a subir a una azotea sabiendo lo que me provocan las alturas y no me viste quejarme tanto. — Ya para esto las regurgitaciones de Ayumu habían terminado, así que su hermana, como buena samaritana que era, le ofreció una botella de agua mineral para pasar el mal sabor de boca… Bonita forma de pasar su noche libre, ¿verdad?

Era un edificio de tres pisos, Nemu… — Dijo el menor de los hermanos mientras tomaba la botella. — Y tienes razón, no te quejaste. Solo te echaste a llora-- — No pudo terminar la frase, pues su hermana le estaba dedicando una mirada que no profesaba nada bueno para su integridad física. Ayumu se alzó de hombros, dando por recibido el mensaje y dedicándose solo a enjuagarse la boca para quitarse el asqueroso sabor.

Ambos conocían las reglas. Sabían que solo les tenían permitido salir una vez a la semana para promocionar sus servicios como muñecos de compañía o como sicarios. También tenían la responsabilidad de buscar su dotación de sangre por su cuenta, pues los del ERO solo se ocupaban de amaestrarlos, no de cuidarlos… Siempre había sido así. Solo contaban el uno con el otro a la hora de cuidarse las espaldas… ¿Dónde quedaba la diversión entonces?

Los gemelos habían hecho sus experimentos a lo largo de los años. Sabían que podían pasar hasta tres semanas sin beber nada de sangre, y además, siempre tomaban un sorbo o dos de los asesinatos que les encargaban. Por ese lado lo tenían cubierto. En cuanto a lo de “promocionarse”… Los amos del ERO nunca dejaron en claro que querían decir con eso. Unos les decían que entregaran panfletos, otros que simplemente se pasearan por la ciudad luciendo bonitos… Así que… ¿Por qué no pasar una sola noche olvidándose de lo que eran y dónde vivían? No le hacían daño a nadie, ¿verdad? Mientras cumplieran con el toque de queda, no había razón para sermonearlos… Y fue así como los gemelos decidieron pasar así su noche libre. Divirtiéndose entre los dos, como dos chicos “normales” de su edad, pasando el rato jugando este nuevo juego que escucharon de los guardias de la prisión; algo llamado “te reto a…”.

Vale, señorita. Me toca. — El varó frunció ligeramente el entrecejo. Al diablo el sentimiento de fraternidad y el amor incondicional que sentía por su querida hermana. Esto era la guerra. — Sígueme. — Sus pasos guiaban el camino, Nemu solo se dedico a seguirlo en silencio con un ligero sentimiento entre curiosidad y temor. Ya la había hecho subir a una azotea y cantar una ranchera, ¿qué seguía después? No tuvieron que caminar demasiado. El varón de los hermanos se detuvo frente al mismo local de comida donde compraron la mortal hamburguesa. — Espérame aquí. — Dijo antes de entrar. El lugar no estaba tan lleno, así que la joven vampírica solo se dedicó a esperar por unos cinco minutos sentada en las escaleras frente al establecimiento. Solo se puso de pie cuando la silueta de su hermano se hizo presente nuevamente… Y dada la mirada sombría en los ojos claros de Yume, esto iba a ser divertido… Para él, claro esta. — Te reto a beberte esto. — Ordena escuetamente mientras alza una cerveza en lata frente a la chica.

Silencio. Absoluto silencio por parte de Nemu. Solo observó atentamente la lata fría y de colores dorados frente a ella, mientras su rostro lentamente mutaba a una expresión de duda, casi temor. — Yume, sabes que no bebo… — Una de sus cejas se alzó, mientras uno de sus dedos tocaba con inseguridad esa lata; como su tuviese alguna clase de desecho radioactivo frente a ella.

Y tú sabías que yo no como mierdas, y aun así me hiciste tragarme esa basura. — Alzó con más insistencia la lata, más cerca de la chica. — Bébetelo. — Dice, mientras alza una de sus cejas y le dedica una de esas miradas de “¿eres gallina o qué?” a su hermanita.

Vale, la mirada de “¿eres gallina o qué?” ya era pasarse de la raya. La joven tomó la lata entre sus manos, al tiempo que su entrecejo se fruncía visiblemente con aires de desafío y superioridad. ¿Quién se creía él que era? ¿Se le olvidaba que ELLA era la mayor? Abrió la lata, pegando un ligero sobresalto al escuchar el clásico “tss” del gas al abrirla. Nemu nunca había bebido alcohol en su vida. Muchos amos habían tratado de hacerla beber, pero ella siempre lograba salirse con la suya y evadir ese líquido que a su parecer era tan asqueroso… Pero Yume lo bebía, varias veces de hecho, así que no debía ser tan malo, ¿verdad? El chico por su parte solo se dedicó a sonreír con aires desafiantes y de satisfacción. Nemuri bebiendo era un acontecimiento nunca antes visto. Esto prometía ser la mejor de las ideas…



Había sudo toda una puta mala idea de mierda.

¡¿Cómo alguien podía ponerse ebrio con apenas dos malditos sorbos?! El aire empezaba a faltarle a Yume, pero sus pasos no perdieron velocidad. ¡¿En dónde demonios se había metido esa mujer?! Había tantos olores alrededor. La tarea de rastrear el aroma de Nemu estaba empezando a hacérsele difícil. La chica tomó dos sorbos e inmediatamente sus mejillas se enrojecieron. Empezó a reírse, demasiado de hecho, luego salió con algo de “a que no me atrapas” y antes de saberlo se había escapado entre la gente y luego escabullido entre los edificios con ayuda de sus habilidades acrobáticas. ¿En dónde estaba su vértigo cuando más se necesitaba? Si no encontraba a Nemuri y volvían al ERO antes del toque de queda… Ah joder. Tenía que encontrarla rápido.

El aroma de su hermana iba en dirección a un bar. ¿Se había escondido ahí? Tenía que encontrarla. YA. Entró al sitio con la respiración entrecortada. La preocupación ya empezaba a notarse en sus serenas facciones. ¿Y si alguien trataba de hacerle algo mientras ella estaba en ese estado? Intentó olfatear el ambiente para encontrarla, pero el aire estaba preñado con la esencia del alcohol, el tabaco, algunas drogas y otros aromas que es mejor no citar en estas líneas. Apenas si podía sentir la fragancia a frutas cítricas del champú que usaba su hermana, pero bien podía ser lo que usaban para los tragos del bar. ¡Podía jurar que la vio entrar aquí! Estaba escondiéndose en algún lado, lo sabía… Pero buscarla solo en este lugar… Tendría que…

Necesito ayuda… — Murmuró para sí mismo, con un fuerte sabor de inseguridad en sus palabras. ¿Estaba bien? Se suponía que no podían hablarle a ningún amo a menos que se les ordenara… P-Pero ahora mismo estaban fingiendo ser chicos normales, no había problemas, ¿verdad? La idea de no encontrar a Nemu antes del toque de queda estaba crispándole los nervios más de lo necesario. — Respira, respira, respira… — Tomó aire para calmar sus angustias. Solo pediría ayuda, encontraría a su hermana, la llevaría a casa y todo estaría bien. Nadie tenía que enterarse que dirigió una o dos palabras a un master sin una orden de por medio. Avanzó, adentrándose en el lugar. Su nariz, o su instinto, lo guiarían hacia la persona que oliera menos “mal” para pedirle ayuda… Y efectivamente, una vez llego a la barra, se halló con la espalda de un hombre. Un master de cabello azulino. Olía a metálico, pero no a metálico de la sangre, sino del metal metal. También olía a tabaco y un poco a alcohol… Olía como una buena persona… Quizás… — Disculpe… — Jaló con delicadeza la ropa de aquel hombre. Un gesto bastante infantil. Como si se tratase de un niño pidiéndole ayuda a un adulto. — No quiero molestarlo, master… — Era su costumbre llamar a cualquiera que no viviera en el ERO como “master”. — P-Pero perdí a mi hermana y necesito encontrarla lo antes posible… ¿Podría ayudarme? — No estaba seguro de lo que estaba haciendo. El solo hecho de hablarle a este hombre era motivo más que suficiente para castigarlo de las maneras más inenarrables posibles si se llegasen a enterar en el ERO… Pero si no volvía antes del toque de queda, castigarían a Nemu también… No quería que eso pasara.


[ have you seen this brat? | priv. kiros ] 5qeO2ev
Ayumu (#333366) | Nemuri (#487b9f)
Ayumu & Nemuri
Mensajes :
15
Edad :
20 años, ambos
Genes :
Vampíricos
Sexualidad :
Bisexuales
Pareja :
¿Podemos tener pareja?
Pb utilizado :
Original | Kurose Riku
Procedencia del PB :
Erise | Ten Count
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] JuwhFEX

Volver arriba Ir abajo

[ have you seen this brat? | priv. kiros ] Empty Re: [ have you seen this brat? | priv. kiros ]

Mensaje por Kiros el Vie Jun 07, 2019 6:56 pm

Y así, como casi todas las noches de la vida del moreno, terminó sentado en la barra de un bar para ahogar sus propias inseguridades. Llevaba un rato allí. Si bien el sitio no parecía precisamente de los mejores en los que había estado, hoy por hoy, todo le valía. De alguna manera aquel sitio le traía recuerdos. No muy buenos, todo hay que decirlo, pero en ocasiones era como si su cuerpo de moviese por inercia hacia el peor tipo de lugares posibles. Muchas veces, él mismo no estaba seguro de si buscaba su auto-destrucción o algo así. Quiero decir, siempre terminaba metido en algún lío tremendo de forma inesperada. Era una especie de imán para los problemas, y sobretodo, para poner su vida en peligro. Aunque hoy no parecía ese tipo de día, al menos por el momento.

Se sentó en la típica banqueta, alejado de casi todos los presentes y se dedicó a pedir "lo de siempre". Véase, comenzó a pedirse una cerveza tras otra. Si bien no hacían mucha mella en él, la costumbre le pudo más que el hecho de emborracharse en sí. No tenía un aguante inhumano, pero sí que podía permitirse varias rondas y estar bien, sin problema durante un tiempo... Quizá bastante alto. Su propio organismo se dedicaba a metabolizarlo todo de tal manera que o bebía como un cosaco o no conseguía nada: Solo deprimirse por no poder emborracharse y ahogar sus penas. Que era, más o menos, lo que pasaba casi siempre.

- Ey, encanto. Ponme otra, ¿quieres? - Sonrió de medio lado haciendo un gesto a una de las camareras que estaba atendiendo la barra.

Otra cosa no, pero este tipo de lugares sin duda tenían lo único que no se podía considerar basura: Grandes bellezas, de todo tipo. Por lo menos alegraban la vista. Algo que resultaba de lo poco agradable de estar rodeado de borrachos, traficantes y consumidores diarios de droga de todo tipo. Sin embargo, Kiros no estaba preparado para lo siguiente que iba a ocurrir. Mientras estaba bebiendo un trago de su jarra de cerveza, alguien tiró de su chaqueta. Por un momento pensó que ese tipo de niñería solo podía ser un gesto de Makoto, quien se dedicaba a tocarle las pelotas comportándose como un crió delante de todo el mundo. No obstante, no fue así. No era Mako ni mucho menos. Se trataba de alguien a quien no había visto en su vida. Si hubiese sido en otra circunstancia quizá le hubiese dicho que le dejase en paz, pero al ver la cara de cachorro perdido que parecía tener el chico, no pudo sino dejar la cerveza en la mesa y girarse para atenderle.

- ¿Cómo no voy a ayudarte si me lo pides así? - Se rascó la nuca y suspiró levemente, alzando la mirada al chico. - No hace falta que seas tan respetuoso conmigo, hombre - Le tendió la mano para saludarle. Podía notar en sus palabras que estaba un poco asustado por lo de su hermana. Y no era de extrañar, ese sitio era una mina. Kiros estaba costumbrado a pasar por ese tipo de lugares pero a juzgar por la apariencia de su acompañante no estaba muy seguro de que se aplicase lo mismo para él. - Vale, ¿Dónde viste a tu hermana por última vez? - A partir de aquí sus palabras fueron más suaves, intentando que no les escuchasen los demás presentes. - Y sobretodo, y un dato muy importante: ¿Qué edad tiene? - Preguntó en voz baja.

Se levantó poniéndose frente al chico. Increíblemente era más alto que él. Kiros medía aproximadamente 1'90m de alto, era difícil ser más alto. Hacía tiempo que no mirada hacia arriba a alguien. Casi sintió un escalofrío ante la figura imponente del muchacho. Parecía claramente más joven que él, y era... Jodidamente apuesto. Pero ese no era el momento de fijarse en eso. Aclaró su garganta y echó un vistazo al garito para ver si podía visualizar algo fuera de lugar.

- No te preocupes, chaval. La encontraremos, ya verás - Le sonrió enseñando los dientes, de forma despreocupada. Quería tranquilizar con su gesto. Aunque en el fondo estaba algo inquieto. Si la chica era joven, era mejor no dejarla sola por estos sitios... Tanto fue así, que se olvidó siquiera de presentarse correctamente.


[ have you seen this brat? | priv. kiros ] AySHLhA
-Hablo- || Narro || "Pienso" || Susurro
Kiros
Mensajes :
22
Edad :
37 años
Genes :
Humano con implantes autómatas
Sexualidad :
Bisexual
Pareja :
¿?
Pb utilizado :
Nihongou
Procedencia del PB :
Touken Ranbu
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

[ have you seen this brat? | priv. kiros ] Empty Re: [ have you seen this brat? | priv. kiros ]

Mensaje por Ayumu & Nemuri el Sáb Jun 08, 2019 1:28 am

¿No ser tan respetuoso? Pero el era un amo. Vivía fuera del ERO, así que eso automáticamente lo volvía merecedor de sumo respeto y adoración ante los ojos del azabache… Pero se suponía que ahora mismo era un “chico normal”… ¿Podía ser casual con aquel hombre? A ver, tratemos. — — Sí, no, definitivamente no. No podía simplemente quitarse una manía que tenía marcada en su cerebro desde que aprendió a hablar. Ayumu se quedo en silencio mientras estrechaba la mano de aquel Master de cabello azulino… Y ahora que lo miraba… No solo olía bien, sino que también se veía bien… Era algo mayor que él, obviamente, pero parecía mantenerse en muy buena forma. Era mucho más apuesto que la media de clientes que lo alquilaban como muñeco de compañía. Sus ojos se veían algo cansados, pero aun así mostraban cierto… ¿Dolor? Era fascinante. — En la calle. Salió corriendo de repente… Ella… — Se rascó la nuca con cierta incomodidad por lo que estaba a punto de decir. — Ella esta ebria. — Como una cubana, joder.

¡Maldito el momento que se le ocurrió darle cerveza a esa mocosa!

Tiene mi edad, veinte años… Somos gemelos. — Alzó su mano como a la altura de su hombro, intentando recordar la altura de la chica. — Mide como uno setenta o uno setenta y cinco. Tiene el cabello negro, lacio hasta más abajo del muslo. Lleva un vestido corto azul marino, una chaqueta gris clara, una bufanda celeste y zapatillas oscuras. — Estaba a punto de mencionar las medidas de busto, cintura y caderas de su hermana, pero le pareció innecesario.

El alivio que estaba sintiendo en ese momento era simplemente indescriptible. Encontrar a su hermana ahora no debía ser tan difícil si la buscaban entre dos personas; y uno de ellos era un amo, así que ella tendría que obedecerle sí o sí. No pudo evitar inclinar la cabeza con un ligero rubor de regocijo, a la par que dejaba salir una pequeña sonrisa. — En verdad se lo agradezco mucho, Master. — Sí, lo del “master” y tratarlo de “usted” no se le iba a quitar tan fácil. Y ahora que lo veía de pie, no había un margen demasiado grande entre su altura y la del hombre junto a él. Aun así, aunque fuese más bajo que el azabache, no quitaba su posición como un ser superior ante sus ojos… Aunque… Parpadeó un par de veces al ver esa sonrisa. ¿Quería mostrarle apoyo para que no se alterara de más? Sonrió un poco más. Era un buen Master después de todo. — Mi nombre es Ayumu, por cierto… Mi hermana es… — La frase quedó en el aire, pues algo llamó poderosamente su atención.

Las luces del bar cambiaron de tono y una música muy a desentono del ambiente deprimente empezó a resonar en las paredes. Parecía música de la vieja escuela, tecno-pop algo vintage, demasiado movido para un bar. No pasó mucho tiempo para que los ebrios, traficantes y demás especímenes del establecimiento mostraran su descontento… Pero en menos de diez segundos, los abucheos fueron acallados por aplausos, silbidos y ovaciones. Había una pequeña multitud, especialmente masculina, reunida en el área de las mesas… No, no, por favor no.

No, no, no, no… — Sus pupilas se contrajeron luego de ver lo que temía. Era alto, no era difícil lograr ver a qué se debía el barullo. — No, Nemu, no… — Se cubrió la boca con una de sus manos para evitar que la mandíbula se le cayera al suelo. En el centro de la pequeña muchedumbre que aclamaba por más, efectivamente estaba su “dulce” hermanita bailando de una manera que, definitivamente, no se le había enseñado en el ERO. — Shuffle no… — Murmuraba para nadie particular refiriéndose al estilo de baile mientras veía el espectáculo.

Ahí estaba Nemu, bailando de una forma tan despreocupada, tan enérgica. Sus pies estaban descalzos, su bufanda había desaparecido, su chaqueta colgaba de sus antebrazos dejando sus hombros desnudos y su vestido se alzaba más de la cuenta con cada giro y patada que hacía al son de la música. Sus movimientos eran fluidos, casi hipnóticos. Sus hebras oscuras volaban de una manera que, de no ser por las circunstancias, lo habrían hecho excitarse… Ahora mismo le estaba causando pánico. ¡Con cada paso que daba su vestido se alzaba hasta dejar ver sus bragas! ¡O se bajaba hasta dejar ver de más de su escote! Ayumu estaba de los nervios, pero al resto de la borrachera parecía encantarle. A juzgar por la sonrisa de alegría en la cara de su hermana, estaba seguro de que Nemu no se ponía a bailar en un tubo porque no había ninguno en ese sitio.

Café. — Fue lo que dijo luego de recuperarse del shock inicial. — Necesito café. — Giró en dirección a la barra, donde seguramente estaría la cocina. — Ahí no hay café. — Lo podía oler. La cafeína despedía cierto aroma particular que era difícil de esconder. Tenía que salir y conseguir café en otro lado. — Master. — Tomó al hombre a su lado de los hombros para verlo a los ojos. ¡Al diablo las reglas de no tocar a un master a menos que se le ordene! ¡Esto era una emergencia! — Por favor no la pierda de vista mientras regreso. — Su tono era tan neutro como siempre, pero la verdad es que estaba recurriendo al centro de su alma para no entrar en pánico. — Usted es un master, le hará caso. Solo ordenele que se quede con usted. — Dijo antes de salir rápidamente en búsqueda del bendito café.

Y mientras tanto Nemu se estaba quitando completamente la chaqueta en mitad del baile… Ah maldita sea…

Off: Referencia del baile de Nemu xD


[ have you seen this brat? | priv. kiros ] 5qeO2ev
Ayumu (#333366) | Nemuri (#487b9f)
Ayumu & Nemuri
Mensajes :
15
Edad :
20 años, ambos
Genes :
Vampíricos
Sexualidad :
Bisexuales
Pareja :
¿Podemos tener pareja?
Pb utilizado :
Original | Kurose Riku
Procedencia del PB :
Erise | Ten Count
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] JuwhFEX

Volver arriba Ir abajo

[ have you seen this brat? | priv. kiros ] Empty Re: [ have you seen this brat? | priv. kiros ]

Mensaje por Kiros el Mar Jun 11, 2019 8:52 pm

Cuando escuchó las palabras del joven no pudo si no entender la gravedad de la situación. Una mujer jovencita, borracha, sola por calles como estas... Era como pedir a gritos ser asaltada o algo similar. Aquello que temía se cumplió, aunque por lo menos era algo más mayor de lo que se imaginaba. Por cómo lo dijo el chico pensó que podría ser literalmente una niña. En ese caso, si la encontraban estaba perdida. Iría directa seguramente a ser vendida a alguna mafia o a algún traficante de esclavos, quien sabe.

Estuvo atento ante la explicación sobre la joven. Si no hubiese sido por el momento casi le hubiese parecido que estaba como haciendo promoción de ella o algo así. Irónicamente la descripción fue tan buena que el mayor tomó nota para identificar a la chica. - No hay problema, ya verás. Aparecerá pronto, no puede haber ido muy lejos en ese estado - Por experiencia propia podía decir eso perfectamente. No era como si él no hubiese estado así muchas veces. Pero en este caso, por la edad que aparentaba el chico no parecían tener los años de experiencia de Kiros en el bolsillo.

Sin embargo, no hizo falta alguna que el moreno se pusiese manos a la obra. A juzgar por el tremendo cambio de ambiente y la cara del pobre Ayumu, solo pudo rezar para que no fuese lo que también temía. Volteó para verificar lo que efectivamente acabó llamando la atención de Kiros. - Bueno, el lado positivo es que... Creo que la hemos encontrado, Ayumu - Simplemente hizo una mueca con la cara que estaba entre alivio y molestia. Quizá no era precisamente la mejor situación en la que encontrar a la muchacha, pero desde luego era mil veces mejor que haberla encontrado en la calle.

Y aunque quiso evitarlo, no pudo si no pararse unos segundos a observar a la chica bailar. Desde luego era buena en lo que hacía. Hacía tiempo que no veía a alguien bailar con ese sentimiento. Y seguramente fuese a causa del alcohol en la sangre, pero tuvo que soltar un pequeño suspiro para no terminar haciendo un comentario fuera de lugar sobre lo sexy que se veía. No era el momento, aunque su mente lo pensó por un momento. Ahora entendía por qué su hermano tenía miedo de que estuviese sola: Realmente esa chica era un peligro. No obstante, salió de sus pensamientos al sentir las manos del chico en sus hombros. Su mirada fue tan penetrante que hasta se sonrojó levemente, no supo muy bien si por la intensidad de la acción o por el contacto no esperado. Aún así, asintió ante el comentario del chico sobre el café.

- Al principio de la calle hay una especie de máquina expendedora de bebidas. Creo que tenían café en lata. No estoy seguro de la cantidad de cafeína que eso tenga, pero... O-oye. ¿Cómo que se lo ordene? Yo no... - Simplemente se quedó con la palabra en la boca.

Ayumu dejó a Kiros allí, frente al barullo de gente. Aquel guirigay iba a ser un problema, así que lo primero era lo primero. Se acercó al lugar en donde sonaba la música. Cuando llegó desconectó el cable del reproductor a los altavoces. Sí, lo que quería era cortar un poco el rollo, era lo mejor que podía hacer. Una vez eso hecho, soltó el dichoso cable y fue apartando gente hasta llegar delante de la chica, ofreciendo su mano a la joven que estaba encima de la mesa. Por supuesto, no sin antes dar el discursito de turno:

- ¡VAYA! Lo siento mucho caballeros, pero el espectáculo se ha terminado para todos vosotros. - Se encogió de hombros mientras avanzaba. - Espero que les haya gustado y hayan disfrutado lo mismo que yo, peeero lamentablemente tenemos que cortar aquí. Por lo que... Nemu, baja de ahí ahora mismo y quédate conmigo, es una orden. - Miró a la joven frunciendo levemente el ceño y haciendo un gesto con la cabeza.

No estaba muy seguro de si escenita iba a funcionar, y sobretodo de las reacciones de los presentes ante ese "corte" del ambiente creado por la joven. Pero sin duda, no iba a dejarla allí encima enseñando todo. Lo entendería si ese fuese su trabajo, pero en este caso, y a juzgar por su hermano, evidentemente no lo era. Igualmente tampoco las tenía todas consigo con la chica. ¿En verdad iba a hacerle caso? ¿Así de simple? No entendía muy bien. Pero había que intentarlo, ¿no?


[ have you seen this brat? | priv. kiros ] AySHLhA
-Hablo- || Narro || "Pienso" || Susurro
Kiros
Mensajes :
22
Edad :
37 años
Genes :
Humano con implantes autómatas
Sexualidad :
Bisexual
Pareja :
¿?
Pb utilizado :
Nihongou
Procedencia del PB :
Touken Ranbu
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

[ have you seen this brat? | priv. kiros ] Empty Re: [ have you seen this brat? | priv. kiros ]

Mensaje por Ayumu & Nemuri el Sáb Jun 15, 2019 5:36 pm

Al principio de la calle, vale, entendido. No estaba muy lejos y sería fácil encontrar el rastro de la cafeína lejos de todo el alcohol y mala muerte que se respiraba en ese establecimiento. Agradeció con una última sonrisa al master de cabello azulino y dio un ligero movimiento de cabeza en señal de afirmación y respeto. El joven azabache salió inmediatamente del lugar para buscar la medicina para la euforia de la chica. No había tiempo que perder. Su hermana lo necesitaba ahora más que nunca… Solo había un problema…

¿Qué cojones era una máquina expendedora?

Por su parte, la chica de hebras de ébano solo se dejaba llevar por este nuevo sentimiento de “vive la vida” que le azotaba desde la boca de su estomago hasta cada molécula de su cuerpo. ¡Se sentía tan ligera! Era como si de repente todo lo malo e inmoral en su vida le valiera una ensalada de brócoli con salsa chipotle. Con cada movimiento de sus habilidosos pies, su sonrisa se ensanchaba y su risilla jubilosa se le escapaba de la garganta. ¡Al diablo con todo! Al diablo los mares de sangre derramados por su espada; al diablo las manos asquerosas que recorrían su cuerpo siempre que la alquilaban; al diablo los abusos y las burlas que ella y su hermano recibían de forma constante en el ERO. ¡Al diablo! ¿Qué importaba de todas formas? De repente todo, absolutamente todo en su vida solo le parecía… Un mal chiste… Así que solo quedaba reírse, ¿verdad?

La música paró de repente y todo el mundo soltó un “aaww” al unisonó debido a la decepción. ¿Qué había sido? Inmediatamente sus movimientos se detuvieron para ver a su alrededor, bastante confundida por el fenómeno. Quizás se estaba quedando sorda de repente, así que trató de destaparse los oídos con sus uñas por si acaso. Pero no, no era eso. Si estaba quedándose sorda no habría escuchado tan atentamente al Danna-sama que se abría paso en la pequeña multitud hasta llegar hasta ella… ¡Oh, y hasta sabía su nombre!

¿Eh? — Más que eso, aquel hombre la había llamado por el mote que solo su hermano usaba con ella… ¿Yume tenía algo que ver? Parpadeó un par de veces, observando al personaje que se acercaba. Era alto; no tanto como su hermano, pero tenía lo suyo. Era un hombre con cierta edad cargada en su espalda, lo podía notar por sus facciones perfiladas y maduras, y por ese brillo sagaz en sus ojos. Era lindo. Bastante de hecho. Le hizo recordar al Danna-sama que la llevo a un paseo en bote y vio el mar por primera y única vez en su vida… Y ahora que lo recordaba… ¡Su cabello se parecía al mar! Vale, decidido. Este Danna-sama era bueno. — Mmm… Vaaale… — Aunque eso no quitaba su descontento por tener que terminar su baile. Se estaba divirtiendo tanto… Pero no podía hacer nada. El era un Danna-sama después de todo… ¡Y uno involucrado con Yume! Así que tenía que hacerle caso.

Estar ebria no iba a ser suficiente como para erradicar ese mal habito infundado en el ERO.

Tomó su chaqueta, y en un movimiento realmente acrobático, se impulsó con sus pies sobre la mesa para dar una voltereta por encima del Danna-sama de cabello azulino, aterrizando justo detrás de él. Usó su chaqueta para rodearlo a la altura de su torso y acercarlo a ella para verlo más de cerca. Sí, realmente era apuesto. Estaba en buena forma y sus facciones masculinas eran mejor apreciadas ahora que lo tenía más cerca. Pero había un color triste en sus ojos que era fácil de reconocer… Ella y Yume tenían ese mismo color después de todo… ¡Pero no había tiempo para pensar en cosas tristes! ¡Su cabello era bonito!

¡Danna-sama~! — Llamó al hombre con un tono travieso en su voz. Su sonrisa llena de picardía e inquietud era tan amplia, que la blancura de sus afilados colmillos contrastaba con el marcado rubor en sus mejillas. — Si… Si Danna-sama sabe mi nombre entonces mi dulce, dulce, dulce, dulcísimo hermanito… ¡Lo envió para mí…! — Estaba borracha y las palabras le salían con dificultad, pero sabía sumar dos más dos para llegar a una conclusión mínimamente lógica… Mínimamente. — Entonces… — Aflojó el agarre de su chaqueta en el torso ajeno solo para cambiar de posición. Rodeó el cuello del hombre con el trozo de tela, en son de obligarlo a bajar unos cuantos centímetros para llegar a su femenina altura. Nemu entraba en la categoría de mujer alta con su metro setenta y cinco, así que no tendría que bajar mucho. Su rostro estaba a centímetros del contrario, y su mueca traviesa pasó a ser una suave, recatada, seductora y dulce sonrisa… Era su marca de presentación con todos los amos que la alquilaban. — ¿Danna-sama jugará conmigo esta noche…? — En su estado actual, “jugar” podía significar cualquier cosa. Cualquier. Cosa.

¡Eh! — Una voz extraña se escuchó abriéndose paso entre la pequeña muchedumbre que atrajo con su espectáculo. Un sujeto más bajito que su nuevo Danna-sama, pero definitivamente más musculoso y más feo era quien se alzaba como representante del descontento del vulgo. Nemu tuvo que aguantarse la risa al verlo de frente cuando su presencia se distinguió completamente del resto. ¿De qué empaque de matones estereotípicos salió este hombre? Era calvo; quizás rapado, pero era más gracioso pensar que era calvo. Tenía una cicatriz sumamente antiestética en su ojo izquierdo. Sus músculos parecían ser el fruto de una noche de sexo rabioso y salvaje entre unas pesas de gimnasio barato y unos esteroides pasados de su fecha de caducidad. Estaba vestido con una camiseta que, la verdad sea dicha, era un par de tallas más pequeñas que el mismo cuerpo y dejaba ver como si sus pectorales fuesen un par de pechos asomándose por un provocativo escote… ¡Y eran más grandes que los suyos! La chica tuvo que esconder la cara en el pecho del amo peli azul para esconder sus ronquidos y su risa contenida. — Escucha, imbécil. — ¡Y hablaba con un acento de matón italiano! ¡Este hombre era oro! — No sé quien seas ni de dónde saliste. Pero el resto de nosotros quiere seguir disfrutando la fiesta y tú estas de sobra. — El sujeto estaba tan ocupado en su papel de “hombre malo intimidante” que ni siquiera prestaba atención al hecho de que, literalmente, la chica estaba recorriendo a su poco autocontrol para no explotar de la risa. — Así que ve a servir de chaperón a otro sitio si no quieres que te reviente el cráneo y ahora. — Dijo para finalmente tomar a su Danna-sama de la camisa en un gesto sumamente amenazante…

Vale, eso ya era pasarse de la raya. Hasta ahí había llegado el chiste.

Fue rápido, menos de cinco segundos de hecho. El pie descalzo de Nemu de repente había arremetido furiosamente contra el rostro del matón. Se había sostenido con sus manos de cabeza para que su pie alcanzara directamente su objetivo, y antes de que pudiera reaccionar, usó sus piernas para atrapar el cuello grueso de la masa de músculos italiana, usar su propio peso para girar con él y finalmente lograr azotarlo contra el suelo. La gente la conocía a ella por su agilidad y rapidez, pero su fuerza muchas veces era opacada, y hasta olvidada, por culpa de la fuerza bruta descomunal de su hermano. Nemuri era mucho más fuerte de lo que aparentaba. Una vez en el suelo, usó una llave de judo para apresar el brazo ajeno contra la espalda de su victima, mientras ella tomaba asiento cómodamente encima de este, lista y dispuesta a romperle el brazo si llegaba a decir o hacer algo más con esa voz grasosa y horrible a su juicio.

¡EH! — La risilla de antes ahora era reemplazada por un gesto amenazante en su rostro. Sus colmillos parecían más los de un animal que los de una dama vampírica cuando ponía esa cara. — ¡Nadie toca a MI Danna-sama! — Apretó más el agarre en el brazo ajeno para provocarle dolor. — ¡Es mío! ¡Yume lo envió para mí así que nadie puede tocarlo! — Y sí, su lógica realmente trabajaba así por culpa del alcohol. — ¡Ahora discúlpate! ¡O te arrancare el brazo y te lo meteré por un sitio que no puedo decir porque me dijeron que era una fea palabra y se supone que no puedo decir palabras vulgares! — Vaya, al menos sus modales y buenas costumbres sobrevivieron al efecto de la cerveza. — ¡Por el ano! — Olvídenlo.

Pero el sujeto era incapaz de articular nada. Quizás fuese la sorpresa, el dolor infringido contra su brazo o que estaba demasiado ocupado tratando de recoger los pedazos de su orgullo herido luego de haber sido sometido por una bailarina con la madurez mental de una quinceañera en estado de ebriedad. Fuera lo que fuese, solo soltaba gruñidos e improperios que no vale la pena citar. Su voz era irritante y apestaba a sudor. No quería tocarlo mucho tiempo más, así que simplemente lo tomó de la calva para estampar su rostro contra el suelo y dejarlo inconsciente.

¡Jum! — Resopló mientras inflaba sus mejillas y ponía sus manos en jarra sobre sus caderas, en una pose bastante infantil de victoria. — ¡Danna-sama! — Inmediatamente saltó lejos del bruto inconsciente para aferrarse a su nuevo Danna-sama, abrazándolo del torso y frotando su mejilla contra él. Cual gatito cariñoso buscando su ración de mimos. — ¿Podemos ir al mar? Su cabello es bonito, me recuerda al mar. ¿Podemos ir? ¿Sí? Prometo portarme bien y no darle más hamburguesas grasosas a Yume. ¡Por favooor…! — Ojitos de cachorro. Nunca fallaban a la hora de pedir favores a los amos… Y el agregado de sus mejillas sonrojada quizás jugaba un par de puntos extra a su favor.


[ have you seen this brat? | priv. kiros ] 5qeO2ev
Ayumu (#333366) | Nemuri (#487b9f)
Ayumu & Nemuri
Mensajes :
15
Edad :
20 años, ambos
Genes :
Vampíricos
Sexualidad :
Bisexuales
Pareja :
¿Podemos tener pareja?
Pb utilizado :
Original | Kurose Riku
Procedencia del PB :
Erise | Ten Count
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] JuwhFEX

Volver arriba Ir abajo

[ have you seen this brat? | priv. kiros ] Empty Re: [ have you seen this brat? | priv. kiros ]

Mensaje por Kiros el Sáb Jun 15, 2019 8:59 pm

Kiros no se lo podía creer. Aquella orden había funcionado. Le pareció que aquello estaba a un nivel que él no lograba comprender. De hecho, comenzó a sospechar que había algo extraño en los hermanos, quiero decir: ¿Quien acata una orden de alguien que no conoce sin rechistar? Más bien pensaba fuertemente que iba a ser mandado a paseo y que iba a tener que recurrir a cargar con la joven a hombros y sacarla de allí por la fuerza para llevarla con su hermano. Sin embargo, para su sorpresa, aquello no se pareció ni remotamente a eso. La joven simplemente refunfuñó y terminó aceptando sus palabras, Incluso hizo una acrobacia para pasar por encima de él. Sin duda era jodidamente ágil. Pero para Kiros aún había algo que no terminaba de encajar... ¿Estaba bien así?

No. Obviamente esto no estaba nada bien. De hecho, estaba DEMASIADO CERCA. Lo que fue claramente una invasión del espacio personal del moreno. El pobre hombre llevaba bastante tiempo sin tener un contacto tan directo con alguien. Se sentía ligeramente invadido, aunque teniendo en cuenta a la chica, no es que le molestase en particular. Era más bien el hecho de que no era el sitio ni el momento. Aquel gesto provocó en él un pequeño escalofrío, de estos que te recorren la espalda. No, sin duda, esto no estaba bien.

- Ayumu de hecho ha ido a... - Apenas le dio tiempo a gesticular palabras. Aquello sin duda parecía una prueba. Era tan jodidamente tentador tratar de seguir las provocaciones de la chica, que Kiros comenzó a tener la respiración entrecortada en el momento en que esta hizo que agachase la cabeza con su chaqueta. Pero se quedó en shock completo al escuchar lo siguiente. Su rostro se puso rojo y en un acto de auto-contención mantuvo la respiración unos segundos. Aquello en verdad fue demasiado para él. "Está borracha, Kiros. Está borracha. No sabe lo que dice, ni lo que hace. Mantente firme. Por tu bien. Por su pobre hermano. Por el de ella. Por... ¿CÓMO MIERDA SE LE DICE QUE NO ANTE ESA PROPOSICIÓN TAN INDECENTE?". De hecho, no quería atreverse ni a tocar a la chica por miedo a que sus manos se moviesen solas.

- No creo que... - De pronto fue cortado por una voz ajena. Al parecer uno de los individuos del lugar se había dado por aludido. Menudo pimpollo. En cierta manera había que agradecer a ese sujeto el haber roto el hilo de la situación. Le salvó por completo. "Oh, genial. Ya vino el abogado del diablo a dárselas de héroe del pueblucho mundano". Apartó la vista hacia el tipo que había osado alzar la voz ante él. Sacó la cabeza del agarre de la chaqueta de la chica y miró al solicitante. A Kiros se le escapó una pequeña sonrisa burlona cuando este le amenazó. En verdad no quería meterse en problemas, pero si tocaba terminar de malas, estaba dispuesto a ello. Se encogió de hombros y justo cuando fue a responder de mala manera al personaje estereotipado de turno por agarrar su camisa...

¡BUM! Fue visto y no visto. La pelinegra arrolló a aquel calvo gigante y le dio la lección de su vida. La cara del moreno en ese momento no tenía precio. Sus ojos se quedaron asombrados de los pasos de Nemu. Fue simplemente una maravilla. Sonrió llevándose una mano a la cabeza. "Ayumu, creo que subestimé a tu hermanita. En verdad es una mujer de armas tomar". Soltó una carcajada de risa al ver a la chica amenazar al otro ahí encima, casi se le escapó una lagrimita por lo inusual del momento. Tuvo un ataque de risa.

- JAJAJAJAJAJA... Ay... No me reía así desde hace años. Está bien, señorita vampiresa, puedes volver. Soy todo tuyo, nadie va a hacerme nada. Los has espantado a todos. - Se limpió el ojo y señaló a la multitud.

Suspiró y correspondió el abrazo de la chica sin pensarlo demasiado. Con su mano diestra acarició suavemente el cabello de la chica, dándole unas palmaditas en la cabeza como si fuese una niña pequeña. En verdad con todo eso "resuelto", lo mejor era buscar a su hermano. Se preguntaba mentalmente si el chico había podido encontrar aquella máquina expendedora. Fuera como fuese, no podía creerse que la chica le siguiese llamando: "Danna-sama". No es que le preocupase demasiado, pero... ¿Por qué esas formalidades con alguien que acaban de conocer en un maldito bar? Y... ¿Es que acaso el chico era alérgico a las hamburguesas? Todas esas preguntas danzaban en su cabeza.

- Mi nombre es Kiros, no hace falta que me llames "Danna-sama" - Soltó en un tono de voz algo más bajo para que solo escuchase ella. - Y bueno, m-me alegro de que te guste mi cabello. En cuanto a lo del mar, ¿Qué tal si lo hablamos con Ayumu? El pobrecito estaba buscándote de forma desesperada, ¿Sabes? - Alzó una ceja mirando a la chica. Sinceramente, no podía decir que no a esa carita, pero lo primero era lo primero.


[ have you seen this brat? | priv. kiros ] AySHLhA
-Hablo- || Narro || "Pienso" || Susurro
Kiros
Mensajes :
22
Edad :
37 años
Genes :
Humano con implantes autómatas
Sexualidad :
Bisexual
Pareja :
¿?
Pb utilizado :
Nihongou
Procedencia del PB :
Touken Ranbu
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] HTI5lIN

Volver arriba Ir abajo

[ have you seen this brat? | priv. kiros ] Empty Re: [ have you seen this brat? | priv. kiros ]

Mensaje por Ayumu & Nemuri el Dom Jun 16, 2019 12:59 am

¿Eh? — ¿Qué no le llamara “Danna-sama”? Sus ojos parpadearon ante semejante petición tan irregular. Pero que hombre tan extraño… A menos que… — ¡Ooohhh…! — Dice la chica, como si de repente hubiese resuelto el misterio. — ¡Ya veo! Usted es un Danna-sama quisquilloso. — Su sonrisa se ensancha, cual infante orgulloso de sí mismo por su inteligencia prodigiosa incomprendida por los simples adultos mortales. — ¿Cómo prefiere que lo llame? ¿Rey? ¿My Lord? ¿Majestad? Una vez me pidieron que llamara “Papá” a un Danna-sama. Fue raro. ¿Le parece “Master”? Aunque Yume tiene los derechos reservados por ese, pero puedo pedírselos prestado… — Su voz es pensativa, como si realmente estuviese pensando en formas para convencer a su hermano para que la dejara usar el “Master” en su lugar. — Sea como sea. ¡Vayamos a buscarlo entonces! ¡Así podremos ir todos juntos al mar! — Realmente estaba ilusionada por la idea, tanto que ni siquiera escuchó las palabras del peli azul con respecto a que su gemelo estaba buscándola con suma desesperación. Tomó a su nuevo Danna-sama de la mano usando ambas propias, mientras esa sonrisa llena de ternura e ilusión brillaba en su ruborizado rostro. — Mientras se decide, lo llamaré “Kire-danna”. ¿Le parece bien? Creo que le queda perfecto. — Realmente lo creía. Después de todo se trataba de un juego de palabras entre el nombre del peli azulino y la palabra “Kirei”, que significaba “hermoso” en japonés. ¡Tenía sentido! Su cabello le recordaba al mar y el mar era sencillamente hermoso… Y, bueno, él tampoco estaba mal.

Con entusiasmo y regocijo arrastró a su nuevo amo temporal fuera del establecimiento. Había que encontrar a su gemelo para poder empezar su expedición hacia el gran azul. Sus pequeñas manos, delgadas y suaves, permanecían aferradas a las del moreno en todo momento mientras su vista prodigiosa vagaba en todos y ningún sitio a la vez, buscando a su otra mitad. Las luces de neón alumbraban hermosamente las calles de la ciudad, y el ajetreo nocturno estaba empezando a entrar en pleno apogeo. Venga, ¿Qué tan difícil era encontrar un energúmeno de casi dos metros? No mucho, porque en seguida lo vio corriendo como idiota hacia su posición.

¡Nemu! —La respiración era agitada debido a la carrera que emprendieron sus piernas. Incluso algunos mechones de su fleco se aferraban ligeramente a la piel de su frente. Sus facciones se entremezclaban entre el alivio y la preocupación. Se alegraba por ver a su hermana sana y salva, pero por otro lado temía que le hubiese ocasionado algún problema al Master estando en ese estado. — ¿Estas bien? ¿No te paso nada? Dime que no hiciste ninguna tonteri--

¡¡Yume!! — No había tiempo para hablar, el tiempo era oro. Pero aun así, la chica no pudo evitar sentir esta inexplicable emoción de ver a su hermano de nuevo. Saltó a los brazos del varón, guindándose de su cuello y aferrándose hasta que las puntillas de sus pies dejaron de tocar el suelo. — ¡Te extrañe tanto…! — Dice mientras llena la mejilla de su hermano con miles de besos.

La que salió corriendo fuiste tú. ¡¿En qué demonios pensabas?! Pudieron haberte hecho algo o peor. ¡Eres una…! — De verdad, de verdad que el chico quería actuar lo más severo y enojado posible, pero el alivio de tener a su hermana de nuevo entre sus brazos podía más que su enojo. La estrechó de la cintura para sostenerla contra el, abrazandola tanto como fuese posible sin lastimarla y dejando ver una bolsa llenas con latas de café, también una mano… ¿Lastimada? — Master, realmente no sé como agradecerle. — Se le ocurrían algunas cosas, la verdad, solo no se decidía por cual empezar.

¡Yume, Yume! — La voz de la chica, pintada con colores de emoción, llamó la atención del chico. — ¡Kire-danna nos llevara al mar! Tú nunca has ido, ¿cierto? ¡Te va a encantar! Es azul y enorme y bonito y-- ¿Qué le pasó a tu mano? — Se soltó rápidamente para tomar la enorme mano de su gemelo entre las suyas, mirando con suma preocupación algunos rasguños y sus nudillos enrojecidos.

¿Mm? Ah… No, no es nada. — Miró con cierto aire de desdén su diestra magullada. — Solo me lastimé un poco cuando abrí la enorme caja donde estaba el café. — Traducción: Ayumu no tenía ni puta idea de lo que era una máquina expendedora, ergo, no tenía puta idea de cómo funcionaba. En medio del apuro de volver con Nemuri, el chico literalmente golpeó la máquina hasta atravesarla con su puño desnudo y sacar la preciada bebida del interior… Y, bueno, eso explicaba un poco la pequeña conmoción al inicio de la calle y el porqué algunas personas se le quedaban viendo de forma rara. — En fin. Nemu, ten, tienes que beber esto.

Mmmm… — Y con causa justificada, la chica miró con recelo aquella lata. Después de todo, una lata ofrecida por su hermano fue lo que empezó todo este lío. — No quiero. — Como niña malcriada, sacó la lengua en un gesto de burla hacia su hermano, e inmediatamente corrió para refugiarse tras la espalda del hombre que la había salvado del bar. — Kire-danna dijo que nos llevaría al mar y a ti no te importa. ¡Eres malo!

¿Al mar? ¿Pero qué demonios? El rostro de Yume era uno de suma confusión. Enarcó una de sus cejas ante las palabras de su hermana, y rápidamente pasó su mirada platinada al rostro del Master en búsqueda de respuesta. — ¿Master? — Inquirió para esclarecer todas las dudas que se arremolinaban en su mente. A saber qué película se había montado la chica sola para saltar a semejante conclusión. — No. Espera. Nemu, no. No podemos. Si no volvemos antes del toque de queda nos volverán a castigar.

¡Mrhj…! — Roncó la chica, conteniendo una carcajada. Definitivamente, su a Yume le quedaban dudas sobre el estado de ebriedad de Nemu, ahora sí estaba más que seguro. Solo una borracha se reiría ante la mención de un castigo en el ERO. — ¿Sabes lo sucio que suena cuando lo dices?

Nemu, por favor, bebe… — Su tono era de absoluta súplica. No podía volver con ella en ese estado. Miró de nuevo al Master de cabello azulino, suplicante y avergonzado. — De verdad lamento todos los inconvenientes, Master.

¿Recuerdas…? — Habla la fémina del dúo mientras toma la lata calentita en sus manos. — ¿Cuándo teníamos cuatro años? — La cara de Yume mostró cierta contrariedad, incomodidad. La chica de mejillas enrojecidas miraba con cierto sentimiento la lata de café. Un sentimiento que no sabría distinguir entre la nostalgia y el dolor. — Nos castigaron porque no queríamos matar a ese gato.

Nemu, basta.

Nos separaron por cuatro días enteros. A ti te encerraron en el cuarto de calderas y a mí me subieron a la azotea… — La imagen de una niña pequeña, pálida y desnutrida, era la personificación del recuerdo de aquel día. — Pensé que me iba a morir, ¿sabes? Me costaba respirar. No tenia fuerzas. Me amarraron de forma que quedaba en todo el borde y no alcanzaba a ver el suelo… — Fue en ese momento que desarrolló su fobia a las alturas… Pero para él no fue mejor. El llanto de un niño pequeño desesperado por el calor, la soledad, la oscuridad y la deshidratación no es algo que se olvide fácilmente. — Si sobrevivimos a eso, podemos sobrevivir a lo que sea, ¿verdad? — Una delicada sonrisa nació en los rosados labios de Nemuri, pero a diferencia de las anteriores que expresaban jovialidad y picardía… Esta mostraba nada más que  resignación… No dijo más, solo se dedicó a tomar el primer sorbo de su café. — ¡¡PUAJ!! — Y escupirlo inmediatamente. — ¡No tiene azúcar!

Así te surtirá más rápido el efecto. Bébetelo. — Mientras dice esto, Ayumu tomó en sus brazos el ligero cuerpo de su gemela, cargándola cual princesa para asegurarse de que no se le ocurriera escaparse otra vez. — Tenemos que volver.

¡Pero el mar…! — Lloriqueó la chica. Realmente estaba ilusionada. Incluso dio unas ligeras pataditas al aire para acentuar su anhelo por ver al gran azul.

Que no, Nemu. Tenemos que volver al ERO antes del toque de queda… — La única forma forma de quedarse más tiempo era si el Master los alquilaba por el resto de la noche… Pero era incapaz de pedirle semejante favor. Aquel hombre ya había hecho bastante por ellos. No quería que molestarlo más, mucho meos que gastara su dinero para mantener la ilusión de una niña malcriada y su hermano…

Y… Ellos tampoco valían la pena.


[ have you seen this brat? | priv. kiros ] 5qeO2ev
Ayumu (#333366) | Nemuri (#487b9f)
Ayumu & Nemuri
Mensajes :
15
Edad :
20 años, ambos
Genes :
Vampíricos
Sexualidad :
Bisexuales
Pareja :
¿Podemos tener pareja?
Pb utilizado :
Original | Kurose Riku
Procedencia del PB :
Erise | Ten Count
Imagen Interior Mensajes (100x100) :
[ have you seen this brat? | priv. kiros ] JuwhFEX

Volver arriba Ir abajo

[ have you seen this brat? | priv. kiros ] Empty Re: [ have you seen this brat? | priv. kiros ]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.